Nuevo

Modelo original para la cúpula de la catedral de Florencia

Modelo original para la cúpula de la catedral de Florencia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Descargar imagen

Nuestros términos comerciales cubren otros usos, incluidos el catálogo y la exhibición de exposiciones, la transmisión, la publicidad, las cubiertas de los libros y los empaques comerciales.

Si desea un archivo más grande o utilizar la imagen de otras formas, comuníquese con nuestro equipo de licencias.


Grandes momentos en la historia de las presentaciones: el arquitecto y el huevo


A principios de la década de 1400, Florencia, Italia, era un semillero de competencia artística. Había catedrales por construir, gigantescas puertas de bautisterio por esculpir y muchos artistas querían participar en la acción. Escultor y arquitecto prometedor, Filippo Brunelleschi, fue uno de esos artistas. Había pasado gran parte de su vida estudiando arquitectura romana antigua y había participado en su parte de concursos de diseño solo para quedar en segundo lugar detrás de sus compañeros más llamativos, pero menos calificados.

Como residente de Florencia, Filippo vivía a la sombra de la Catedral de Santa Maria del Fiore, la catedral más grande del mundo en ese momento. La construcción de la catedral había comenzado en 1296, pero después de que su arquitecto original no pudo encontrar una forma de construir una cúpula sobre la enorme nave de la catedral, el edificio permaneció inacabado durante casi un siglo.

En 1409, el grupo encargado de la construcción de la catedral le preguntó a Filppo cómo debía construirse la cúpula. Ofreció varias ideas basadas en sus estudios de las antiguas cúpulas romanas, pero para su frustración, ninguna de ellas se implementó.

Nueve años después, en 1418, el grupo anunció que estaban aceptando nuevas ideas sobre cómo diseñar la cúpula. Si bien al principio el concurso solo estaba abierto a artistas locales, el grupo finalmente lo abrió a artistas de toda Europa. Filippo envió su nombre para ser incluido y finalmente fue invitado a participar. Viajó a Roma para estudiar estructuras antiguas y elaboró ​​su diseño para la cúpula.

Llegó el día de la presentación. Maestros constructores de toda Europa reunidos en la catedral inacabada. Cada arquitecto presentó su solución por turno. Se presentaron muchas ideas. Se pensó que la cúpula debería estar hecha de "spongestone" para mantener el peso bajo. Otro sugirió que pusieran un pilar gigante en el medio. Sin embargo, un tercero propuso que la cúpula se llenara con tierra mezclada con dinero durante la construcción, y luego, una vez terminada, que se permitiera a los ciudadanos cavar en busca del dinero, eliminando toda la suciedad en el proceso.

Filippo fue el último en presentarse. Estaba seguro de que solo él, basado en su conocimiento de los métodos antiguos de creación de cúpulas y el estudio de las técnicas góticas, tenía la respuesta. Describió verbalmente su solución: una cúpula dentro de una cúpula, de forma octogonal, coronada por una linterna para dejar entrar la luz, todo lo cual se construiría sin andamios. Quedaron asombrados por su afirmación y exigieron ver su modelo. Temiendo que los otros arquitectos robaran su diseño, o que (peor aún) su diseño pudiera ser entregado a otra persona para que lo construyera, Filippo se negó rotundamente.

Filippo luego lanzó un desafío, diciendo que la comisión para construir la cúpula debería otorgarse al hombre que pudiera hacer que un huevo se pusiera de punta, ya que ese hombre tendría las habilidades necesarias para el trabajo. Después de que varios arquitectos intentaron en vano lograrlo, Filippo tomó un huevo, lo golpeó en su extremo y luego lo colocó sobre la mesa donde se mantuvo erguido y no se cayó.

Los otros arquitectos protestaron que ellos también podrían haber hecho eso, a lo que Filippo respondió que podrían haber construido la cúpula también, si hubieran visto su modelo. Impresionados, los jueces le otorgaron a Filippo el encargo de construir la cúpula.

La cúpula se completó en 16 años y es la cúpula más grande jamás creada con ladrillos y mampostería. Se ha acreditado como una inspiración para la cúpula de San Pedro, la Catedral de San Pablo en Londres e incluso la Cúpula del Capitolio en Washington, D.C., y es un destino de visita obligada para todos aquellos que visitan Florencia.


¿Opera en un entorno competitivo? ¿Tus grandes ideas no han tenido la oportunidad que merecen? ¿Necesitas destacar entre la multitud para ser escuchado? A veces se necesita un poco de esfuerzo adicional para hacer que una gran idea atraviese la nube de la política y los celos y salga a la luz para que todos la vean.


10 datos curiosos sobre la catedral de Florencia

Nuestro viaje de una semana por la Toscana no estaría completo sin una visita a Florencia, la capital de la región. Es difícil pasar por alto la Catedral de Florencia, o el Duomo, ya que su cúpula se eleva sobre la ciudad y el horizonte de la ciudad. Aprendimos mucho mientras exploramos la ciudad, pero la mayor parte de lo que aprendí sobre Florencia provino del libro de no ficción Brunelleschi & # 8217s Dome de Ross King. Aquí están las 10 cosas que encontré más interesantes sobre la Catedral de Florencia:

1) Cada año, los arquitectos y guardianes que trabajaban en la catedral tenían que visitar el modelo original del arquitecto Neri di Fioravanti y jurar, con la mano en la Biblia, que lo harían exactamente igual al modelo.

2) La primera piedra de la catedral se colocó en 1296, pero solo se completaron los cimientos antes de que la peste de la peste negra matara a casi 4/5 de la población de Florencia y la construcción se detuviera durante unos años.

3) El modelo Neri & # 8217s contenía una cúpula con un tramo de 45 metros (148 pies) más grande que el que se había construido desde el Panteón de Roma, pero sin soportes visibles. 50 años después de que comenzara la construcción de la catedral, los constructores aún no tenían un plan sobre cómo construir la cúpula. La ciudad de Florencia celebró un concurso en 1418 con un premio de 200 florines de oro (más de lo que un artesano experto podría ganar en 2 años) para los diseños de la cúpula principal y un método para abovedarla.

4) 12 personas participaron en el concurso con ideas sobre cómo construir la cúpula, y aunque eventualmente se usaría el diseño innovador de Filippo Brunelleschi, nunca fue anunciado como el ganador del concurso ni se le entregó el premio en metálico.

5) Con la ayuda de las herramientas innovadoras de Filippo Brunelleschi & # 8217, incluido un polipasto de bueyes revolucionario, la cúpula solo tardó 16 años en completarse, mientras que la catedral en sí tardó 140 años en completarse.

6) Cada centímetro del exterior del Duomo está cubierto de mármol, con la única excepción de los ladrillos de azulejos de la cúpula.

7) Además de sus hazañas arquitectónicas, Filippo Brunelleshi también es considerado el inventor de la pintura en perspectiva o la representación de objetos en 3D en lugar de 2D. Los antiguos griegos y romanos utilizaron la técnica, pero las leyes matemáticas asociadas con ellos se perdieron.

Pintura de Filippo Brunelleschi colgada en el Palazzo Vecchio

8) No se construyó una bóveda más ancha hasta el siglo XX y solo con el uso de materiales modernos. En perspectiva, la cúpula del edificio de la capital de los Estados Unidos tiene solo 95 pies de ancho, menos de 2/3 del tamaño de la cúpula de Brunelleschi & # 8217s.

9) No se permiten automóviles cerca de la Catedral de Florencia ya que el tráfico no se tuvo en cuenta en la construcción de la catedral y # 8217. Hoy en día, solo se permiten camiones de basura a través de la Piazza del Duomo.

10) Michelangelo & # 8217s David, exhibido en la Galleria dell & # 8217Accademia, está tallado en un bloque de mármol sobrante que fue abandonado en el patio de la Catedral & # 8217s. En 1501, Miguel Ángel obtuvo el permiso de la Ópera del Duomo para usar el mármol para crear la escultura.

Como puede ver, si ha leído hasta aquí, hay tanta historia que rodea a la Catedral de Florencia, ¡lea más sobre lo que aprendimos en nuestro único día en Florencia aquí!


Modelo original de la cúpula de la catedral de Florencia - Historia

AVENTURAS EN ARQUITECTURA
Il Duomo: Brunelleschi y la cúpula de Santa Maria del Fiore
Episodio 2: La competencia

por Jim Atkins, FAIA, FKIA
Ilustraciones de Jim Anderson

Resumen: En su segunda entrega del diseño y la construcción del magnífico Duomo en Florencia, Jim Atkins examina los eventos que llevaron a los comerciantes de lana del siglo XV y la rsquo selección de Filippo Brunelleschi y Lorenzo Ghiberti como co-capomaestros en una rivalidad que algunos sostienen que provocó el Renacimiento. .

En nuestro último episodio, los poderosos comerciantes de lanas, el Arte della Lana, convocaron a un concurso para diseñar la cúpula de la catedral parcialmente construida, Santa Maria del Fiore. El cauteloso comité de construcción, temeroso de una falla estructural, había pedido la ampliación de las pilastras de soporte, lo que convertiría la cúpula en el tramo de mampostería más grande del mundo.

Nunca se había construido una cúpula de este tamaño y hubo un gran debate sobre cómo llevar a cabo la tarea. Si bien se propusieron centrar armaduras para soportar la mampostería durante la construcción y contrafuertes para soportar lateralmente las paredes debajo de la cúpula, los florentinos favorecieron un diseño más limpio sin los contrafuertes. Pero, ¿quién podría construir una estructura así?

Los dos favoritos locales eran Lorenzo Ghiberti, que triunfó con sus puertas de bronce "Puertas del Paraíso" en la catedral y el baptisterio de los rsquos, y un orfebre, relojero y escultor poco conocido llamado Filippo Brunelleschi. El ganador se llamaría el capomaestro, conocido hoy como el arquitecto oficial, y se encargaría de diseñar y supervisar la construcción de este monumental proyecto.

La solicitud de propuestas
El concurso se anunció en Florencia el 19 de agosto de 1418. Para entonces, la catedral había estado en construcción durante más de un siglo, habiendo comenzado en 1296. (Recuerde, esto fue antes de la vía rápida). un problema al trabajar con dibujos incompletos.

El medio de elección para las competiciones en ese momento era el modelo, una versión más pequeña de lo que sería el diseño terminado. Algunos modelos eran del tamaño de casas pequeñas y se erigieron cerca de la catedral para ilustrar el alcance del diseño a la gente del pueblo. A veces se trasladaron al interior de la propia catedral para guardarlos y compararlos con el producto terminado. Es interesante que este elemento de control de diseño efectivo, la maqueta, se elimine con frecuencia de los alcances en los proyectos de hoy por razones de ahorro de costos.

El libro Brunelleschi & rsquos Dome, de Ross King, nos proporciona una interpretación al inglés de la solicitud de propuesta.

Quien desee realizar cualquier modelo o diseño para la bóveda de la Cúpula principal de la Catedral en construcción por la Opera del Duomo & mdash para armadura, andamio u otra cosa, o cualquier dispositivo de elevación perteneciente a la construcción y perfeccionamiento de dicha cúpula o bóveda & mdash deberá hacerlo. antes de que finalice el mes de septiembre. Si se utiliza el modelo, tendrá derecho a un pago de 200 florines de oro.

El modelo fue el producto principal para la competencia y demostró ser bastante efectivo para controlar el alcance del diseño. Quizás el movimiento actual de nuestra industria hacia el modelado 3D es una búsqueda subliminal de información del alcance del diseño más implacable e ilustrativa, como era común durante el Renacimiento.

Estos clientes también se dieron cuenta de que se necesitarían otros dispositivos complementarios para lograr una terminación sustancial, como máquinas, andamios o grúas elevadoras. La RFP reconoció que se necesitaría más que un diseño para construir el domo. Los montacargas de andamios y los refuerzos de mampostería no estaban disponibles como artículos fuera de la estantería en el siglo XV.

Según los estándares actuales de rsquos, esto sería difícil, si no imposible, de lograr. ¿Qué sabe el arquitecto medio actual y rsquos sobre andamios y grúas? De hecho, cuando esto sucede en estos días, normalmente corremos duro en la otra dirección. Dios no quiera que nuestro ingeniero estructural revise una presentación en la base de una grúa torre, y mucho menos en la estructura de una grúa torre.

Quizás la entrega integrada de proyectos nos esté devolviendo a los ideales prácticos del Renacimiento. Quizás, una vez más, los arquitectos podamos empezar a pensar y diseñar más allá de las cuatro esquinas del propio edificio. ¿Qué tan brillante es el futuro? Nos hace a los mayores desear ser mucho más jóvenes. Sin embargo, es probable que tenga el mismo efecto en los abogados.

El caballo oscuro
Doscientos florines de oro era una buena suma de dinero en 1418. Un artesano experto necesitaría más de dos años para obtener esa cantidad. Naturalmente, esta suntuosa oferta resultó atractiva para muchos oficios. Este proyecto sin precedentes atrajo a los artesanos de toda la Toscana, los albañiles, los carpinteros y los artesanos de la madera acabada.

Mientras tanto, Filippo, cuyas habilidades eran las de orfebre, relojero y escultor, era el extraño. ¿Quién era este chico? Su oficio como orfebre no se consideraba la corriente principal de la tecnología de construcción actual como los maestros albañiles. En cualquier caso, con suerte, su trabajo en la fabricación de relojes lo ayudaría con la construcción de su modelo.

Se enfrentaría a muchos diseñadores, algunos de ciudades fuera de Florencia como Pisa y Siena. Se informa que hubo 12 competidores que presentaron 17 modelos. Al menos una presentación incluía un modelo para un dispositivo de elevación.

Cada participante tuvo seis semanas para completar su trabajo. Dichas presentaciones podrían consistir en modelos físicos, diseños dibujados o solo recomendaciones declaradas sobre cómo se podría lograr esta gran hazaña. Los modelos fueron definitivamente el medio preferido porque podían comunicar soluciones espaciales, así como el diseño general.

Se esperaba que el diseño resolviera muchos desafíos, como cómo se mantendría la mampostería en su lugar y cómo se podrían elevar las toneladas de materiales a la elevada elevación de la cúpula. Las máquinas de elevación eran raras y de capacidad muy limitada en ese momento, y los guardianes aparentemente reconocieron que se necesitarían soluciones más allá de la arquitectura para completar el proyecto.

¿Cómo le irá a nuestro hombre en la competencia? Parece que la fabricación de relojes y la escultura por sí solas pueden no ser suficientes para sobrevivir. Tal vez su excavación en las ruinas romanas le haya dado un poco de conocimiento del diseño.

La trama se complica
El capomaestro en el momento del anuncio de la competencia era Giovanni d & rsquo Ambrogio, quien seguía siendo un defensor de la construcción con armaduras centradas y el uso de contrafuertes. Este puesto lo dejaría en lata y, a fines de octubre de 1418, había sido despedido como arquitecto jefe. Antonio di Battista fue contratado como arquitecto en funciones para ocupar su lugar.

Parece que la Ópera estaba bastante fascinada con la propuesta de Filippo & rsquos de omitir la armadura de centrado durante la construcción, un enfoque revolucionario que muchos pensaron que no se podía hacer. Y si los contrafuertes pudieran eliminarse mediante el uso de anillos tensores, la Ópera del Duomo y la gente de Florencia estarían felices. La cúpula reforzada como la Basílica de Santa Sofía en Constantinopla era un diseño que los florentinos querían evitar.

Brunelleschi, asistido por sus amigos, el artista Donatello y Nanni de Banco, construyó un modelo de ladrillo y madera que ilustró su controvertido enfoque. Según los informes, todavía se exhibe hoy en el Museo de la Ópera del Duomo. Si bien ilustró el diseño general y la construcción de la cúpula, Filippo se aseguró de que no ilustrara cómo se llevó a cabo la construcción. No quería que sus competidores supieran los detalles de cómo planeaba construirlo.

No se anunció ningún ganador, y se llevaron a cabo dos reuniones en diciembre de 1418 para que los competidores "demuestren y defiendan" sus diseños. No se decidió nada en estas reuniones o en todo el año siguiente, 1419. Aparentemente, los cronogramas de desarrollo de proyectos públicos podrían ser tan glaciales en ese entonces como lo pueden ser hoy.

Hasta el alambre
Aunque Filippo tuvo una ventaja en la competencia con su enfoque de construcción innovador, la carrera finalmente se redujo a nuestro hombre y a otro talento local, Lorenzo Ghiberti, quien era famoso por las puertas revestidas de bronce y las Puertas del Paraíso en el Baptisterio. Filippo había perdido ante él en la competencia de puerta en 1401, y todavía estaba un poco molesto por eso.

Ambos fueron nombrados ganadores en esa competencia, pero Brunelleschi se negó obstinadamente a aceptar un puesto en el proyecto igual al de Ghiberti. Rechazó la comisión y se retiró. Decir que Filippo tenía una voluntad fuerte obviamente es quedarse corto.

Ahora, en la competencia de domos, estaban cara a cara una vez más, y aunque incluso habían trabajado juntos en modelos de domos, los dos simplemente no se llevaban tan bien. Parece que ambos aspiraban a ser reconocidos como el único artista principal de Florencia. (Hmmm, no ha cambiado mucho con los diseñadores en seis siglos, ¿verdad?)

En julio de 1419, Filippo recibió un pago por un modelo de una linterna propuesta que había construido para colocar sobre su modelo de cúpula. A principios de 1420, proporcionó cables y cuerdas para demostrar cómo había medido su trabajo en la cúpula. Los obstáculos que un arquitecto tenía que superar en ese entonces para ganar un concurso eran aparentemente tan abrumadores como lo son hoy.

¿Me puede dar el sobre, por favor?
Finalmente, a principios de 1420, la Ópera nombró a cuatro ciudadanos "proveedores" para realizar la revisión final de las presentaciones. En abril, anunciaron a los ganadores al elegir nuevos puestos gerenciales. Filippo fue elegido capomaestro, pero, para su disgusto, también eligieron a Lorenzo. Su buena suerte con la cúpula sólo sirvió para alimentar sus continuas disputas. Algunos han afirmado que la rivalidad y la contienda entre los dos fue la chispa que encendió el Renacimiento.

Filippo protestó por la elección de Lorenzo y nuevamente rechazó la comisión, pero sus partidarios lo disuadieron de renunciar. Los florines de oro también pueden haber sido un factor. Pudo haber sido un artista egocéntrico, pero ciertamente no era un idiota. Aunque los dos maestros fueron declarados iguales en estatus en el proyecto, sus salarios de 36 florines cada uno por año eran menores que los pagados en el pasado. ¿Suena esto como una experiencia familiar? El salario de Filippo & rsquos eventualmente aumentaría sobre Lorenzo & rsquos, pero nunca su estatus designado en el proyecto.

No obstante, ambos prosiguieron con el trabajo, aparentemente con el mango enterrado hacia arriba. Otras travesuras surgirían entre ellos en encuentros futuros y, a medida que avanzaba el trabajo en la cúpula, se enfrentarían y competirían una y otra vez sobre muchos otros temas.

Brunelleschi fue un arquitecto fenomenal que llegó a la escena de Florencia en el momento justo. Quién sabe qué hubiera sido de la cúpula de Santa María del Fiore si no hubiera aparecido con su innovación y talento insuperable. Tal vez se la considere hoy como una catedral más reforzada entre las diseminadas por Europa. O tal vez se haya unido a las filas de grandes proyectos de la historia nunca completados.

A medida que avanzaba la construcción de la cúpula, se necesitarían muchas innovaciones para el diseño de la cúpula y su construcción. Las soluciones aportadas por Brunelleschi no solo eran originales, sino que iban más allá de los límites del diseño y la tecnología existentes. Este hombre increíble, aunque físicamente pequeño de estatura, se convertiría en un gigante entre los más grandes diseñadores e inventores de todos los tiempos.

Copyright 2008 El Instituto Americano de Arquitectos. Reservados todos los derechos. Pagina de inicio

Lea la primera entrega de & ldquoIl Duomo: Brunelleschi y la cúpula de Santa Maria del Fiore & rdquo

Próximo mes
Únase a nosotros el próximo mes cuando celebremos los muchos talentos de Filippo Brunelleschi, arquitecto, orfebre, relojero y escultor. Sus diseños, arte e inventos van mucho más allá de la construcción de la cúpula de Santa Maria del Fiore.
Sus diseños de maquinaria para construir la cúpula no tenían precedentes, y más tarde un joven aprendiz, Leonardo da Vinci, los estudiaría y dibujaría en sus aspiraciones de hacer lo que había hecho el gran Brunelleschi. Sin embargo, el conocimiento técnico y la experiencia de Filippo & rsquos eran simplemente un complemento de sus talentos de diseño innovador.

Aunque su gran éxito se considera Il Duomo, las contribuciones de Filippo & rsquos a la arquitectura y la tecnología de la construcción fueron un catalizador importante en el Renacimiento. Así que asegúrese de no perderse el episodio 3, Un hombre de muchos talentos, cuando examinamos el cerebro detrás de la explosión, una mirada al interior del increíble Filipo Brunelleschi.

Hasta la próxima, buena suerte.
& mdashJA

Fotos
Todas las fotos son cortesía del autor.
1. Gold florin & mdashFlorence, Italia, 1252-1422.
2 La cúpula reforzada de Hagia Sophia.
3. Las puertas del baptisterio de Santa Maria del Fiore.

Referencias y lecturas adicionales
Brunelleschi: estudios de su tecnología e invenciones, Frank D. Prager y Gustina
+ -Scaglia, Publicaciones de Dover, 1970

Brunelleschi & rsquos Cupola: Pasado y presente de una obra maestra arquitectónica, Giovanni Fanelli y Michele Fanelli, Mandragora, 2004

Brunelleschi & rsquos Dome: How a Renaissance Genius Reinvented Architecture, Ross King, Penguin Books, 2000

Filppo Brunelleschi, Engenio Battisti, Elicta Architecture, 2002
Publicado por primera vez en los EE. UU. En 1981 por Rizzoli International Publications

Ingenieros del Renacimiento: de Brunelleschi a Leonardo da Vinci, Paolo Galluzzi, Giunti Publications, 2004

La disputa que provocó el Renacimiento: cómo Brunelleschi y Ghiberti cambiaron el mundo del arte, Paul Robert Walker, Perennial-Harper Collins Publishers, 2003

Jim Atkins es director de HKS Architects en Dallas, donde participa en la gestión de proyectos, servicios de construcción y gestión de riesgos. De vez en cuando frecuenta basílicas europeas.


Escalada Brunelleschi & # 8217s Dome

Ciao miei buoni amici! Saluti dall & # 8217Italia!

Para este fragmento de Historia destilada, debo pedir a mis lectores de St. Louis que me permitan otro breve desvío. Me he estado mimando en la Toscana durante las últimas dos semanas y no he tenido la oportunidad de quitarle el polvo a otro tema de la historia de St. Louis. Volveré a las historias de Mound City a su debido tiempo, pero por ahora estoy cumpliendo el sueño de toda mi vida de ver Florencia y Roma. Como estudiante de historia, estas dos ciudades tienen más que ofrecer que cualquier lugar del mundo. Para compensar mi ausencia, pensé que podría agregar algo de Historia destilada mientras estoy aquí. No debería ser tan difícil, ¿verdad? Desde que me estoy deleitando con la cuna de la civilización occidental, no puedo evitar tropezar con una gran historia, comida y bebida.

En realidad, es más fácil decirlo que hacerlo. Estoy muy distraído. Estoy tratando de escribir esta publicación mientras estoy sentado en una lujosa villa del siglo XVIII. Hay una piscina, palmeras y estatuas de mujeres semidesnudas esparcidas a mi alrededor. El paisaje que tengo ante mí está lleno de colinas, viñedos y fardos redondos de heno. Nuestra villa está ubicada cerca de la idílica ciudad de Montepulciano, una zona conocida por producir algunos de los mejores vinos de Italia. Lo peor de todo es que actualmente estoy luchando contra una resaca asombrosa causada por demasiado de ese vino italiano (junto con grappa, birra, ginebra, bourbon y cierto cóctel del que leerás en un momento).

Brunelleschi & # 8217s Domo

Afortunadamente, encontré un tema sobre el que escribir años antes de llegar aquí. Si bien sería fácil escribir sobre monumentos italianos como el Coliseo, la Basílica de San Pedro y el Panteón, estos sitios son secundarios para mí en este viaje. Hace años, vi un documental fascinante sobre una catedral en Florencia que me fascinó. Aunque no es tan reconocible como los sitios mencionados anteriormente, es muy importante. Específicamente, lo que se encuentra en la cima de esa iglesia es lo que tenía que ver por mí mismo.

Yo & # 8217m gan & # 8217t me vuelvo loco investigando para esta publicación. Estoy en Italia y no quiero hacer nada más que hornear bajo el sol de la Toscana, beberme borracho y mirar cosas muy viejas. Toda la información para esta publicación provino de mis vagos recuerdos del documental, mi ascenso a la cúpula y el libro. Cúpula de Brunelleschi por Ross King. Si disfrutas de la excelente escritura de no ficción, este tipo tiene lo bueno. Su libro Miguel Ángel y el Papa Techo sobre la Capilla Sixtina también es sobresaliente.

"La cúpula de Brunelleschi" es como muchos se refieren a la cúpula de la Basílica de Santa Maria del Fiore. Es el "Duomo di Firenze" o la Catedral de Florencia. La construcción de esta catedral comenzó en 1296, y los planes iniciales requerían la cúpula más grande jamás construida para sentarse encima de ella. Suena como un gran plan, pero los arquitectos se enfrentaron a un problema importante: nadie sabía cómo construir una cúpula tan enorme.

A pesar de la falta de conocimientos sobre la construcción de cúpulas a finales del siglo XIII, los supuestos expertos decidieron seguir adelante y construir la catedral de todos modos. Pensaron que, dado que llevaría décadas construir los cimientos y los muros, tenían mucho tiempo para resolver el problema de la cúpula antes de que fuera necesario construirlo.

UPS. No tan rapido. Cuando la catedral estuvo lista para la cúpula en 1380 (casi 100 años después), todavía no tenían una solución. La catedral permanecería abierta a los elementos durante otros cuarenta años antes de que un hombre presentara un plan que valía la pena probar.

Brunelleschi & # 8217s propio modelo de madera de la cúpula

Quizás fue una cierta mentalidad en Florencia en ese momento lo que dio a los arquitectos originales tanto optimismo. Después de cientos de años de ignorancia y supresión del conocimiento durante la Edad Media, un movimiento cultural estaba floreciendo en Italia. Florencia a finales del siglo XIII y principios del XIV introdujo un resurgimiento del aprendizaje basado en el conocimiento clásico. En lugar de descartar a los antiguos griegos y romanos como paganos, los grandes pensadores los buscaron en busca de inspiración. Este renacimiento o & # 8220Renaissance & # 8221 devolvió el humanismo a la corriente principal. La cúpula que se construyó sobre la Catedral de Florencia se convertiría en uno de los logros más importantes en los primeros años de ese movimiento.

La incapacidad de construir una gran cúpula es sorprendente, ya que una había estado de pie en Roma durante casi 1.000 años. El Panteón, una cúpula de hormigón autoportante de 142 pies de ancho y 5.000 toneladas de peso, fue construida por el emperador Adriano en el año 126 d.C. A pesar de tener un modelo de tamaño completo a su disposición, nadie supo cómo construirlo de nuevo.

Es decir, hasta que llegó Filippo Brunelleschi.

Nacido en Florencia en 1377, Brunelleschi creció a la sombra de la Catedral de Florencia cuando fue construida. Inicialmente formado como orfebre y relojero, Brunelleschi pronto mostró un genio incomparable en arte, arquitectura, ingeniería y matemáticas. Junto con la cúpula que hizo famoso, a Brunelleschi también se le atribuye el descubrimiento de las leyes matemáticas de la perspectiva. Otro concepto perdido desde la época griega y romana, la perspectiva dio a los artistas la capacidad de representar con precisión imágenes tridimensionales en una superficie bidimensional. Este descubrimiento (o redescubrimiento) cambió radicalmente la dirección de la impresión artística durante el Renacimiento.

Filippo Brunelleschi (1377-1446)

Finalmente, un gremio en Florencia anunció un concurso para que los participantes presentaran planes para completar la cúpula sin terminar. Brunelleschi, que había estudiado el Panteón de cerca con su buen amigo Donatello, aprovechó la oportunidad. Fue necesario convencerlo, pero Brunelleschi finalmente pudo asegurarse el encargo para sí mismo.

Brunelleschi era un personaje (por decir lo menos). Era brillante, competitivo, combativo y paranoico. Estaba tan convencido de que le robarían sus ideas y diseños, que se negó a explicar exactamente cómo construiría la cúpula. A pesar de ser llamado "idiota" y "charlatán", insistió infatigablemente en que podía hacerlo.

El plan original requería una cúpula octagonal a 171 pies sobre el piso de la catedral y que abarcaba 144 pies (dos pies más ancha que el Panteón). Sumar al desafío, el soporte y el centrado de la cúpula desde abajo no fue posible. Los materiales para un andamio tan enorme no estaban disponibles y los líderes de la iglesia insistieron en que el interior de la catedral permaneciera abierto y accesible para los servicios durante la construcción. La cúpula tendría que sostenerse a sí misma mientras se elevaba hacia el cielo.

Brunelleschi aceptó el desafío con una gran variedad de ingeniosas soluciones. En casi todas las fases de la construcción, superó obstáculos con métodos que nunca antes se habían utilizado. Incluso las matemáticas utilizadas para determinar una tensión de construcción tan significativa no se conocerían durante cientos de años. Su logro es aún más impresionante teniendo en cuenta el escaso conocimiento arquitectónico disponible en ese momento.

El aspecto más importante de su diseño es que la cúpula es en realidad dos domos. Una carcasa interior está hecha de piedra arenisca y mármol y actúa como la estructura principal de carga. La capa interior también es obviamente más pequeña, pero ese hecho no se nota a simple vista. Está protegido por una capa exterior más grande construida de ladrillo y mortero. El espacio entre las dos conchas contiene nervaduras para soporte adicional (y la escalera que había deseado subir).

Al construir la carcasa interior, el mayor problema al que se enfrentaba la construcción era superar la "tensión del aro". A medida que la construcción de una cúpula aumenta, se fuerza más peso sobre la base. Si no se controla, esto puede hacer que la base de la cúpula se "extienda" y finalmente colapse por su propio peso.

No soy arquitecto, pero "esparcirse" suena mal para las cúpulas construidas a 200 pies del suelo.

Para contrarrestar el estrés del aro, Brunelleschi ideó un sistema de cadenas horizontales de hierro, piedra y madera que actúan como aros de metal alrededor de un barril. Construidas en la carcasa interior en varios niveles, estas cadenas aprietan la cúpula y distribuyen el peso a las ocho esquinas del octágono. Incluso hoy en día, los detalles completos de los diseños de cadenas de Brunelleshi no se comprenden completamente. Dado que las cadenas están integradas en la carcasa interior, no son visibles para estudiarlas a simple vista.

Brunelleschi & # 8217s lift bocetos

Otro obstáculo fue cómo elevar miles de bloques, ladrillos y argamasa al cielo. Nadie había descubierto cómo hacerlo tampoco, por lo que se anunció otro concurso. Brunelleschi volvió a ganar la cinta azul al diseñar un notable sistema de elevación y grúa. El poder de elevación lo proporcionaban los bueyes que se movían en círculo alrededor de la base de un elevador. Suena bastante simple, pero el problema era conseguir que el ascensor volviera a aterrizar. Los bueyes no viajan en reversa, y desenganchar y dar marcha atrás al equipo después de cada sesión de levantamiento fue una molestia enorme. Para solucionar esto, Brunelleschi diseñó una marcha atrás que se podía cambiar manualmente. Esto permitió que los bueyes siguieran moviéndose felices (bueno, tal vez no tan felices), en una dirección. Además, Brunelleschi incluso le dio a su ascensor velocidades variables. Esto permitió que los bloques más pesados ​​se levantaran más lentamente mientras que los materiales más livianos se podían levantar rápidamente.

Las ocho secciones de ladrillo de la carcasa exterior también presentaban un problema único. A medida que la cúpula avanzaba, las paredes de ladrillo se inclinaban hacia adentro en un ángulo cada vez más peligroso. Sin apoyo desde abajo, se necesitaba una solución para mantener los ladrillos en ángulo en su lugar mientras se secaba el mortero. La falta de andamio también significaba que los albañiles nerviosos tenían que construir las paredes mientras estaban encaramados a más de doscientos pies del suelo. Sin perder el ritmo, Brunelleschi también tuvo una solución para este problema. Usó un patrón de espina de pescado (piense en zigzag) que colocaba ladrillos verticalmente a intervalos regulares en cada fila. Estos ladrillos verticales actúan como sujetalibros para brindar soporte a cada fila de ladrillos horizontales.

Sadly, I can barely understand that concept, let alone explain it. Being a guy who simply likes to drink and find good history, physics makes my head hurt. I’m going to have to defer to Ross King on this one. If anyone needs further information how Brunelleschi worked this out, pick up Mr. King’s book and turn to page ninety-eight. I can’t add anything other than to say that I think herringbone brick is kinda pretty.

Brunelleschi’s use of a herringbone brick pattern to build the outer dome

After sixteen years of construction, the dome was completed in 1436. Except for the one mason that fell to his death, everyone agreed that Brunelleschi had pulled off a remarkable feat. Single-handedly, he pushed architecture and the science of building light years ahead of where it had been. His design would become the standard for all Baroque and Renaissance dome construction going forward. Years later, when when Michelangelo designed the dome atop St. Peter’s Basilica, he credited Brunelleschi’s dome as his inspiration.

The climb: Not for the claustrophobic

Filippo Brunelleschi died in 1446. His legacy seure, he was even given the honor of being entombed in the cathedral he helped build. Visit Florence today and you can also find a fine statue of Brunelleschi that sits outside. It depicts a man gracefully looking up and admiring the dome he built.

Nearly six-hundred years later, Brunelleschi’s dome is as impressive as ever. My good friend Liz and I also found out it’s one hell of a climb. As we huffed up the 400-plus steps, we found twisting stairwells becoming increasingly darker and narrower. The stairs wind between the two shells, so one can even say they have climbed mediante history when they get to the top. The effort is more than worth it. As you climb higher, you’ll get to view the interior frescoes close-up, you can peer through small exterior portals allowing beams of light in, and can run your fingers along the herringbone-patterned brickwork. When you finally emerge at the top, you are greeted with stunning panoramas of the city of Florence. The view isn’t likely to be much different from what Brunelleschi saw himself.

After an American climbs an Italian cathedral, it’s only appropriate that an American orders an Italian cocktail. I almost went with grappa for this post (so very delicious), but I needed something refreshing after that climb.

With its distinctive dark red hue, Campari even looks sweet and delicious. It’s actually quite bitter, made from a secret recipe of aromatic herbs, fruit, barks, and other unknown botanicals. It even once contained crushed cochineal insects to give it the scarlet color its known for (this process has recently been replaced with artificial coloring). When I was a kid, I remember insisting that father let me try a sip of his Campari and soda. My face contorted into a sneer of disgust, and I couldn’t fathom why he even pretended to enjoy it. My father knew his alcohol though, and thirty years later, Campari became a steady partner in my rambles through Florence and Rome.

A man named Gaspare Campari invented Campari in northern Italy around 1860. It is a mild bitters-type aperitif, a drink Italians sip to help stimulate their appetite before one of their epic meals. Italians usually drink it in a cold glass with a splash of soda. I prefer Campari as an ingredient in cocktails, notably the Negroni and the Americano. Adding Campari to a Manhattan also creates a delicious variation.

The Americano, my cocktail of choice after the climb, is a simple and refreshing cocktail, especially for a hot summer day. When I return to St. Louis and the weather is sure to be unbearable (sigh), an Americano is another good cocktail to help beat the heat. It should be stirred and served on the rocks, but I’ve occasionally seen it served straight up in a cocktail glass. It’s usually served with a slice of lemon or orange as a garnish.

Other than a few “grazies” and “ciaos”, I don’t speak Italian. I gave it a shot while wandering the streets of Florence, but I wasn’t completely surprised to find my Americano order result in a cup of coffee placed in front of me. Thinking I screwed something up, I soon learned I was on the money. An “Americano” or “Café Americano” is also a term used to describe espresso mixed with hot water.

My espresso was delicious, but I needed a kick after climbing 400 steps. I sheepishly drank my café Americano and moved on to another bar where I made sure to point at the bottle of Campari when ordering.

An American’s americano fail

No problems with this order, and I soon found myself sitting back and enjoying my cocktail. From my seat, I was able to look up and admire Brunelleschi’s dome that towered into the sky before me.


Climbing to the Second Floor

There are several sets of stairs throughout the first floor which will take you to the next level, I must admit I had the faint sensation that they changed direction (like the magical steps in Harry Potter) and frequently led me to a dead end, but just in case you need it there is an elevator at the end of the Galleria della Cupola and another to the left of the stairs after either the Salone del Paradiso o Galleria del Campanile.

Galleria dei modelli

Why are they Copies?

The originals can be seen with the Rooftop terrace tour. Where the guide revealed the secret behind this mystery.

The original statues were so large they couldn&rsquot get them out of the Duomo without damaging them or the Duomo!

Just as the name suggests, this gallery houses the models submitted for the new façade. There are seven large wood models illustrating proposals for a Renaissance façade in place of the medieval one which was demolished in 1587. In addition, there are two paintings for the wedding of Grand Duke Ferdinand I to the French princess Christine of Lorraine, along with copies of three of the colossal statues that adorned the Duomo on that occasion.

Belvedere della Cupola, the terrace!

One of my favorite areas include the room with a skylight facing the cupola y the outdoor terrace, once again facing the cupola. These little treats bring the dome even closer for your inspection, where you can appreciate some of the smaller details in its construction. or even just the miracle of it.


The Architectural Puzzle of Santa Maria del Fiore

Ceiling of the Duomo of Cattedrale di Santa Maria del Fiore

In 1293, over a century earlier, a committee conceived of the idea to build a grand cathedral that included a domed rooftop. Although no technology existed at the time, before the Renaissance period, to build such a dome, the plans for the cathedral went ahead and construction of the Santa Maria del Fiore began in 1296. It was hoped that the new cathedral would reflect Florence’s importance as an increasingly prosperous and powerful city. With a population as big as London’s, Florence had become wealthy with the arrival of Umiliati monks to the city in 1239, who brought with them the wool industry. With the prosperity that accompanied this burgeoning industry, Florence became the site of many new building projects.

The original designer of the cathedral was Arnolfo di Cambio, an accomplished sculptor and architect recognised for his work on the Palazzo Vecchio and Florence’s fortifications. In documents from 1300, he was described as ‘the most famous and able church builder in the land’. Although di Cambio died in 1302, many of the famous structural and decorative elements of the cathedral are attributed to him.

A sculpture of Arnolfo di Cambio that sits outside the cathedral

Throughout the 1300s, parts of Florence were completely demolished to make way for the majestic new cathedral. Two ancient churches were destroyed and a cemetery surrounding the Baptistery of San Giovanni was exhumed for the sake of the building site. Inhabitants who lived in the surrounding suburbs were displaced so that a piazza could be built in front of the church.

Despite razing much of the city, construction of the cathedral did not progress quickly. The Black Death devastated Medieval Europe and struck Florence particularly hard. In the spring of 1348, it decimated the city and as much as 80% of the population would die over the next year. By 1355, almost nothing of the cathedral existed bar the facade and the walls of the nave due to the disease that befell so many of the labourers.

As the city recovered, the pace of construction quickened and by 1366 the nave had been vaulted, with the east end of the church, including the dome, needing to be planned. While it is thought that di Cambio envisioned a dome for the church, following his death no evidence of his original design survived and at the time the nave was completed, the Wool Merchants were in charge of building and funding the cathedral. Given their area of expertise was wool, and not architecture, the merchants needed to appoint an architect-in-chief (capomaestro) who understood the craft and could help with the designs and oversee the construction.

In 1366, the capomaestro was Giovanni di Lapo Ghini and he began building a model for the dome but the merchants also asked Nero di Fioravanti, a master mason, and his group of masons and artists to come up with a design. This created something of a competition.

Giovanni di Lapo Ghini’s model was fairly traditional, with a dome supported by external buttresses typical of Gothic architecture. These flying buttresses were seen in churches in France but were rare in Italy where many architects saw them as ugly. Not only that, but France, Germany and Milan were enemies of Florence and it was a running theme that the Goths had created clumsy, awkward buildings not worth imitating. To this point, Neri di Fioravanti proposed an approach to structuring the dome that did not involved buttresses. Instead, using his experience of vaulting, he predicted the dome could be held up by a series of stone or wooden chains that would run around the circumference of the dome, similar to an iron hoop that goes around the planks of a barrel. These rings would be invisible and support the weight of the dome at any points of stress. The idea of a huge dome standing at the centre of Florence, seemingly unsupported by any external structure, excited the people of the city but some had questions about the stability of the design.

An example of flying buttresses used as a support structure on a cathedral

For months, these questions persisted and masons, architects and the Wool Merchant’s guild considered how exactly the dome could be built and the dimensions that would be needed for its success. In November 1367, a referendum was held and Florence’s citizens agreed that that Neri di Fioravanti’s design for the dome should be adopted. It was an ambitious move – the dome was modelled to have diameter of almost 144 feet (43 m) which would make it bigger than the Roman Pantheon, the world’s largest dome at the time.

Even though it was decided that Neri di Fioravanti’s design would be the basis of the dome, there was still the issue of physically building it. This was where the 1418 competition came in – it was hoped that an aspiring carpenter or mason may have the solution to constructing the dome and solving the challenges such an ambitious design presented (such as the fact that there was not enough wood in Tuscany to construct the dome).


Museo dell’Opera del Duomo (The Museum of the Works of the Cathedral, Florence)

Many years ago, on my first visit to Florence, I visited the Museo dell’Opera del Duomo (the museum associated with the Cathedral of Santa Maria del Fiore, usually referred to as “the Duomo”). At that time (1996), the museum was a jumble of a space, small and crowded with poorly displayed art and artifacts from the famous cathedral. I was not inspired to return.

Detail from a sculpture by Ticciati, once part of the main altar in the Duomo, now in the redesigned museum entry

In recent years, the museum has been enlarged and has undergone a top-to-bottom renovation (completed in 2015). On a recent trip to Florence I decided to revisit the museum to see the changes – and my only word is WOW - what a change!

16th century bust of Mary Magdalene, Giovanni Bandini

The museum is now an amazing space, full of light, open galleries, and fascinating art and artifacts from throughout the cathedral’s history.

The displays are well organized, beautifully presented, and provide good historical context.

Many of the pieces are original, moved from the cathedral itself. These include Ghiberti’s bronze baptistery doors, an evocative Pietà by Michelangelo, a carved wooden Mary Magdalene by Donatello, and portions of a larger-than-life sculpture from what was once a main altar in an earlier version of the cathedral (top photo).

A reproduction of the church facade, lined with statuary, fills the long, high gallery on the ground floor. How wonderful to get a closer look at these examples of statues that are so high up on the actual cathedral’s exterior. The facade can also be enjoyed from a viewing gallery on the floor above, which provides an even closer look at the statues high up on the recreated facade.

Across from this wall of statues are the two massive bronze baptistery doors by Ghiberti. I could spend hours looking at the details of the panels that make up these doors. Each panel tells a story in intricate detail.

Detail of panels from the north baptistry doors

Wooden model of the lantern that rises above the cupola

Central to the history of the cathedral is the building of the cupola (dome). Designed by Brunelleschi, it is a marvel of engineering and architecture.

The museum has an area dedicated to its construction that includes models of the dome and the lantern that caps it, a video presentation, and a display of tools used in the dome’s construction.

Considering that the cupola was built in the 15th century, is this impressive engineering or miracle?

One of my favorite displays was the reproductions of the stained glass windows. More than a static display, the dynamic technology brings the windows up close, allowing the brilliant colors and designs to unfold before one’s eyes to be viewed in detail.

Of course a cathedral must have music and the museum includes beautifully illustrated books of sacred music and two marble choir lofts (actually designed for organs not choirs). One loft was designed by della Robbia and the other by Donatello. Both are beautiful but quite different in character.

Joyful children play across della Robbia’s sculpted choir loft

Detail from large book of sacred music

To end a visit here, be sure to view the actual dome from the viewing platform on the museum’s top floor.

The redesigned Museo dell’Opera del Duomo is nothing short of marvelous. Kudos to the redesign team - what a gift they have given us. - Post by JMB

Location: Piazza del Duomo 9, 50122 Florence, Italy

Hours: Sunday through Saturday 9 a.m. to 7 p.m., Sunday 9 a.m. to 2 p.m. Closed Mondays and first Tuesday of the month. Hours subject to change best to check ahead of time

Cost: an 18 euro ticket allows access to the museum and baptistery . Several combined museum tickets also area available


Original Model for the Dome of Florence's Cathedral - History

. more drawings available on The GBC CD-ROM

"The construction of the dome of Florence Cathedral (was) one of the germinal events of Renaissance architecture. The problem had been posed in the middle of the fourteenth century when the definitive plan for the octagonal crossing had been laid down. The diameter of the dome at 39.5 metres (130 feet) precluded the traditional use of wooden structuring to support the construction of the vault, while the use of buttresses as in northern Gothic cathedrals was ruled out by the building's design."

—Michael Raeburn, ed. Architecture of the Western World. p130.

1296— Cathedral begun on design by Arnolfo di Cambio.

1357— Project continued on a modified plan by Francesco Talenti

1366-7— Talenti's definitive design emerged calling for an enormous octagonal dome

1418— competition for construction of dome

1420— technical solution for vaulting proposed by Brunelleschi approved and construction begun

"Long-Span Structures", by Angus J. MacDonald, ArchitectureWeek No. 139, 2003.0326, pB1.1.

Werner Blaser and Monica Stucky. Drawings of Great Buildings . Boston: Birkhauser Verlag, 1983. ISBN 3-7643-1522-9. LC 83-15831. NA2706.U6D72 1983. plan drawing, p108. section drawing, p109. — Available at Amazon.com

Roger H. Clark and Michael Pause. Precedents in Architecture . New York: Van Nostrand Reinhold, 1985. ISBN 0-442-21668-8. LC 84-3543. NA2750.C55 1984. site plan drawing, p24. — Updated edition available at Amazon.com

Sir Banister Fletcher. Sir Banister Fletcher's A History of Architecture . 19th ed., edited by John Musgrove. London: Butterworths, 1987. ISBN 0-408-01587-X. NA200.F63. discussion, p511. drawings, p512. photos, p514. — The classic text of architectural history. Expanded 1996 edition available at Amazon.com

Johnson Architectural Images. Copyrighted slides in the Artifice Collection.

Spiro Kostof. A History of Architecture: Settings and Rituals . New York: Oxford University Press, 1985. ISBN 0-19-503472-4. LC 84-25375. NA200.K65 1985. p383-5.

Pier Luigi Nervi, ed. History of World Architecture . New York: Harry N. Abrams, 1971. LC 70-149850. NA510.M87. section drawing, p25. axonometric drawing, p26.

Michael Raeburn, ed. Architecture of the Western World . New York: Rizzoli International Publications, 1980. ISBN 0-8478-0349-x. NA200.A73. p130-1.


Ver el vídeo: COMO SUBIR AL #DUOMO DE LA CATEDRAL DE FLORENCIA? #6. #RAMVIAJERO #FLORENCIA2019 #ITALIA #CONSEJOS (Febrero 2023).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos