Nuevo

Alcohol para los antiguos: las bebidas más antiguas del mundo

Alcohol para los antiguos: las bebidas más antiguas del mundo


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los registros arqueológicos relacionados con bebidas antiguas son bastante raros, pero nos llevan a reinos de vida antigua que estuvieron ocultos durante mucho tiempo. Con las nuevas tecnologías y el análisis químico, los científicos finalmente pueden escribir una historia detallada de las antiguas fiestas, celebraciones y rituales durante los cuales la gente consumía bebidas alcohólicas.

Se desconoce cuándo se utilizó la palabra "alcohol" por primera vez. También es muy difícil saber cómo se preparó la primera bebida alcohólica y por qué la gente decidió que era sabrosa. Sin embargo, la bebida alcohólica más antigua conocida proviene de alrededor de c. 7.000 - 6.500 a. C., del pueblo chino Jiahu en la provincia de Henan. Los investigadores descubrieron que la bebida estaba hecha de arroz, uvas, miel y bayas de espino.

La gente en el Medio Oriente comenzó a hacer una cerveza de cebada al mismo tiempo. Sin embargo, la evidencia arqueológica de la cerveza de cebada más antigua proviene de alrededor del 6000 a. C. y fue excavada en Georgia. En cuanto al vino, los investigadores descubrieron evidencia arqueológica de esta bebida de alrededor del 7.000 a.C. mientras estaban en un sitio que perteneció a una cultura antigua que una vez vivió cerca de los ríos Éufrates y Tigris.

Beber en el Medio Oriente

En Egipto, el uso de cebada era bastante común en la producción de alcohol. Esta bebida fue la segunda fuente más común de líquido consumido por las personas. (El agua fue el primero.) Fue tan popular que incluso los niños la bebieron. Existe evidencia de producción de cerveza desde los primeros días de la antigua civilización egipcia. Además, en Egipto, como en Sumeria, el alcohol también se usaba como medicamento.

Un modelo funerario egipcio de una panadería y cervecería. ( CC BY-SA 2.5 )

Incluso en tiempos bíblicos, existen registros sobre bebidas alcohólicas; el libro sagrado del cristianismo sugiere que se debe dar vino a las personas que padecen depresión. Según Proverbios 31: 6-7, la influencia del vino ayuda a las personas a olvidar su miseria.

  • Los antiguos habitantes de Teotihuacan bebían alcohol como refuerzo de nutrientes
  • Arqueólogo intenta revivir bebidas alcohólicas perdidas a partir de recetas y residuos antiguos
  • Tesoro hundido: científicos prueban champán de 170 años encontrado en un naufragio

Celebraciones del vino griegas y romanas

La tradición europea de beber vino probablemente comenzó en el territorio de la Grecia clásica cuando la gente lo bebía durante el desayuno. Una persona que no bebía vino en la antigua Grecia era considerada un bárbaro. Sin embargo, muchos filósofos famosos, incluidos Aristóteles y Platón, criticaron a su sociedad por beber demasiado.

Wine boy en un simposio griego.

En cuanto a los antiguos romanos, no producían vino hasta que conquistaron tierras donde ya estaba establecida su producción y consumo. Parece que adoptaron la idea de beber vino de los griegos y etruscos.

Mosaicos helenísticos descubiertos cerca de la ciudad de Paphos que representan a Dioniso, dios del vino.

De James Grout Enciclopedia Romana explica: “El primer trabajo sobre vino y agricultura fue escrito en púnico. Después de la destrucción de Cartago en 146 a. C., el Senado decretó que este tratado se tradujera al latín, y posteriormente se convirtió en la fuente de toda la escritura romana sobre viticultura. Irónicamente, fue Catón quien había insistido en la destrucción de Cartago en las guerras púnicas y quien, alrededor del 160 a.C., escribió De Agri Cultura, el primer estudio de la viticultura romana, que, significativamente, también es la obra en prosa más antigua que se conserva en latín. En él, analiza la producción de vino en grandes fincas de villas esclavistas, lo que sugiere cuán importante se había vuelto el cultivo de la vid en una economía agraria que tradicionalmente se basaba en la agricultura de subsistencia. De hecho, en el año 154 a. C., dice Plinio, la producción de vino en Italia era insuperable. Ese mismo año se prohibió el cultivo de la vid más allá de los Alpes, y durante los dos primeros siglos antes de Cristo se exportó vino a las provincias, especialmente a la Galia, a cambio de los esclavos cuya mano de obra se necesitaba para cultivar las grandes fincas viñas. (En parte, el comercio del vino con la Galia era tan extenso porque sus habitantes, escribe Diodorus Siculus, estaban enamorados del vino, que se bebía sin mezclar y sin moderación). Pero, a medida que las fincas de las villas expropiaron más tierras, la población rural desplazada se vio obligada a emigrar a Roma hasta que, en el siglo I a.C., la ciudad tenía aproximadamente un millón de habitantes ”.

Las ruinas de Cartago. ( CC BY-SA 3.0 )

También se han encontrado pruebas antiguas de bebidas alcohólicas en China, el México prehispánico y partes de América del Sur. Pero, ¿qué heces de alcohol antiguo han logrado sobrevivir al paso del tiempo?

Una botella de sueños arqueológicos

Una botella de vino inusual fue descubierta en Alemania en 1867. En 350 DC, un noble romano fue enterrado con una botella de vino de producción local. Cuando fue desenterrado cerca de la ciudad de Speyer, los investigadores se sorprendieron de que todavía hubiera líquido dentro del contenedor. Fue el vino líquido más antiguo conocido recuperado de un sitio arqueológico. Aunque fue analizada por un químico durante la Primera Guerra Mundial, aparentemente la botella nunca se abrió. Ahora, los investigadores todavía debaten si deberían abrirlo o no. Desde un punto de vista microbiológico, podría ser peligroso abrir la botella antigua. La botella de vino ha estado en exhibición en el Museo Histórico de Pfalz durante más de un siglo y, aunque es un artefacto curioso, ningún equipo de investigación se atreve a abrirlo.

La botella de vino de Speyer. ( CC BY-SA 3.0 )

En la década de 1960, los investigadores descubrieron un antiguo residuo de vino de uva en Hajji Firuz Tepe en Irán. También es la evidencia arqueológica más antigua de producción de vino. Aunque los restos del vino en la cerámica no se pueden utilizar para recrear la receta, sigue siendo una valiosa fuente de información sobre la producción de vino antiguo.

  • Cervecería recrea alcohol escandinavo de 3.500 años
  • Un tesoro de vino antiguo encontrado en un palacio cananeo de la Edad de Bronce podría combatir el cáncer
  • Nuevo descubrimiento revela que los egipcios elaboraban cerveza hace 5.000 años en Israel

El alcohol como parte de la historia

La ciudad alemana de Bremen alberga una gran colección de vino del siglo XVII, la más antigua de las cuales data de 1653. Hoy en día, es imbebible, pero la colección sigue siendo un homenaje al pasado. Es una de las colecciones de vinos más antiguas del mundo.

El alcohol casi siempre ha formado parte de la vida diaria. Muchas de las recetas más antiguas siguen siendo un secreto, sin embargo se sabe que los vinos antiguos contenían mucho aceite de oliva. Las nuevas tecnologías permiten a los investigadores recuperar más información sobre las mezclas antiguas, y algunas personas incluso intentan hacerlas con métodos tradicionales. La historia del alcohol continúa.

Yacimientos arqueológicos del Neolítico, Edad del Cobre y Edad del Bronce temprano en los que se han encontrado vestigios del cultivo del vino y del olivo. ( CC BY-SA 3.0 )


Los 8 alcohólicos más famosos y # 8216 en funcionamiento & # 8217 de la historia

Desde los rituales de los griegos y egipcios hasta la formación de países y culturas, el alcohol ha lubricado las mentes de algunos de nuestros más grandes pensadores.

Ya sea encabezando un imperio o fundando un movimiento cultural, algunos de nuestros bebedores más famosos han logrado cosas monumentales a pesar de tener afición por la salsa.

Si bien se pueden admirar sus logros, su ingesta de alcohol no debe imitarse. Bebe responsablemente este fin de semana.


Descripción del proyecto

Los análisis químicos de compuestos orgánicos antiguos absorbidos y conservados en vasijas de cerámica de la aldea neolítica de Jiahu, en la provincia de Henan, en el norte de China, han revelado que hace 9.000 años se producía una bebida fermentada mixta de arroz, miel y fruta. , aproximadamente al mismo tiempo que la cerveza de cebada y el vino de uva comenzaban a elaborarse en Oriente Medio.

Además, se analizaron químicamente líquidos de más de 3.000 años de antigüedad, notablemente conservados dentro de recipientes de bronce con tapa hermética. Estos recipientes de la ciudad capital de Anyang y un entierro de élite en la cuenca del río Amarillo, que datan de las dinastías Shang y Zhou Occidental (ca. 1250-1000 a. C.), contenían "vinos" especializados de arroz y mijo. Las bebidas habían sido aromatizadas con hierbas, flores y / o resinas de árboles, y son similares a los vinos de hierbas descritos en las inscripciones del oráculo de la dinastía Shang.

Los nuevos descubrimientos, realizados por un equipo internacional y multidisciplinario de investigadores que incluye al arqueólogo Dr. Patrick McGovern del Penn Museum, proporcionan la primera evidencia química directa de las bebidas fermentadas tempranas en la cultura china antigua, ampliando así nuestra comprensión de las claves tecnológicas y culturales. papeles que desempeñaron las bebidas fermentadas en China.

Los descubrimientos y sus implicaciones para comprender la cultura china antigua se publican en la edición temprana de PNAS (Actas de la Academia Nacional de Ciencias): "Bebidas fermentadas de la China prehistórica y protohistórica", por Patrick E. McGovern, Juzhong Zhang, Jigen Tang, Zhiquing Zhang, Gretchen R. Hall, Robert A. Moreau, Alberto Nuñez, Eric D. Butrym, Michael P. Richards, Chen-shan Wang, Guangsheng Cheng, Zhijun Zhao y Changsui Wang. El Dr. McGovern trabajó con este equipo de investigadores, asociado con la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Hefei, el Instituto de Arqueología en Beijing, el Instituto de Reliquias Culturales y Arqueología de la Provincia de Henan, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, la Corporación Firmenich. , El Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania) y el Instituto de Microbiología de la Academia de Ciencias de China.

El Dr. McGovern se reunió por primera vez con arqueólogos y científicos, incluidos sus coautores del artículo, en China en 2000, y regresó allí en 2001 y 2002. Debido al gran interés en el uso de técnicas científicas modernas para investigar un aspecto crucial de la cultura china antigua. , se inició la colaboración y se llevaron muestras a los EE. UU. para su análisis. Las pruebas químicas de la cerámica de la aldea neolítica de Jiahu fueron de especial interés, porque es una de las primeras cerámicas conocidas de China. Este sitio ya era famoso por producir algunos de los primeros instrumentos musicales y arroz domesticado, así como posiblemente la escritura pictográfica china más antigua. Mediante una variedad de métodos químicos que incluyen cromatografía líquida y de gases, espectrometría de masas, espectrometría infrarroja y análisis de isótopos estables, se identificaron compuestos de huellas dactilares, incluidos los de la fruta de espino y / o uva silvestre, cera de abejas asociada con miel y arroz.

La bebida prehistórica en Jiahu, afirma el Dr. McGovern, allanó el camino para bebidas de cereales únicas del protohistórico segundo milenio a. C., notablemente conservadas como líquidos dentro de recipientes de bronce sellados de las dinastías Shang y Zhou Occidental. Los recipientes se sellaron herméticamente cuando sus tapas bien ajustadas se corroyeron, evitando la evaporación. Se han excavado numerosas vasijas de bronce con estos líquidos en los principales centros urbanos a lo largo del río Amarillo, especialmente de entierros de élite de individuos de alto rango. Además de servir como bienes funerarios para sostener a los muertos en el más allá, los recipientes y su contenido también pueden estar relacionados con ceremonias funerarias en las que los intermediarios vivos se comunicaban con el antepasado fallecido y los dioses en un estado alterado de conciencia después de beber una bebida fermentada.

"El fragante aroma de los líquidos dentro de los frascos y tinajas con tapa hermética, cuando sus tapas se quitaron por primera vez después de unos tres mil años, sugirió que de hecho representaban bebidas fermentadas Shang y Western Zhou", señaló el Dr. McGovern. Se analizaron muestras de líquido dentro de vasijas de la importante capital de Anyang y la tumba de Changzikou en el condado de Luyi. La evidencia arqueoquímica, arqueobotánica y arqueológica combinada de la Tumba de Changzikou y los líquidos Anyang apuntan a que son "vinos" de mijo o arroz fermentados y filtrados, ya sea jiu o chang, su equivalente a base de hierbas, según las inscripciones del oráculo de la dinastía Shang. Se habían agregado a los vinos hierbas aromáticas específicas (p. Ej., Palabra de gusano), flores (p. Ej., Crisantemo) y / o resinas de árboles (p. Ej., Abeto chino y elemi), de acuerdo con compuestos detectados como alcanfor y alfa-cedreno, beta- amirina y ácido oleanólico, así como benzaldehído, ácido acético y alcoholes de cadena corta característicos de los vinos de arroz y mijo.

Tanto el jiu como el chang de la China protohistórica probablemente se hicieron mediante la sacarificación del moho, una contribución exclusivamente china a la elaboración de bebidas en la que se utiliza un conjunto de especies de moho para descomponer los carbohidratos del arroz y otros granos en azúcares fermentables simples. La levadura para la fermentación de los azúcares simples ingresa al proceso de manera accidental, ya sea traída por insectos o asentada en tortas grandes y pequeñas del conglomerado de mohos (qu) de las vigas de los edificios antiguos. Hoy en día se utilizan hasta 100 hierbas especiales, incluido el ajenjo, para hacer qu, y se ha demostrado que algunas aumentan la actividad de la levadura hasta siete veces.

Para el Dr. McGovern, quien comenzó su papel en los estudios del vino chino en 2000, este descubrimiento ofrece un nuevo capítulo emocionante en nuestra comprensión cada vez mayor de la importancia de las bebidas fermentadas en la cultura humana en todo el mundo. En 1990, él y sus colegas Rudolph H. Michel y Virginia R. Badler fueron noticia por primera vez con el descubrimiento de lo que entonces era la evidencia química más antigua conocida del vino, que data de ca. 3500-3100 a. C., de Godin Tepe en las montañas Zagros del oeste de Irán (ver "¡Bebe y sé feliz !: Espectroscopía infrarroja y vino del antiguo Cercano Oriente" en Organic Contents of Ancient Vessels: Materials Analysis and Archaeological Investigation, eds. WR Biers y PE McGovern, artículos de investigación de MASCA en ciencia y arqueología, vol. 7, Filadelfia: MASCA, Museo de la Universidad de Pensilvania, Universidad de Pensilvania). Ese hallazgo fue seguido por la primera cerveza de cebada confirmada químicamente en 1992, dentro de otro recipiente de la misma habitación en Godin Tepe que albergaba los frascos de vino. En 1994, las pruebas químicas confirmaron el vino resinado dentro de dos tinajas excavadas por un equipo arqueológico de Penn en el sitio neolítico de Hajji Firuz Tepe, Irán, que data de ca. 5400 a. C. y unos 2000 años antes que la jarra Godin Tepe. El Dr. McGovern es autor de Ancient Wine: The Search for the Origins of Viniculture (Princeton University Press, 2003).

La investigación del Dr. McGovern fue posible gracias al apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China, la Fundación Henry Luce y la Fundación Nacional de Ciencias (premio BCS-9911128 2000-2001). Los análisis de GC-MS se llevaron a cabo en el Departamento de Química de la Universidad de Drexel con el amable auspicio de J. P. Honovich. El Dr. McGovern también agradece al Instituto de Arqueología de Beijing y Zhengzhou por el apoyo logístico y el suministro de muestras para análisis. Qin Ma Hui, Wuxiao Hong, Hsing-Tsung Huang, Shuicheng Li, Guoguang Luo, Victor Mair, Harold Olmo, Vernon Singleton y Tiemei Chen asesoraron o facilitaron de diversas formas la investigación. Changsui Wang, presidente del programa de Arqueometría de la Universidad de Ciencia y Tecnología de China en Hefei (provincia de Anhui) fue incansable en su entusiasmo por el proyecto y acompañó personalmente al Dr. McGovern en sus viajes a excavaciones e institutos, donde colaboraciones y reuniones con Se organizaron científicos y arqueólogos clave.

Dogfish Head Brewery (Rehoboth Beach y Milton, DE) recreó esta antigua bebida neolítica, que se probó por primera vez en una cena en el Hotel Waldorf-Astoria, Nueva York, el 19 de mayo de 2005.


Producción

Las sustancias alcohólicas tienen propiedades intoxicantes que alteran la mente que podrían haber estado restringidas a las élites y especialistas religiosos, pero también se usaron para mantener la cohesión social en el contexto de un festín disponible para todos en una comunidad. Es posible que algunas bebidas a base de hierbas también se hayan utilizado con fines medicinales.

7000 a. C.: La evidencia más temprana de la producción de vino proviene de jarras en el sitio neolítico de Jiahu en China, donde el análisis de residuos ha identificado una mezcla fermentada de arroz, miel y frutas.

54005000 a. C.: Sobre la base de la recuperación de ácido tartárico en vasijas de cerámica, la gente producía vino resinado, como el de Hajji Firuz Tepe, Irán, a una escala bastante grande.

44004000 a. C.: Las pepitas de uva, las pieles de uva vacías y las copas de dos asas en el sitio griego de Dikili Tash son la evidencia más temprana de la producción de vino en la región del mar Egeo.

4000 a. C.: Una plataforma para triturar uvas y un proceso para mover uvas trituradas a frascos de almacenamiento son evidencia de la producción de vino en el sitio armenio de Areni-1.

Cuarto milenio a. C.: A principios del cuarto milenio a. C., el vino y la cerveza se producían en muchos lugares de Mesopotamia, Asiria y Anatolia (como el sitio Ubaid de Tepe Gawra) y se trataban como un comercio y un bien de lujo de élite. Al mismo tiempo, las pinturas de las tumbas egipcias predinásticas y las jarras de vino son evidencia de la producción local de cervezas a base de hierbas.

34002500 a. C.: La comunidad predinástica de Hierankopolis en Egipto tenía una gran cantidad de instalaciones de cervecería a base de cebada y trigo.


La receta de cerveza más antigua conocida del mundo proviene de la antigua Mesopotamia.

Fuente: Schneider-Weisse

Publicado por: Alok Bannerjee 22 de septiembre de 2017

Se plantea la hipótesis de que la cerveza (o al menos el precursor de brebajes similares a la cerveza) probablemente se desarrolló de forma independiente en diferentes partes del mundo. De hecho, algunos creen que la cerveza fue en realidad un subproducto de la agricultura basada en cereales, y que la fermentación natural desempeñó su papel en el período "accidental" que condujo a la elaboración de la cerveza. Este comienzo de la fabricación de protocervezas posiblemente se remonta al período Neolítico temprano, alrededor del 9500 a. C. Sin embargo, más allá del alcance de las variantes localizadas de brebajes similares a la cerveza, los historiadores están seguros de un aspecto de esta parcela de la historia: la receta estándar más antigua conocida para elaborar cerveza proviene de la antigua Mesopotamia. En pocas palabras, la primera producción deliberada de cerveza (o ale) en la historia puede atribuirse como uno de los logros de los sumerios, con la evidencia de la receta de cerveza más antigua conocida contenida en un poema de 3900 años de antigüedad: Himno a Ninkasi.

Ahora, en términos de la mitología mesopotámica, Ninkasi era la antigua diosa tutelar sumeria de la cerveza (y el alcohol). Simbolizando el papel socialmente importante de las mujeres en la elaboración y preparación de bebidas en la antigua Mesopotamia, la entidad (cuyas representaciones reales no han sobrevivido a los rigores del tiempo) históricamente también aludió a cómo el consumo de cerveza en sí mismo era un marcador importante para las virtudes sociales y civilizadas.

Para dar un ejemplo, en el Épica de Gilgamesh, la epopeya más antigua conocida del mundo, el hombre salvaje Enkidu "¡No sabía cómo comer pan, / ni había aprendido a beber cerveza!", Y la segunda frase sugiere que beber cerveza era visto como una "cualidad" de una persona civilizada. Al mismo tiempo, la obra literaria también menciona el aspecto de "lubricación social" de la cerveza, con Enkidu, quien luego se convierte en Gilgamesh's amigo profundamente amado, disfrutando de su parte justa de la bebida: "... comió hasta que se sació, bebió siete jarras de cerveza, su corazón se iluminó, su rostro resplandeció y cantó de alegría".

Una representación moderna y estilizada de Ninkasi, la antigua diosa tutelar sumeria de la cerveza. Fuente: Pinterest

Estos primeros especímenes conocidos de cerveza producidos en masa posiblemente fueron elaborados con la ayuda de cebada extraída del pan. En ese sentido, la Himno a Ninkasi en realidad fue traducido de dos tablillas de arcilla por Miguel Civil, profesor de Sumerología en la Universidad de Chicago. Y lo que es más, la receta incluso fue recreada con éxito por Fritz Maytag, fundador de Anchor Brewing Company en San Francisco. Al escuchar la presentación de estos cerveceros en la reunión anual de la Asociación Estadounidense de Microcerveceros en 1991, Civil escribió:

[Los cerveceros] pudieron probar la "cerveza Ninkasi". bebiendo de grandes jarras con pajitas como lo hacían hace cuatro milenios. La cerveza tenía una concentración de alcohol del 3,5%, muy similar a las cervezas modernas, y tenía un 'sabor seco sin amargor', 'similar a la sidra de manzana dura'. En Mesopotamia se desconocía el lúpulo y la cerveza se producía para consumo inmediato, por lo que “La cerveza sumeria no se conservó muy bien, pero todo el mundo relacionado con la reconstrucción del proceso parece haber disfrutado de la experiencia.

Llegando al ámbito histórico del consumo de cerveza, mientras que su primera evidencia literaria conocida, en la forma de Himno a Ninkasi, data de alrededor del 1800 a. C., la "canción cervecera" en sí misma es indudablemente más antigua. En otras palabras, la cerveza se elaboraba y consumía en Mesopotamia mucho antes del inicio del siglo XIX a. C. De hecho, la evidencia arqueológica de la elaboración de cerveza en la región mesopotámica se remonta a alrededor del 3500 a.C. (o posiblemente incluso antes), y los investigadores pudieron identificar rastros químicos de cerveza en un frasco fragmentado en el antiguo asentamiento comercial sumerio de Godin Tepe, en Irán de hoy en día.

Crédito: Fideicomisarios del Museo Británico

Curiosamente, una tablilla de arcilla diferente que data de alrededor del 3300 aC (en la foto de arriba), rescatada de la ciudad sumeria de Uruk, representa una cabeza humana comiendo de un cuenco y bebiendo de un recipiente cónico. El cuenco representa la "ración", mientras que el vaso cónico alude al consumo de cerveza. La tableta también consta de registros cuneiformes de la cantidad de cerveza que se asigna a cada trabajador. En esencia, el antiguo artefacto mesopotámico es el recibo de pago más antiguo conocido del mundo que más bien insinúa cómo existía el sistema jerárquico de trabajadores y empleadores incluso hace cinco milenios, y posiblemente estaban conectados por intercambio de cerveza, en lugar de dinero como lo conocemos hoy (que fue inventado unos tres siglos después).

Y por último, en caso de que a uno le interese la traducción al inglés del Himno a Ninkasi (por Miguel Civil), puede echar un vistazo al pasaje de abajo:

Nacido del agua que fluye,
Tiernamente cuidado por los ninhursag,
Nacido del agua que fluye,
Tiernamente cuidado por los ninhursag,

Habiendo fundado tu ciudad junto al lago sagrado,
Ella terminó sus grandes muros para ti,
Ninkasi, habiendo fundado tu ciudad junto al lago sagrado,
Ella terminó sus paredes por ti

Tu padre es Enki, Lord Nidimmud,
Tu madre es Ninti, la reina del lago sagrado.
Ninkasi, tu padre es Enki, Lord Nidimmud,
Tu madre es Ninti, la reina del lago sagrado.

Tú eres el que maneja la masa [y] con una pala grande,
Mezclar en un hoyo el bappir con dulces aromáticos,
Ninkasi, tú eres el que maneja la masa [y] con una pala grande,
Mezclar en un pozo, el bappir con [fecha] - miel,

Tú eres el que cuece el bappir en el gran horno,
Pone en orden los montones de granos descascarados,
Ninkasi, tú eres quien hornea el bappir en el gran horno,
Pone en orden los montones de granos descascarados,

Tú eres el que riega la malta puesta en la tierra,
Los perros nobles alejan incluso a los potentados,
Ninkasi, tú eres el que riega la malta puesta en el suelo,
Los perros nobles alejan incluso a los potentados,

Tú eres el que empapa la malta en un tarro,
Las olas suben, las olas caen.
Ninkasi, eres el que empapa la malta en un tarro,
Las olas suben, las olas caen.

Tú eres el que esparce el puré cocido sobre grandes esteras de juncos,
La frialdad vence,
Ninkasi, eres tú quien esparce el puré cocido sobre grandes esteras de juncos,
La frialdad vence,

Tú eres el que sostiene con ambas manos el gran mosto dulce,
Preparándolo con miel [y] vino
(Eres la hierba dulce para el recipiente)
Ninkasi, (…) (Tú, la hierba dulce del recipiente)

La tina de filtrado, que hace un sonido agradable,
Se coloca apropiadamente en una tina colectora grande.
Ninkasi, la tina de filtrado, que hace un sonido agradable,
Se coloca apropiadamente en una tina colectora grande.

Cuando se vierte la cerveza filtrada de la tina colectora,
Es [como] la avalancha del Tigris y el Éufrates.
Ninkasi, eres tú quien vierte la cerveza filtrada de la tina colectora,
Es [como] la avalancha del Tigris y el Éufrates.


El vino y la cerveza más antiguos del mundo finalmente se beben después de 200 años

Los buzos finlandeses descubrieron recientemente varias cajas de champán y cerveza de un barco hundido que había estado en el fondo del mar Báltico durante casi dos siglos. Los expertos identificaron, investigaron y analizaron cuidadosamente el alcohol. luego lo bebieron.

Los buzos descubrieron los restos del naufragio justo al sur de Aaland, un archipiélago controlado por Finlandia de unas 6.500 pequeñas islas en el mar Báltico. Dentro de la goleta hundida, encontraron 168 botellas de champán y una cantidad no revelada de botellas de cerveza. El barco en sí probablemente se remonta al segundo cuarto del siglo XIX, por lo que es casi seguro que su carga sea la bebida alcohólica más antigua que existe. En comparación, se cree que los vinos más antiguos en manos privadas se remontan a finales del siglo XIX.

Toda esta historia es un buen recordatorio de una verdad científica básica: en caso de duda, comience a beber el licor de hace 200 años. Los buzos descubrieron por primera vez que el champán era potable cuando las presiones cambiantes hicieron que el corcho saltara de una de las botellas, y un buzo decidió tomar un trago. Esperaba probar el agua de mar que se había filtrado en la botella durante los últimos 200 años, lo que plantea preguntas muy legítimas sobre por qué decidió tomar un sorbo en primer lugar, pero se sorprendió al descubrir que el vino aún tenía buen sabor.

Todos los buzos bebieron un poco del vino añejo, luego volvieron a cerrar el vino y se lo llevaron a la experta en vinos, o sommelier, Ella Grussner Cromwell-Morgan. Aquí & # x27s cómo lo describió:

--A pesar de que era tan increíblemente antiguo, el vino tenía algo de frescura. No estaba debilitado de ninguna manera. Más bien, tenía una acidez clara que reforzaba la dulzura. Por último, un sabor muy claro de haber estado almacenado en barricas de roble. & Quot;


Los humildes comienzos del alcohol

¿Cuánto tiempo llevan los humanos bebiendo alcohol? Nadie está seguro, pero los primeros signos aparecen alrededor del 7000 a.C., probablemente originados en algún lugar de China. En realidad, no es hasta aproximadamente el 3200 a. C. que encontramos la primera evidencia documentada de ello: una pictografía de Mesopotamia de una vasija de barro que presumiblemente contiene cerveza.

Se cree que el alcohol ha impulsado una parte importante del desarrollo social temprano. Tomemos el pan, por ejemplo. En 1877, un arqueólogo llamado James Death sugirió que la invención de la cerveza precedió a la invención del pan. Eso podría significar que la razón por la que nos establecimos en un estilo de vida agrícola fue para producir suficiente trigo para la cerveza. Y dato curioso: la receta más antigua del mundo que conocemos no es para comida, sino cómo hacer cerveza.

Pero la cerveza entonces era bastante diferente de la cerveza que conocemos hoy. Era espeso, casi parecido a una papilla, hasta el punto en que los sumerios lo bebían con una pajita para filtrar los trozos más grandes. Puede parecer poco apetitoso, pero es una fuente importante de calorías y se considera muy nutritivo.

De hecho, la cerveza ha sido un alimento básico para las culturas de todo el mundo durante siglos. En Inglaterra, entre 1001 y 1500 d.C., por ejemplo, la cerveza era la bebida común y la consumían adultos y niños durante todo el día.

El vino surgió un poco más tarde, dependiendo del lugar del mundo en el que viviera. En muchas culturas, se consideró un lujo reservado para la clase alta. Pero para la antigua Grecia, era una parte clave de la sociedad. En algunas partes de Grecia, beber se consideraba un deber cívico, y se decía que quienes no bebían estaban letárgicos y malolientes. Sí, en serio. Incluso se cree que la distribución equitativa del vino en las fiestas es la base del concepto de "demokratia", que condujo a la democracia.


Clases y costumbres

Tanto en Francia como en Italia, el consumo de vino es alto, pero las actitudes, así como los patrones y las cantidades difieren en los dos países de muchas maneras. Los padres franceses tienden a exhibir actitudes fuertes, favorables o negativas, hacia la bebida de sus hijos. Los padres italianos suelen introducir a sus hijos a beber vino sin ningún tono emocional. Los estándares italianos de límites respetables para beber son más bajos que los de los franceses, y los italianos suelen considerar emborracharse con desdén, mientras que los franceses lo ven con buen humor o incluso, en los hombres, como una señal de virilidad. Aunque estos patrones generalizados no siempre son consistentes entre las diversas poblaciones regionales y grupos socioeconómicos de cada país, se cree que son importantes para explicar la mortalidad y morbilidad mucho más altas por alcoholismo en Francia.

Entre los países escandinavos, el patrón de consumo de alcohol no es el de beber a diario o con las comidas, sino el de beber mucho los fines de semana u ocasiones especiales; se cree que esto explica la tasa relativamente alta de problemas relacionados con el alcohol, como la intoxicación, incluso aunque el consumo total de alcohol es relativamente bajo. Los países escandinavos también tienen fuertes movimientos de templanza (anti-alcohol), a menudo apoyados por fondos gubernamentales, y tienen grandes poblaciones que se abstienen del consumo de alcohol. Es probable, por tanto, que el alcohol sea consumido por un número menor de bebedores que el que representa la población en edad de beber.

En Inglaterra e Irlanda, el pub mantiene su popularidad como un lugar principal para beber. En ambos países, la cerveza es la bebida alcohólica más popular. La marcada preferencia por la cerveza se observa en otros países que están mayoritariamente asentados e influenciados por las poblaciones británicas: Australia, Nueva Zelanda y gran parte de Canadá. También en estos países, el pub tiende a dominar el estilo de beber. Beber hasta un grado moderado de intoxicación es generalmente aceptable, una actitud social permisiva que facilita el desarrollo del alcoholismo.

Los patrones de consumo de alcohol de unos pocos países europeos han sido objeto de un examen formal por parte de científicos sociales. Los estudios se han centrado principalmente en segmentos de la población considerados problemáticos, como alcohólicos, infractores de tráfico, delincuentes, pacientes de hospitales psiquiátricos o jóvenes, especialmente estudiantes. La investigación ha sugerido que en Europa del Este el consumo de alcohol se redujo en aproximadamente un 7 por ciento en la primera década después de la caída del comunismo en esa región. Sin embargo, hay indicios de que en Polonia el traslado de una población joven de las zonas rurales a los nuevos centros urbanos-industriales aumentó la tasa de alcoholismo. En Rusia se realizó un esfuerzo concertado para establecer estaciones de recuperación y clínicas de tratamiento en muchas ciudades, a menudo con personal orientado a la investigación. Esta acción indicó el reconocimiento del grave problema que allí presentaba el alcoholismo. El vodka es la bebida nacional. Evidentemente, la situación es bastante variada en diferentes partes de Europa del Este. En el país transcaucásico de Georgia, una región vitivinícola, el vino es la bebida preferida, y los patrones de consumo son mucho más parecidos a los de Italia que a los de Rusia occidental o del resto de Europa central y oriental.


Los 7 vinos más viejos del mundo

En lo que respecta al vino, la regla general es que cuanto más antigua es la cosecha, mejor se supone que sabe el vino. However, this is a widespread misconception and a wine’s age is not always an indicator that the wine will actually be good. This list highlights some of the oldest bottles of wine in existence, most of which are no longer drinkable. Several of the wines on this list are not only a few hundred years old, but are also some of the most expensive bottles to ever be sold at auction.

7. Chateau Lafite Rothschild

Fecha: 1787
Country of Origin: Francia
Value: $156,450

photo source: fluxmag.com

The bottle of Chateau Lafite Rothschild 1787 that was auctioned at Christie’s of London in 1985, is officially the most expensive bottle of wine ever sold at $156,450. The reason for the wine’s high price tag is that despite having no label, the bottle was etched with the initials “Th.J”, suggesting that the wine had belonged to Thomas Jefferson.

Michael Broadbent, the head of Christie’s wine department at the time of the auction, consulted with the auction house’s glass experts, who confirmed that the bottle and the engraving dated back to the 18th century. Also, the wine’s authenticity can be backed up by history as Jefferson served as America’s Minister to France between 1785 – 1789. Jefferson was also known to be a wine connoisseur and reportedly brought back with him to America about $120,000 worth of wine in today’s currency from France.

6. Chateau Margaux

Fecha: 1787
Country of Origin: Francia
Value: $225,000

photo source: thedrinksbusiness.com

This particular bottle of Chateau Margaux 1787 is known for being the most expensive bottle of wine that was never actually sold. In 1989, wine merchant William Sokolin valued the wine at $500,000 because it was believed to have once belonged to Thomas Jefferson, but there were no interested buyers at that price.

During a party honoring the owners of the wine that Sokolin was trying to sell, the bottle of Chateau Margaux 1787 fell to the ground and was completely broken. Fortunately, Sokolin had the wine insured for $225,000 which was eventually paid out by the insurance company.

5. Massandra Sherry de la Frontera

Fecha: 1775
Country of Origin: Republic of Crimea
Value: $43,500

fuente de la foto: Wikimedia Commons

In 2001, a bottle of the Massandra Sherry de la Frontera 1775 was sold at a Sotheby’s auction for $43,500 in London, making it the most expensive bottle of Sherry in the world. The wine was produced by the Massandra Winery, located in the Republic of Crimea, which is home to an extensive collection of valuable Russian and European wines.

In 1922, after the Russian Revolution, the winery was nationalized and its cellars became a protected institution. In 2015, Russian President, Vladamir Putin, and former Italian Prime Minister, Silvio Berlusconi, allegedly drank from a bottle of Jeres de la Frontera worth $90,000.

4. Rüdesheimer Apostelwein

Fecha: 1727
Country of Origin: Alemania
Value: $200,000

photo source: www.finestandrarest.com

The Apostelwein 1727 comes from the famous 12 Apostles’ cellar in the Bremer Ratskeller located in Bremen, Germany. The wine comes from 12 barrels of wines in vintages of 1683, 1717, and 1727, which were reduced in number due to evaporation – when there was only one barrel left, the wine was bottled in the 1960s.

The most expensive bottle of the Apostelwein 1727, valued at $200,000, belongs to the Graycliff hotel in Nassau and is one of the most rare wines in the world. The wine is supposedly still drinkable due to its high sugar content.

3. Tokaji from the Royal Saxon Cellars

Fecha: c.1650 – 1690
Country of Origin: Saxon, Germany
Value: N / A

photo source: finestandrarest.com

This bottle of Tokaji, dated between 1650 – 1690, was sold for an undisclosed amount in a 1927 auction that took place in the Saxon capital Dresden. During the auction, 62 bottles of Tokaji from the Royal cellar of Augustus II were sold. This wine is believed to be the oldest intact Tokaji bottle and was certified as authentic by the Foundation of the House of Wettin, which administrated the heritage of the former Saxon monarchy.

2. Strasbourg Wine Barrel

Fecha: 1472
Country of Origin: Francia
Value: N / A

fuente de la foto: Wikimedia Commons

The wine cellar under the Strasbourg city hospital (Cave Historique des Hospices de Strasbourg) in France is home to the oldest barrel-stored wine in the world. The barrel is marked with a date of 1472 and the wine inside is still drinkable. The wine has been tasted only three times in its history: once in 1576 to celebrate the alliance between Strasbourg and Zurich a second time in 1716 after the hospital burned down and finally in 1944 when Strasbourg was liberated by General Leclerc during World War II.

The wine was most recently transferred to a new barrel in 2014 after its original barrel started leaking. A new handmade egg-shaped barrel was made for the wine by two of France’s most-respected coopers Xavier Gouraud and Jean-Marie Blanchard.

1. Speyer Wine Bottle (Römerwein)

Fecha: 325 AD – 350 AD
Country of Origin: Alemania
Value: N / A

photo source: Wikipedia

The Speyer wine bottle is believed to be the oldest bottle of wine in the world and is dated to around 325 AD – 350 AD. The bottle was unearthed in 1867 and one of 16 found in a sarcophagus in the grave of a Roman nobleman and his wife – the bottle was the only one still intact. The liquid, which is no longer alcohol, has most likely survived this long because the bottle was sealed with wax and olive oil was poured into the bottle to preserve the wine.

Since its discovery, experts have debated on whether or not the wine should be opened and analyzed. For now, the bottle remains unopened as part of the Pfalz Historical Museum collection in the German City of Speyer.


Food & Drink in the Mongol Empire

The diet of the Mongols was greatly influenced by their nomadic way of life with dairy products and meat from their herds of sheep, goats, oxen, camels, and yaks dominating. Fruit, vegetables, herbs, and wild game were added thanks to foraging and hunting. Once they established their empire, the Mongols came into contact with many new foodstuffs and recipes from across Asia, and these were often integrated into their own diet to create dishes such as roast wolf soup with pepper and saffron. Drinking huge quantities of alcoholic beverages was a major pastime of the elite with the most popular tipple of everyone from the Great Khans to lowly shepherds being fermented mare's milk, which is still drunk today across the Eurasian steppe.

As nomadic herders of (in order of importance) sheep, goats, horses, Bactrian camels, and, at higher elevations, yaks, the Mongol people were much keener to keep their animals alive rather than eat them. A steady supply of milk (to make butter, cheese, yoghurt, and drinks), wool (to make felt and fleeces for clothing and tents) and dung (to be burned as fuel) could then be gained. Oxen, although not herded in great numbers, were also useful as a means to pull carts. However, special occasions and feasts (see below) did warrant meat dishes to be served horse meat was preferred, but usually, it was the cheaper option of mutton or lamb. Meat was typically boiled and more rarely roasted because this process takes longer and so needed more precious fuel. Dried meat (si'usun) was an especially useful staple for travellers and roaming Mongol warriors. In the harsh steppe environment, nothing was wasted and even the marrow of animal bones was eaten with the leftovers then boiled in a broth to which curd or millet was added.

Anuncio publicitario

A welcome addition to the everyday diet would have been any herd animal which had died of natural causes or was too old to keep up with the herd. Being frugal, the Mongols often killed an animal by cutting open its chest and squeezing the heart or cutting an artery. In this way, no blood was lost and could be used to make sausages. Another dietary supplement was any animals caught as a result of hunting such as deer, antelopes, wild boars, marmots, wolves, foxes, and many wild birds (using snares and falconry). Freshwater fish were also sometimes eaten when possible but seem not to have appealed to most nomads.

Dairy products were a major part of the Mongol diet. Butter was made and stored in leather pouches but was, instead of salting, given a longer shelf-life by the boiling process of its manufacture. A common food was fresh yoghurt, cream was added to dishes and another staple was qurut or dried milk curds. Cheese was often dried and cured by placing it on top of a yurt (ger) tent and exposing it to the wind and sun. Qurut was typically fermented or boiled in milk and was another handy food for travellers and warriors.

Anuncio publicitario

Nomads are also gatherers, and the Mongols collected useful dietary supplements such as wild vegetables, roots, tubers, mushrooms, grains, berries, and other fruit they came across in nature or via trade. As the empire spread so the Mongol people added bread, noodles, and grain-based foods to their diet, as well as exotic spices. Many herbs were collected and used as medicine for diseases, illnesses and injuries. Eating certain parts of wild animals considered to have potent spirits such as wolves and even marmots was thought to help with certain ailments, too. Donkey meat was considered a good remedy for wind and depression while bear paws helped increase one's resistance to cold temperatures. Such concoctions as powdered tiger bone dissolved in liquor, which is attributed all sorts of benefits for the body, is still a popular medicinal drink today in parts of East Asia.

Sign up for our free weekly email newsletter!

Although nomadic men and women often interchanged chores, there was some division of tasks with women collecting food, cooking and processing it while men hunted, milked mares and produced the alcoholic beverages that were so popular.

Drink

Drinking, especially large quantities of alcohol, was a very important part of Mongol culture and any important festival or gathering included rituals where all guests, both men and women, were expected to drink along to a beat of a drum or handclaps. Kumis was one of the most popular Mongol drinks and was typically made from fermented mare's milk (although the milk of sheep, oxen, camel, and yaks could be used, too). The drink was made by churning the milk in large leather bags using a wooden paddle, a process that took several hours. Known to the Mongols as airagh, it was an alcoholic summer drink and, because a season's supply required up to 60 horses, being able to drink it regularly was also a status symbol. The slightly fizzy drink was only 1-3% alcoholic, but this could be increased by various levels of distillation, the most laborious of which removed all solids and left a clear drink known as qara kumis or 'black kumis.'

Anuncio publicitario

Naturally, the Great Khan had his own unique and plentiful supply of airagh, provided by herds kept in the hunting park at the capital Xanadu for his exclusive pleasure. A small quantity of airagh was often flicked into the air to appease any evil spirits or consecrate a herd and, similarly, a small offering of the drink and a small piece of meat was often dedicated to deceased relatives. Still drunk today, it is often described as having a sour taste with an aftertaste of almonds.

Curiously, the Mongols rarely drank fresh milk as they were lactase deficient. Horse blood was drunk when water was in short supply, draining it from the animal's neck without killing it. Tea - in the form of concentrated black tea bricks boiled in milk - was only widely adopted by the Mongols from the 14th century CE onwards.

Other alcoholic drinks included honey wine, known as boal, and as the empire expanded so the Mongols were exposed to more and stronger alternatives than their mare's milk brew. Millet beer (buza), wine from grapes or rice, and many types of distilled liquors were drunk. The latter type, generally called arqi by the Mongols, were typically made from many varieties of fruit and grains and could be wickedly strong, up to 60 proof in some cases. Drinking to excess by both men and women seems to have been a social norm without any stigma attached to it (even having a certain honour), although cases of obesity and gout were common and many early deaths of Mongol leaders are attributed to alcoholism. The official record of the cause of death of Ogedei Khan (r. 1229-1241 CE), for example, was 'excessive drinking.'

Anuncio publicitario

Mongol Feasts

Feasts were held on the rare occasions that Mongol nomads got together in one place such as a meeting of tribal chiefs to elect a new leader or to celebrate important birthdays, weddings and so on. At these events, attended by both men and women, there was often a prescribed order of seating, eating and drinking, all depending on the seniority of the participants. Not receiving one's bowl before a less senior member of the clan could lead to fights. Special celebrations necessitated not only dusting off the best porcelain but also for more unusual food to be served and the historian George Lane gives the following summary of what a special Mongol meal at the imperial court might have entailed in the 13th century CE when the empire had expanded to bring in much more varied foods and ingredients than were previously available:

Appetizers might have included momo shapale con sipen mardur sauce, delicate steamed Tibetan mushroom ravioli smothered in a creamy, spicy yoghurt sauce. A salad of Bhutanese chilli and cheese might have followed. The main course, shabril con dresil, comprised Tibetan meatball curry with nutted saffron rice, honey, and currants. Himalayan steamed bread with turmeric and barley beer with honey would have accompanied the main food, and also as a dessert, Chinese chestnut mound with cream and glazed fruit would have found favour. (176-7)

Fortunately for posterity, many of these traditional dishes and how to cook them were recorded in the Yinshan Zhengyao, a sort of entertaining manual for the Mongol imperial court. Written by Hu Sihui in 1330 CE, the title may be translated as 'Proper and Essential Things for the Emperor's Food and Drink.' Below are a few choice feast dishes from that book, including a remedy for the morning after.

Roast Wolf Soup

Ingredients: wolf leg, cut up three large cardamons 15 g of black pepper 3 g of kansi [asafoetida] 6 g of long pepper 6 g of 'grain of paradise' [or small cardamons] 6 g of turmeric 3 g of saffron.

Anuncio publicitario

Make a soup of ingredients. When done, flavour with onions, sauce, salt, and vinegar.

Jasa'a ['Mountain Oysters']

Use two. Remove testicle from scrotum. Salt and combine with kansi (about 3 g) and onions (about 30 g). Fry quickly in vegetable oil. Baste with saffron dissolved in water. Add spices. When ready, sprinkle with ground coriander.

Detoxifying Dried Orange Peel Puree

Ingredients: 500 g of fragrant orange peel (remove the white) 500 g of prepared mandarin orange peel (remove the white) 30 g of sandalwood 250 g of kudzu flowers 250 g of mung bean flower 60 g of ginseng (remove green shoots) 60 g of cardamon kernels 180 g of roasted salt.

Powder ingredients. Take in boiling water on an empty stomach.

(Buell, 329-331)

Legado

Mongol cuisine might not have yet set the tastebuds racing of the world's culinary experts but they did make one or two lasting influences in the food department. The Mongol mutton and vegetable dish known as sulen (o shulen) - which is a broth, soup or stew depending how many extras are added - spread in popularity across the Mongol Empire and is still today eaten in many parts of Asia. Conversely, the Mongols, ever-willing to adopt elements of the cultures they conquered, experimented with new dishes and new mixes of ingredients to create brand new dishes. An example of this, according to the historian P. D. Buell, is the dessert baklava, the honey, nuts and pastry dessert now found everywhere but especially popular in Turkey, Greece, the Middle East, and North Africa. Made using layers of wafer-thin pastry, Buell points out that the Mongolian term bakla means 'pile up in layers' and that one of the earliest known recipes for the dessert derives from a Chinese encyclopedia written at the time of the Mongol domination of that country.

Finally, on many a menu around the world one can find 'steak tartare' - uncooked minced beef or horse meat - and this has its origins in the Mongolian people, known (incorrectly) by many other nations in the Middle Ages as 'Tartars'. According to the chronicler Jean de Joinville (1224-1317 CE), Mongol riders used to place under their saddle a portion of raw meat and the movement of the animal and rider would eventually pound all the blood out of it and make a flattened steak.


The Oldest Alcoholic Drinks on Earth

A long-preserved historical artifact always carries an air of heady mystery with it. You're touching something that people touched hundreds of years ago. But when it's an alcoholic beverage, preserved for centuries, that head-spinning feeling has the potential to become real. Here are the oldest drinks still in existence.

Top image: 7,000-year-old organic residue of grape-based wine, the oldest archeological evidence for winemaking, discovered in the 1960s in Hajji Firuz Tepe, Iran

A bottle of wine from a mid-4th century Roman stone sarcophagus, unearthed in a vineyard near Speyer, Germany in 1867

The glass amphora has dolphin-shaped handles. About one-third of the content is olive oil, which was used to preserve the wine from oxidation.

Rüdesheimer Apostelwein from 1652 (non-drinkable) and 1727 (drinkable) from Bremen, Germany

The bottle and the label is from the 1950s

"The city of Bremen owns the famous Ratskeller or town hall, underneath which is a legendary cellar known as the Schatzkammer (treasury cellar).

In here are 12 very large elaborately carved casks of wine dating from the 17th and 18th century, named after the 12 Apostles. The oldest dates from 1653, but the wine is no longer drinkable. The most famous is the Judas cask, containing Rudesheim wine of the 1727 vintage, by repute the greatest vintage of the 18th century. Wine from this cask has never been sold, but periodically very small quantities have been bottled as civic gifts from the Bremen municipality to important dignitaries, visiting heads of state, royalty etc.

When any wine has been drawn off like this, the cask (about 3000 litres + in capacity) has been topped up with young Rudesheim wine of the finest quality. In this way the barrel has been refreshed, as the old wine feeds on the sugars in the younger one. But only a handful of half bottles have ever been drawn off at one time, and so this top-up wine only constitutes a tiny percentage of the overall volume, the vast bulk of which is still the original 1727." – according to Finest And Rarest.


Ver el vídeo: Salah - Un Trago Video Oficial (Febrero 2023).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos