Nuevo

Alimentos estatales de Estados Unidos

Alimentos estatales de Estados Unidos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Cuando se trata de los lemas oficiales del estado, todos sabemos que los habitantes de New Hampshir "viven libres o mueren". Los habitantes de Oklahoma claman "¡Oklahoma!" como su canción estatal, y los georgianos cantan con orgullo "Georgia on My Mind". Pero cuando se trata de alimentos estatales, la lista se vuelve bastante esotérica. ¿Sabías, por ejemplo, que Nueva York tiene un panecillo estatal? (Es una manzana). ¿O que Texas tiene un ají nativo oficial en el ardiente chiltepin? ¿Qué tal el hecho de que el alimento del estado de Utah es la remolacha azucarera?

El mundo de los alimentos oficiales del estado es intrigante, lleno de opciones obvias (el jugo de naranja es la bebida del estado de Florida) y algunos enigmas reales (Jell-O es el bocadillo del estado de Utah). La elección de símbolos para representar un estado no es de ninguna manera una novedad. Incluso las 13 colonias tenían cada una su propia bandera, que a menudo tenía lemas estatales y escudos oficiales en los diseños. Pero los estados no comenzaron a diversificarse en flores, minerales y alimentos oficiales hasta la Feria Mundial de Chicago en 1893.

Los grupos de mujeres en la feria decidieron adornar sus puestos con flores que representaban a sus estados de origen. Los grupos se unieron para crear una "Guirnalda Nacional de Flores" que podría representar a todo el país, con las flores para ser votadas por los habitantes de cada estado. Después de la exhibición, la mayoría de los estados llevaron la idea a sus legislaturas, donde votaron sobre las primeras flores estatales oficiales. Después de eso, fue temporada abierta en símbolos estatales. Las aves, los mamíferos y los minerales oficiales aparecieron en la década de 1940. Los símbolos estatales eran una forma fácil de promover el turismo local y de dar un impulso económico a las industrias que necesitaban ayuda.

Los primeros alimentos estatales aparecieron a mediados de la década de 1960. Nuevo México fue uno de los primeros en proclamar tanto los chiles como los frijoles refritos como vegetales estatales en 1965. El jugo de naranja de Florida fue oficial en 1967. Pero los días de gloria de los alimentos estatales definitivamente han llegado en los últimos años, con más y más estados adoptando bocadillos, tartas y bayas. Texas encabeza la lista con la friolera de 10 alimentos estatales; incluso tienen un utensilio de cocina estatal en el horno holandés de hierro fundido. Louisiana no se queda atrás con 8, incluido el pastel de carne estatal (los Natchitoches, un pastel de manos similar a una empanada) y el donut estatal (el beignet de Nueva Orleans). Curiosamente, California, un estado conocido por sus amantes de la comida, es uno de los 12 estados sin alimentos estatales.

El bocadillo estatal de Utah, Jell-O, es una de las mejores historias de alimentos estatales de la era moderna. En 2001, con los Juegos Olímpicos de Invierno inminentes, los legisladores redactaron un proyecto de ley para hacer de la gelatina el bocadillo oficial. En Utah se consume más gelatina per cápita que en cualquier otro estado, y el área fue apodada "El cinturón de gelatina" debido al estereotipo de que las familias mormonas tienen una afinidad particular por las cosas. El propio portavoz de Jell-O, Bill Cosby, incluso compareció ante la legislatura para argumentar que el postre era un regalo familiar y que Utah se trataba de la familia. El proyecto de ley pasó y al año siguiente se hizo un broche olímpico coleccionable para celebrar la merienda. Rápidamente se convirtió en el éxito de los Juegos.


Alimentos estatales de Estados Unidos - HISTORIA

¿Cuál es la "comida estatal" de Nevada? Esa es una pregunta difícil de responder. ¿Por qué? Porque la cocina no se define fácilmente por fronteras políticas. Es una mezcla complicada de historia, influencia cultural / étnica y productos locales. Algunos estados y ciudades se asocian comúnmente con alimentos (pasteles de cangrejo de Maryland, frijoles horneados de Boston, filete de queso de Filadelfia, pizza al estilo de Nueva York), otros son más difíciles de conectar con un plato en particular. Si tu maestro te pide que traigas un alimento que represente un estado en particular, tienes varias opciones:

Puede utilizar el catálogo de la Biblioteca del Congreso para encontrar estos libros de cocina específicos del estado. Realice una búsqueda de tema con estos términos: cookery-state name (cookery-New Jersey o cookery-Iowa). Los catálogos de bibliotecas estatales y municipales a menudo ofrecen títulos adicionales. Su bibliotecario puede ayudarlo a encontrar estos libros y llevarlos a su biblioteca. Los viejos libros de cocina de la comunidad / iglesia y los menús de los restaurantes son las mejores guías para los alimentos. De Verdad disfrutado por la gente local en un momento determinado. Estos pueden ser difíciles de encontrar. Las bibliotecas locales y las sociedades históricas son su mejor opción. NOTA: Algunos de los libros de cocina "estatales" modernos (los que se encuentran en los aeropuertos y en las tiendas de regalos de los museos) promueven las tarifas y los menús de los restaurantes actuales. Piense: sopa de tortilla en Minnesota y pastel de mousse de chocolate en Alaska. Si bien las recetas pueden ser deliciosas, no reflejan necesariamente la historia o las tradiciones relacionadas con su estado objetivo.

  • America Cooks: Recetas favoritas de 48 estados, The Browns, Cora, Rose y Bob
  • El libro de cocina regional americano, Nancy y Arthur Hawkins
  • El libro de cocina de los cincuenta estados, Instituto de Artes Culinarias
  • Alimentos de los padres fundadoresPor Helen Newbury Burke
  • Cómo come América, Clementine Paddleford
  • Escucho cocina de AméricaPor Betty Fussell
  • El libro de cocina nacional: una cocina americana, Sheila Hibben
  • Libro de cocina de la feria mundial de Nueva York: la cocina americana, Crosby Gaige
  • Taste of the States: A Food History of America (Taste of the States: A Food History of America), Hilde Gabriel Lee
  • El libro de cocina de las trece colonias, Mary Donovan

2. Legados locales de la Biblioteca del Congreso: seleccione su estado y busque festivales gastronómicos (Días de la lechuga, Yuma AZ) y restaurantes históricos (Louis 'Lunch, New Haven CT). Aquí no hay recetas. pero es un gran lugar para identificar alimentos populares y afirmaciones culinarias. Utilice Google para encontrar más información: la palabra clave "días de lechuga yuma" o "ajo gilroy" devuelve la página y la historia del festival.

3. Consulte las notas sobre las rutas gastronómicas de los museos de historia viviente de su estado. A veces encontrarás recetas. Si no es así, siempre puede ponerse en contacto con el museo para obtener sugerencias.

Un pequeño puñado de estados ha adoptado platos o productos horneados oficiales del estado. NOTA: no hay recetas "oficiales" registradas en las leyes estatales.

Muffin de estado
Los escolares de Massachusetts solicitaron el CORN MUFFIN, un alimento básico de la cocina de Nueva Inglaterra, y la Legislatura lo hizo oficial en 1986.

Postre de estado
El BOSTON CREAM PIE, creado en el siglo XIX, fue elegido como postre oficial del estado el 12 de diciembre de 1996. Una clase de educación cívica de Norton High School patrocinó el proyecto de ley. El pastel superó a otros candidatos, incluida la galleta de peaje y el pudín indio.

Cookie de estado
La GALLETA DE CHOCOLATE CHIP fue designada como la galleta oficial de la Commonwealth el 9 de julio de 1997. Una clase de tercer grado de Somerset propuso el proyecto de ley para honrar la galleta inventada en 1930 en el restaurante Toll House en Whitman.

  • ¿Cuándo se resolvió? - El Servicio de Parques Nacionales es un gran lugar para obtener información histórica sobre alimentos
  • ¿Por quién? - Moravos en Carolina del Norte, portugueses en Rhode Island, italianos en Pensilvania, alemanes en Texas, acadianos en Luisiana, suecos en Wisconsin, pastores vascos en Nevada, mineros de cobre galeses en la parte superior de Michigan.
  • ¿Grandes celebraciones? - St. Exposiciones de Louis y Chicago, Ferias Mundiales de Nueva York, Derby de Kentucky
  • ¿Especialidades locales? - Chile de Cincinnati, Buffalo Wings, filete de queso Philly, sándwiches de carne suelta de Iowa, pastel de crema Boston, pollo con anacardos al estilo Springfield, pizza al estilo Chicago
  • ¿Gente famosa? - George Washington Carver (AL), Clarence Birdseye (NY), Milton Hershey (PA), Henry Perky (CO)
  • ¿Hitos importantes? - The Corn Palace (Mitchell, SD), Gouldings Trading Post (Monument Valley, UT), Wall Drug (Wall, SD)
  • ¿Restaurantes? - Diners (RI), Fred Harvey's (KS), Nathan's (Brooklyn), Automats (Filadelfia)
  • ¿Innovaciones? - Trigo triturado (CO), gelatina en polvo (NY), cereales para el desayuno (MI), cenas televisivas (NE)
  • ¿Productos famosos? - Campbell's soup (NJ), Van Camp's Pork & Beans (IN), Kellogg's Corn Flakes (MI), Corsicana fruitcake (TX), Tabasco Sauce (LA), SPAM (MN).

Una lista seleccionada de alimentos tradicionales del estado.
La siguiente lista se seleccionó de una variedad de fuentes y ofrece selecciones para cada plato: aperitivo, pan, sopa, ensalada, plato principal y postre. De ninguna manera es exhaustivo. Algunos estados / ciudades son bien conocidos por varios alimentos. En estos casos, seleccionamos algunos platos representativos. Para los estados que no se asocian comúnmente con un plato popular en particular, seleccionamos un producto de sus símbolos estatales. Tenga en cuenta: esta lista no refleja la rica diversidad étnica y el patrimonio cultural que se combinan para componer la cocina estadounidense en su conjunto. Se entiende solo como un punto de partida. Si tiene alguna sugerencia o comentario sobre los alimentos tradicionales en su estado, ¡háganoslo saber!

Los siguientes alimentos funcionan para proyectos rápidos o plazos ajustados.
Si está escribiendo un informe estatal y desea más información
o concentrarse en un período específico (¿Connecticut colonial? ¿Guerra civil Ohio? ¿Fiebre del oro en California?)
¡por favor déjanos saber!

La biblioteca FoodTimeline posee más de 2300 libros, cientos de folletos de empresas de alimentos de EE. UU. Del siglo XX y docenas de revistas antiguas (Buen cuidado de casa, Cocina americana, Diario de casa de las señoras & c.) También tenemos fácil acceso a revistas históricas, periódicos y bases de datos académicas. El servicio es gratuito y da la bienvenida a todos. ¿Tiene preguntas? ¡Pedir!


Una breve historia del sushi en los Estados Unidos

Aunque la cocina japonesa es compleja y diversa, para la mayoría de los estadounidenses, la comida japonesa es sinónimo de sushi. En la actualidad, hay casi 4000 restaurantes de sushi en los Estados Unidos, que recaudan más de $ 2 mil millones al año. Pero hace 50 años, la mayoría de los estadounidenses nunca habían oído hablar del sushi si comían comida japonesa, era más probable que fuera sukiyaki (carne de res y verduras cocidas al estilo de una olla caliente en un caldo a base de soja) o tempura. De hecho, muchos estadounidenses habrían considerado espantosa la idea de consumir pescado crudo. Se necesitó un programa de televisión de gran éxito y un auge en la inmigración de Japón para convertir el sushi en una comida “estadounidense” cotidiana.

En la década de 1950, muchos estadounidenses se resistían un poco a la comida y la cultura japonesas, en parte porque habían vivido la Segunda Guerra Mundial y todavía percibían a Japón como "el enemigo". Pero en la década de 1960, la marea había comenzado a cambiar: el periodista gastronómico y crítico de restaurantes Craig Claiborne, escribiendo para Los New York Times Durante esa década, la sección de restaurantes estaba entusiasmada con la comida internacional y estaba al tanto de los numerosos restaurantes japoneses de la ciudad. Declaró que la comida japonesa era una tendencia en Nueva York después de la apertura de dos establecimientos en 1963, y señaló que "los neoyorquinos parecen tomar los platos de pescado crudo, el sashimi y el sushi, con casi el mismo entusiasmo que muestran por el tempura y el sukiyaki". Sin embargo, admitió, "el sushi puede parecer un poco demasiado 'lejano' para muchos paladares estadounidenses" [PDF].

De acuerdo a La historia del sushi: una saga inverosímil de pescado crudo y arroz por Trevor Corson, Los Ángeles fue el primer hogar estadounidense de auténtico sushi japonés. En 1966, un empresario japonés llamado Noritoshi Kanai trajo a un chef de sushi y a su esposa de Japón, y abrió un bar de sushi nigiri con ellos dentro de un restaurante japonés conocido como Kawafuku en Little Tokyo de Los Ángeles. El restaurante era popular, pero solo entre los inmigrantes japoneses, no entre la clientela estadounidense. Sin embargo, a medida que se abrieron más lugares de sushi en Little Tokyo, se llegó a Japón la noticia de que se podía ganar dinero en Estados Unidos. Los jóvenes chefs, cansados ​​de la rigurosa y restrictiva cultura tradicional de la elaboración de sushi en Japón, se lanzaron por su cuenta en Los Ángeles.

El primer bar de sushi fuera del barrio de Little Tokyo apareció en 1970, junto al estudio 20th Century Fox. Con el nombre de Osho, comenzó a atraer a una clientela famosa y de moda, incluido Yul Brynner, un habitual de la hora del almuerzo. A medida que Hollywood comenzó a abrazar el sushi a lo largo de la década de 1970, la comida también recibió un impulso ya que se alentó a los estadounidenses a comer más pescado para una mejor salud. Según Corson, “En 1977, el Senado de los Estados Unidos emitió un informe llamado Objetivos dietéticos para los Estados Unidos, que culpó a los alimentos grasos y con alto contenido de colesterol por la creciente incidencia de enfermedades. El informe recomendó un mayor consumo de pescado y cereales. Casi al mismo tiempo, los expertos en salud también comenzaron a promover los beneficios de los ácidos grasos omega-3, abundantes en el pescado. Muchos estadounidenses descubrieron el sushi como una alternativa saludable ".

Y luego vino Shōgun, un evento televisivo épico que cambiaría la relación cultural de Estados Unidos con Japón. Basado en la novela de James Clavell de 1975, Shōgun es una obra de ficción histórica que describe la historia del ascenso de un marinero británico como actor político en el Japón del siglo XVII. los Shōgun La miniserie, que se emitió durante cinco noches a mediados de septiembre de 1980, fue un gran éxito, vista por más del 30 por ciento de los hogares estadounidenses y ganó tres Globos de Oro y tres Emmy. El programa también fue notable porque fue filmado íntegramente en Japón y todos los papeles japoneses fueron interpretados por actores japoneses. (Anteriormente en las películas y la televisión estadounidenses, los papeles asiáticos a menudo eran interpretados por actores estadounidenses con cara amarilla, piense en Mickey Rooney en Desayuno en Tiffany's.) Shōgun representó la vestimenta, la cultura y la comida japonesas con un nivel de autenticidad sin precedentes en la pantalla estadounidense. Desde entonces, se ha realizado una sorprendente cantidad de investigación académica de Shōgun y su influencia cultural, y la serie se vio obligada a verse en muchos planes de estudios de historia de las escuelas secundarias a lo largo de la década de 1980. Corson le da crédito al programa por haber despertado "un interés nacional en todo lo japonés, incluido el sushi".

El lanzamiento del Shōgun La serie coincidió con un auge económico en Japón que trajo muchas empresas japonesas a los Estados Unidos a finales de los 70 y principios de los 80. Esto, a su vez, alentó una nueva ola de inmigración japonesa. La combinación de japoneses y estadounidenses con nostalgia gastronómica y cautivados por la cultura japonesa creó una ola de interés por la comida japonesa, en particular el sushi.

En 1984, se inauguró el que probablemente sea el restaurante de sushi en funcionamiento continuo más antiguo de Nueva York, Hasaki. El restaurante fue fundado en East 9th Street en la sección de Little Tokyo de East Village por un inmigrante japonés llamado Bon Yagi, que quería evitar los restaurantes panjaponeses y desenfocados que habían sido más comunes en el pasado de Estados Unidos. Hasaki fue el resultado del auge de la inmigración japonesa: proporcionó una reconfortante dosis de hogar para los expatriados. Pero sobrevivió y prosperó debido al creciente interés estadounidense por la cocina japonesa.

Yagi aprovechó el éxito de Hasaki al abrir más de una docena de otros restaurantes a unas pocas cuadras, todos enfocados en especialidades japonesas, incluido un restaurante de fideos soba con caldos dashi empapados en soja, un local de ramen, un lugar informal de curry y una pequeña tienda de takoyaki. bolas de pulpo frito, entre otros. Sus restaurantes se convirtieron en el corazón del barrio de Little Tokyo, que todavía atrae tanto a inmigrantes japoneses como a estadounidenses curiosos con raíces en otras culturas.

Fuera de Nueva York, puede ser difícil encontrar las variadas especialidades japonesas que Yagi ha traído al East Village, pero es muy fácil encontrar un restaurante de sushi. El sushi se ha vuelto tan omnipresente en Estados Unidos como la comida china para llevar, y ha experimentado gran parte de la misma evolución transformadora que la comida chino-estadounidense. Ha cambiado como resultado de haber sido hecho por estadounidenses sin herencia japonesa, y también mientras sus creadores se enfocaron en ingredientes estadounidenses locales.

Corson acredita la invención del rollo de California con hacer que el sushi sea accesible para los estadounidenses. El rollo evolucionó en Los Ángeles en la década de 1960 y utilizó aguacates locales combinados con carne de cangrejo para reemplazar el atún fresco y graso difícil de encontrar. Pero su verdadera innovación llegó muchos años después, cuando un chef decidió hacer el rollo “al revés”, con las algas escondidas en el medio. (Se desconoce el primer genio en hacer un rollo de adentro hacia afuera). El rollo de California usaba ingredientes familiares para los estadounidenses y ocultaba las algas, que se consideraban extrañas y desafiantes.

Otro ejemplo clásico, el rollito de atún picante, se inventó en Los Ángeles a principios de la década de 1980 mezclando sobras de atún con salsa de chile y enrollando el resultado con algas y arroz. Hoy en día, el rollo de atún suele saltearse con sriracha, que se produce en el suburbio cercano de Irwindale, California. El resultado es una mezcla de sabores japoneses y "americanos".

En el último medio siglo, no solo los estadounidenses se han fascinado con la cultura japonesa, el sentimiento suele ser mutuo. Como resultado, el sushi al estilo americano ha comenzado a regresar a Japón. Según un artículo en los Revista Asia-Pacífico, "El sushi que se sirve en estos restaurantes de sushi estadounidenses de nueva ola (en su mayoría sushi roll con ingredientes distintos del pescado crudo) es similar y claramente diferente a la mayoría de los sushi disponibles en Japón". En un restaurante de Tokio, Genji Sushi New York, la señalización y el menú están parcialmente en inglés y sirven rollos de California Rollos de Filadelfia con salmón, queso crema y rollos de pepino y arco iris, una variación de un rollo de California envuelto en sashimi multicolor. . Todos son creaciones americanas. los diario explica que el consumo japonés de estos rollos de sushi híbrido es a la vez lúdico e irónico, y se ve como algo genial y moderno.

Hoy en día, reunirse con amigos para comer sushi es casi tan estadounidense como salir a tomar una cerveza y una pizza. Es una prueba positiva de que cuando dejamos nuestros corazones (y platos) abiertos a otras culturas, a menudo surgen cosas buenas.


¿De dónde proviene realmente la comida para el alma?

Adrian E. Miller se describe a sí mismo como un "abogado y político en recuperación" (pasó un tiempo en la Casa Blanca de Clinton) y lo abandonó para convertirse en un destacado experto en todo lo relacionado con la comida para el alma. En 2014, su libro Soul Food: La sorprendente historia de una cocina estadounidense, un plato a la vez ganó un premio James Beard por referencia y beca. A medida que el Mes Nacional de la Comida para el Alma llega a su fin, conversamos con Miller sobre cómo la comida para el alma es la cocina de la Gran Migración, cómo le gustaría ver a los restaurantes y "obtener fuentes culturales" de sus recetas y cómo los platos veganos (sí, lo leíste bien ) son lo más popular en la cocina de alimentos para el alma en este momento. Esta entrevista ha sido ligeramente editada y condensada.

Epicurioso: Dime de qué estamos hablando cuando hablamos de & quotsoul food & quot.

Adrian Miller: Al igual que un buen pastel de coco, esta pregunta tiene varias capas. Desafortunadamente, & quotsoul food & quot se ha convertido en la abreviatura de toda la cocina afroamericana, pero en realidad es la comida del interior del sur profundo, esa área sin salida al mar de principalmente Georgia, Mississippi, Alabama, esencialmente lo que solía llamarse el Cinturón de Algodón y el Cinturón Negro. Es la comida de esa zona que ha sido transportada a través de los Estados Unidos por inmigrantes afroamericanos que se fueron durante la Gran Migración. Así que lo que yo sostengo, que es una sorpresa para mucha gente, es que la comida para el alma en realidad tiene más que ver con lo que los afroamericanos están comiendo fuera del Sur.

Para todos los que han descubierto la col rizada en los últimos cinco a diez años, bienvenidos a la fiesta. Lo hemos estado comiendo alrededor de 300.

Epi: ¿Qué tipo de comida es esa?

SOY: Permítanme explicarles una comida típica para el alma. Tienes pollo sofocado o frito, una especie de cerdo, y eso podría ser una chuleta de cerdo sofocada, podrían ser chitlins, podrían ser corvejones de jamón o cuellos de cerdo y luego, por lo general, algún tipo de pescado. Los platos de acompañamiento serían verduras. Las verduras de comida del alma son el repollo, la berza, la mostaza, el nabo y la col rizada. Para todos los que han descubierto la col rizada en los últimos cinco a diez años, bienvenidos a la fiesta. Lo hemos estado comiendo alrededor de 300.

Verduras cocidas a fuego lento con albóndigas de harina de maíz

Luego tienes ñame confitado, guisantes de ojo negro y macarrones con queso. Y pan de maíz, salsa picante y algún tipo de bebida roja. (En la cultura de la comida del alma, el rojo es un color y un sabor. No nos enredamos en llamar a las cosas fresa, cereza o arándano, simplemente decimos que es rojo.) Y luego, para el postre, tienes muchas opciones diferentes, pero las estándar son pudín de plátano, bizcocho, zapatero de melocotón, y pastel de camote.

Epi: Muchos de esos platos suenan como alimentos que mucha gente consideraría comida sureña. ¿Cómo explica la diferencia?

SOY: Veo la comida sureña como la cocina madre: tiende a ser más blanda, no muy condimentada. La comida para el alma tiende a ser más intensa en términos de sabores y condimentos. Tendrá, por lo general, más grasa, será más dulce, más picante, más salado. Un ejemplo perfecto es el pollo picante de Nashville, una versión realmente súper picante del pollo frito. Tiene mucho sentido que este plato provenga de la tradición de la comida para el alma.

Pollo picante al estilo Nashville

La comida sureña es un repertorio más amplio de comida, pero la comida para el alma es en realidad el menú limitado que se tomó fuera del sur. Cuando la gente se fue del Sur, hicieron lo que cualquier otro grupo de inmigrantes hace: trataron de recrear su hogar. Si piensas en la comida de los inmigrantes en este país, suele ser la celebración de la comida del viejo país. No son las cosas del día a día, por lo general son las cosas que comían en ocasiones especiales que, ahora que son más prósperos aquí, comen con más regularidad. Esa es la historia de la comida para el alma. Pollo frito, estos postres gloriosos, pescado frito, esas cosas originalmente eran comida de celebración. Pero una vez que llegas a un punto en el que puedes prosperar un poco más, comienzas a comerlo con más regularidad.

Epi: Y luego vino el nombre más tarde.

La idea de & quotsoul & quot realmente surge en la década de 1940. Tienes a estos artistas de jazz afroamericanos que estaban bastante descontentos porque los artistas de jazz blancos eran los que obtenían los mejores conciertos y les pagaban más, casi como si hubieran creado este género musical. Entonces, estos artistas de jazz dicen que estamos llevando esta música a un lugar donde no creemos que los músicos blancos puedan imitar el sonido. Y ese es el sonido de la iglesia negra en el sur rural. Ese sonido gospel que empezaron a fusionar con el jazz, lo describieron como & quotsoul & quot y & quotfunky & quot a finales de la década de & # x2740. Y el soul comenzó a convertirse en un sello para casi todos los aspectos de la cultura negra: soul music, soul brothers, soul sisters, soul food.

Lo que sucedió en ese momento fue que & # x27soul & # x27 se volvió negro y & # x27S southern & # x27 se volvió blanco, y todavía estamos viviendo con el legado de eso hoy.

Lo que sucedió en ese momento fue que & quotsoul & quot se volvió negro y & quotS southern & quot se volvió blanco, y todavía estamos viviendo con el legado de eso hoy. Si le pides a alguien que nombre a una persona en la televisión que está fuertemente asociada con la comida para el alma, es posible que tenga dificultades para pensar en alguien. Pero si les pides que nombren a alguien asociado con la comida sureña, obtendrás a Paula Deen, Trisha Yearwood; hay muchos más nombres por ahí. Aunque la comida sureña es una cocina compartida, las contribuciones afroamericanas se han oscurecido mucho.

Epi: Con la comida sureña ganando popularidad en todo el país, ha habido críticas sobre la forma en que las influencias afroamericanas no han sido reconocidas o reconocidas por algunos chefs y restauradores, y los medios de comunicación. Me pregunto cuáles son tus pensamientos.

SOY: Creo que estamos en un lugar desafortunado donde simplemente no conocemos la verdadera historia de la cocina. Están sucediendo un par de cosas. Tienes una cultura de los medios de comunicación alimentaria que no se toma el tiempo para explorar realmente estas cosas en profundidad. Según tengo entendido, los editores de alimentos, los escritores: las personas están bajo presión de tiempo, plazos cortos, por lo que en lugar de hacer mucho trabajo de investigación, simplemente se acercarán a su red. Si estás en una burbuja, te quedarás en esa burbuja. La otra parte es que tienes chefs afroamericanos que en realidad están tratando activamente de poner la comida sureña al alcance de la mano, especialmente la comida del alma; no quieren ser encasillados.

No es una historia feliz que todos fuéramos inmigrantes haciendo contribuciones, ¿verdad? Algunos de nosotros fuimos inmigrantes forzados, esa es una dinámica diferente.

Hay algunas formas obvias en las que podemos celebrar lo que sucedió antes y lo que está sucediendo ahora. Y parte de esto será reconocer la dolorosa historia de estas cocinas. No es una historia feliz que todos fuéramos inmigrantes haciendo contribuciones, ¿verdad? Algunos de nosotros fuimos inmigrantes forzados, esa es una dinámica diferente. Una cosa que me encantaría ver es que todos estos restaurantes que obtienen sus ingredientes localmente, me encantaría que obtuvieran los platos culturalmente. Si está haciendo pollo caliente de Nashville, diga que es de Prince's, un restaurante afroamericano en Nashville.

Epi: Has hablado de que hay tres subcuisinos del alma, ¿puedes decirnos cuáles son?

SOY: Además de la comida tradicional para el alma, a uno se le llama saludable en casa. La idea es que tomas preparaciones tradicionales de comida para el alma y tratas de aligerarlas con las calorías, la sal y la grasa. Por ejemplo, en lugar de usar carne de cerdo ahumada o salada, usaría pavo ahumado. Puede asar u hornear en lugar de las tradicionales frituras. Y luego, la otra tendencia es la comida para el alma de lujo, que es exactamente lo contrario. En lugar de aligerar las cosas, te vuelves realmente extravagante. Puede freír con grasa de pato. Se aseguraría de tener las carnes tradicionales que estaba usando o verduras tradicionales.

Lo más picante de la comida para el alma en este momento es la comida para el alma vegana. Al investigar mi libro, comí mi camino a través del país. Fui a 150 restaurantes de soul food en 35 ciudades de 15 estados.

Epi: Eso no suena mal.

SOY: Sabes, solo me dedico a mi causa. Y debo decirles que muchos de los restaurantes, incluso en el sur, son veganos en cuanto a sus platos de acompañamiento.

Buñuelos de guisantes de ojos negros con salsa de pimiento picante

Epi: Y eso no es necesariamente una novedad.

SOY: Oh sí. Si realmente regresa y observa lo que estaban comiendo los afroamericanos esclavizados, incluso después de la Emancipación, durante las décadas de la Reconstrucción y después de eso, era una dieta mayoritariamente vegetariana. La carne no era un lugar común. Y muchas veces la carne se usaba solo para condimentar vegetales, al igual que la gente lo hace hoy con los corvejones de jamón, o el pavo ahumado, para las verduras o los guisantes de ojo negro. No era el plato principal.

Cuando las personas escuchan & # x27comida vegana para el alma & # x27, piensan & # x27¿Qué? Eso ni siquiera tiene sentido. & # X27 Y yo digo, no es un oxímoron. En realidad, es un regreso a casa.

Las raciones de los esclavos durante la esclavitud eran típicamente, una vez a la semana, los esclavizados obtenían cinco libras de almidón, que podía ser harina de maíz, arroz o batatas, obtuvieron un par de libras de carne ahumada, salada o seca, que podría ser carne de res , pescado o cerdo, lo que fuera más barato, y una jarra de melaza, y eso fue todo. Aparte de eso, los esclavizados tenían que descubrir cómo complementar su dieta, por lo que se dedicaban a la jardinería, a buscar comida y a pescar para obtener comida extra. Pero para muchos de ellos en realidad se trataba simplemente de comer muchas verduras. Cuando las personas escuchan "comida vegana para el alma", dicen: "¿Qué? Eso ni siquiera tiene sentido ". Y yo digo que no es un oxímoron. En realidad, es un regreso a casa.


50 datos sobre la comida estadounidense que no sabías

Comes tus comidas favoritas todo el tiempo, pero es posible que te sorprenda que haya cosas nuevas que aprender sobre el aguacate que untas en tus tostadas y las patatas fritas que picas con un sándwich. Tantas comidas que te encantan tienen historias de origen que rivalizan con los superhéroes icónicos. Desde restauradores ingeniosos hasta el lugar más soleado de Estados Unidos, EE. UU. Tiene muchos momentos gastronómicos increíbles. De hecho, se podría haber hecho historia en tu ciudad natal.

Para conocer todos los datos sobre alimentos que nunca supo que necesitaba sobre sus comidas y refrigerios, consulte nuestra lista a continuación. (Confíe en nosotros, querrá leer hasta Wyoming).

Alabama

La nuez oficial de Alabama es la pacana, lo que explica la popularidad del reconfortante pastel de nueces en este estado sureño. Alberga un festival de nueces cada otoño con música country, atracciones de carnaval y un espectáculo occidental.

Alaska

Este estado frío es más que escarcha y nieve. Las bayas a menudo se pueden buscar en la naturaleza, y arándanos silvestres de Alaska son más nutritivos que los arándanos comunes.

Arizona

El condado de Yuma, Arizona, es el lechuga de invierno capital, gracias a su reconocimiento como el "lugar más soleado de la tierra". Este condado proporciona a los Estados Unidos el 90% de sus verduras de hoja verde de noviembre a marzo y organiza su propio festival de verduras llamado "Festival de la lechuga de la ciudad de Yuma" todos los años.

Arkansas

¿Prefieres las verduras crujientes? El primero pepinillo frito alguna vez vendido fue en el Duchess Drive-In en Atkins, Arkansas, en 1963. Si está buscando probar el original, puede obtener su dosis en el Atkins Picklefest cada mes de mayo.

California

Los pastos ondulados y los cielos brillantes hacen felices a las vacas. El Golden State es el número uno de los Estados Unidos lácteos productor, produciendo toneladas de mantequilla, leche y, por supuesto, helado cada año. Mejor aún: ¡el 99% de las granjas lecheras de California son de propiedad familiar!

Colorado

Tienes que agradecer al estado de las Montañas Rocosas por tu comida al aire libre favorita y mdash the hamburguesa con queso. El propietario del autocine, Louis E. Ballast, registró la "hamburguesa con queso" el 5 de marzo de 1935. Nunca hizo cumplir formalmente su marca registrada, y el restaurante Humpty Dumpty Barrel, donde se creó la hamburguesa con queso, ya no se encuentra, pero puedes encontrar una talla de piedra en el lado de la carretera que designa el lugar de su nacimiento.

Connecticut

Este estado es para tontos. No, de verdad y mdash chupete fue inventado por primera vez en New Haven, Connecticut, en 1908 por George Smith, a quien le gustaba tanto ir a las carreras que nombró su creación en honor a un competidor de la época, un caballo llamado Lolly Pop.

Delaware

En 2009, el primer estado del país declaró pastel de durazno su postre oficial. La campaña fue iniciada por estudiantes de quinto y sexto grado que eligieron el postre debido a la historia de cultivo de duraznos de Delaware.

Florida

Aficionados al guacamole, alégrense. El primero palta El árbol en los Estados Unidos se plantó en Florida en 1833, lo que hace que la noche del taco en los hogares estadounidenses sea infinitamente mejor desde entonces.

Georgia

Su PB & ampJ no sería lo mismo sin este estado. Georgia es el número uno maní productor en los EE. UU., Y la mitad de su cosecha se procesa en mantequilla de maní y mdash cremosa y crujiente.

Hawai

¿Necesitas tu dosis de cafeína? Hawái es uno de los dos únicos estados de EE. UU. Que crece café frijoles. La región de Kona de la Isla Grande es el hogar de más de 650 fincas de café solo.

Idaho

Sí, queremos papas fritas con eso. Tiempo patatas se cultivan en los 50 estados de los EE. UU., Idaho sigue siendo el mayor productor del país, cosechando alrededor de 13 mil millones de libras al año.

Illinois

Famoso de Chicago pizza de plato hondo no es una exportación italiana, sino un original estadounidense. El restaurante Pizza Uno de Chicago creó el plato por primera vez en 1943 y desde entonces se ha convertido en la comida más emblemática de la ciudad.

Indiana

El estado de Hoosier es uno de los más grandes del país. maíz productores, cosechando 983 millones de bushels en 2018. El estado se enorgullece de su producción de granos e incluso tiene una ciudad llamada Popcorn.

Iowa

Hemos encontrado tu nuevo destino de vacaciones, helado amantes. Le Mars, Iowa, fue considerada la "Capital mundial del helado" en 1994 y produce más helados de una sola empresa, Blue Bunny, que cualquier otra ciudad del mundo.

Kansas

Este estado del medio oeste cosecha tanto trigo en un año en el que su cosecha anual podría hornear 36 mil millones de hogazas de pan y mdash suficiente para alimentar a la población mundial durante aproximadamente dos semanas.

Kentucky

La popular exportación de alimentos de este estado no es ningún secreto: el coronel Harland Sanders cocinó el primer lote de Kentucky Fried Chicken en Sanders Cafe en Corbin, Kentucky. The recipe has changed a few times over the years, and the first bucket of KFC chicken sold in 1957.

Louisiana

This state's flavors are so intricate that it has its own cuisine. Cajun food is derived from French-speaking Acadian immigrants who came to Louisiana in the 18th century. It is known for its aromatic preparation of vegetables, rice, and seafood.

Maine

Get your butter and bibs. Maine's lobster harvest hit an all-time high in 2016, with fishermen bringing in over 130 million pounds of the crustacean. Lobsters are harvested year round in Maine, despite extreme cold winter temperatures.

Maryland

Maine's not the only crustacean capital in the country. Maryland blue crabs are a classic Chesapeake delicacy that locals (and visitors!) enjoy steamed, sautéed, or mixed into soups and dips.

Massachusetts

It wouldn't be New England without a bowl of "chowdah," and Bay Staters take their soup so seriously that one lawmaker tried to criminalize adding tomatoes to their New England clam chowder back in 1939.

Michigan

If you've ever sipped a can of ginger ale to quell an upset stomach, you have this state to thank. The first soda &mdash or "pop" &mdash made in the country was Vernor's Ginger Ale in 1866.

Minnesota

Pass the bread basket! This midwestern state is nicknamed the "Bread and Butter State" because of its plentiful wheat fields and butter-making plants.

Mississippi

Patatas dulces have been growing in the United States since before Columbus came over in 1492. Vardaman, Mississippi, is the Sweet Potato Capital of the World and hosts an annual sweet potato festival featuring a pie eating contest, live entertainment, and a Sweet Potato King & Queen competition.

Missouri

The St. Louis World's Fair in 1904 forever changed frozen dessert history when an ice cream vendor ran out of cups and asked a nearby waffle vendor to roll up some waffles, creating the first ice cream cones.

Montana

Vegetables can be pretty sweet. Montana is such a big producer of sugar beets &mdash light brown beets that you can cook to create a molasses &mdash that they're the mascot of Chinook High School.

Nebraska

Got steak? Nebraska's license plates in the '50s and '60s read "The Beef State", and beef continues to be the state's single largest industry.

Nevada

If you're looking to get the biggest meal for your buck, a trip to Las Vegas will leave you with a full belly. The casino city is also known as the world capital of buffets, with about 70 total in the city.

New Hampshire

A visit to Stonyfield Farm in Londonderry, New Hampshire, can show you how yogur and other dairy products are produced ethically. This organic, non-GMO company is one of the most popular yogurt producer in the country, and you've probably spotted their products in your dairy aisle. Bonus: They'll even let you taste some free samples.

New Jersey

Need a french fry fix at 2 a.m.? No hay problema. New Jersey is known as the diner capital of the world thanks to the hundreds of greasy spoons within the Garden States borders. Estimates say there are over 600 statewide.

New Mexico

los chile pepper is the state vegetable of the Land of Enchantment. These spicy veggies go great in many New Mexican meals &mdash just be sure not to rub your eyes after handling them.

Nueva York

After a particularly picky customer at Moon's Lake House in Saratoga Springs, New York, complained about the thickness of his french fries in 1853, Chef George Crum sliced some potatoes paper thin, creating the first potato chips.

North Carolina

Pharmacist Caleb Davis Bradham invented Pepsi-Cola in New Bern, North Carolina, in 1867. Although now a beloved soft drink, Pepsi was originally touted as a healthy drink that aided in digestion.

North Dakota

Nearly 90% of this rural state is farmland, making it the nation's leading producer of all dry edible beans, miel, canola, and more.

Ohio

Internationally recognized horticulturalist Alexander W. Livingston developed the Paragon tomato, the first commercially grown tomate, in 1870 in Reynoldsburg, Ohio, giving the town the title, "Birthplace of the Tomato."

Oklahoma

While it's considered a fruit pretty much everywhere else, the sandía was declared the state vegetable of Oklahoma in 2007. Since watermelons come from cucumber and gourd families, the state decided that they should be considered vegetables.

Oregon

99% of all avellanas in the U.S. are grown in Oregon's Willamette Valley, keeping the country's chocolate-hazelnut cravings completely satisfied.

Pensilvania

los Philly Cheesesteak made its debut in 1930 when Pat Olivieri, a hot dog vendor, decided to put some beef on his grill and put it on a sandwich. Eventually Pat's King of Steaks opened and the cheesesteak's popularity skyrocketed.

Rhode Island

A cup of Joe isn't necessary to get your java fix in this state. Rhode Island adopted coffee milk as its state beverage in 1993. Similar to chocolate milk, the drink is made by mixing a sweet, concentrated coffee syrup with cold milk.

Carolina del Sur

The first recorded effort to cultivate rice in the U.S. happened in Charleston, South Carolina, in 1685. Because of this historical connection to the grain, the state is sometimes called "The Rice State."

South Dakota

This state has maintained its culinary connection to native culture. Fry bread &mdash the official state bread &mdash has its origins in the Navajo tribe.

Tennesse

Originally developed as a snack sold to Appalachian coal miners, moon pies were first made in Chattanooga Bakery in Tennessee. The cookies are made with a marshmallow sandwiched between two graham crackers, dipped in chocolate.

Texas

As of 2003, the official state snack is something we eat at almost any gathering: chips and salsa.

Utah

Approximately 2 billion cherries are grown in Utah annually, making it the official state fruit. After World War II, the Japanese also sent cherry trees to Utah as a sign of friendship.

Vermont

The state is the single largest producer of maple syrup in the U.S. In 2018 alone, the state syrup crop came in at a record 1.9 gallons.

Virginia

This seaside state is known as the oyster capital of the east coast, thanks to its plentiful seafood yields. The state also hosts the Urbanna Oyster Festival and the Chincoteague Island Oyster Roast, among other events honoring the shellfish.

Washington

If every apple picked in Washington in a single year was placed side-by-side, they would circle around the earth 29 times. Even more impressive? Every apple in the state is hand-picked.

Virginia del Oeste

The calzone-esque pepperoni roll originated as a meal for West Virginian coal miners. They are made out of bread rolls with pepperoni and sometimes cheese baked into the middle.

Wisconsin

Home of the cheeseheads, Wisconsin produces more than 600 different varieties of cheese. Today the state is home to 8,327 dairy farms and more than 1.27 million cows.

Wyoming

Harkening back to its cowboy roots, Wyoming has its own type of feast: a milk can dinner. Vegetables, meat, and water or beer are placed in a 10-gallon milk can and then cooked over a fire for a couple hours.


Colorado: Rocky Mountain oysters

If you’re looking for the snack food that defines your state and you happen to live in Colorado, look no further than Rocky Mountain oysters. No, they’re not shellfish they’re actually calf testicles that have been thin-sliced, breaded and deep-fried. They’re iconic cowboy fare and are served at bars and restaurants all across Colorado.


Food in the Garden

Together with American History (After Hours)y Smithsonian Gardens, FOOD in the Garden invites curious audiences to join us outdoors in the museum's Victory Garden in the summer for an evening of food, drinks, and dynamic conversation exploring the connection between gardens, crops, people, and more. See below for upcoming programs.

SUMMER 2018 SCHEDULE

We're still planning our 2018 schedule! Make sure you're subscribed to emails from Smithsonian Food History to be the first to know what're planning in the garden this year.

PAST EVENTS

August 17, 2017: Fermentation Nation

Join us outdoors in the museum's newest garden space this summer for evenings of food, drinks, and dynamic conversation. On August 17 we will dive into the long (and tasty) influence of fermentation in American culinary history. From beer and wine, to pickling and preserving, how have Americans used this chemical reaction to a delicious advantage throughout history? The evening will feature a panel discussion with experts and historians and an interactive reception with:

  • Custom cocktails courtesy of New Columbia Distillers
  • Craft brews from Right Proper Brewery
  • Tours of Common Ground: Our American Garden with Smithsonian Gardens
  • Interactive activities with Smithsonian Gardens
  • Objects on Display from the Museum’s Medical and Science Division
  • And more to be announced soon!

August 10, 2017: Flavoring America

Join us outdoors in the museum's newest garden space this summer for evenings of food, drinks, and dynamic conversation. On August 10 we will explore how the historical movements of people and their culinary traditions influenced foodways in America. Focusing on how herbs and spices from around the world and across the country introduced new flavors and textures, the evening will feature a panel discussion with experts and historians and an interactive reception with:

  • Custom cocktails courtesy of New Columbia Distillers
  • Tours of Common Ground: Our American Garden with Smithsonian Gardens
  • Interactive activities with Smithsonian Gardens
  • And more to be announced soon!

August 10, 2016: Gardens & Community

On August 10, we explored how gardens and public green spaces have brought people together to build community, learn, and heal throughout American history. From parks, to victory gardens, to community plots, these green spaces have offered not only beautiful and calming spaces but also a place for civic engagement during critical times. It was an evening to celebrate the history of public gardens and try to answer the question: How do gardens foster community and change?

The evening included a panel discussion featuring

  • Tom Kanatakeniate Cook, Running Strong, an American Indian support organization for communities and youth across the United States
  • Pam Hess, Arcadia Center for Sustainable Food & Agriculture
  • Elin Haaga, George Washington University landscape design program
  • Dr. Frederick Foote, The Green Road Project, a natural healing environment for wounded service members and their family members

And an interactive garden party-themed reception with

  • Custom cocktails by Green Hat Gin of New Columbia Distillers
  • Tours in the Victory Garden
  • Delicious food by our own Chef Jose Diaz
  • Croquet games in the lawn
  • Arcadia activity station
  • Story-sharing with Community of Gardens by Smithsonian Gardens
  • Groundwork Anacostia station
  • And more!

September 17, 2015: How Does Your Garden Grow?

What do the kitchen gardens of our founding father, Victory gardens of WWII and edible rooftops have in common? Good design of course. From soil to sun, how do plant needs, space, and aesthetics influence the design of a garden? Join a conversation with historic and modern garden designers on the past, present, and future of edible garden design and gather inspiration for your own unique space.

August 20, 2015: Seeds of Innovation

From heirlooms to biotech, how have seeds fed us in the past and how will seeds feed the future? Join scientists, researchers, and historians to discuss the impact of seeds, seed saving, and seed technology on our historic and modern food systems.

September 25, 2014: Marketplaces - New Orleans

New Orleans has always been a crossroads of people, ideas, and products. What was created out of this dynamic interplay of people and products at this global crossroads of New Orleans? At the heart of NOLA are the people, a very diverse population ranging from Native Americans, French, Spanish, Africans, and other subsequent waves of immigrants. Drawing from abundant natural marine resources, adding diverse foods from around the world through merchants and settlers, the NOLA population created one of the most unique and influential foodscapes in the world. The markets and new migrants continue to thrive and draw from the many unique cultural and natural resources of the area.

Panelists: Ashley Young, historian of food markets and street food culture in the 19th century and David Guas, chef/owner of Bayou Bakery, Coffee Bar & Eatery in Arlington, VA [and coming Winter 2014 to Washington, DC] and host of American Grilled on Travel Channel.

See pictures from: Marketplaces: New Orleans. Learn more about the research behind 2014's topic on the blog

September 18, 2014: Exotics and Invasives - The Great Lakes

The Great Lakes region was integral to the War of 1812, a front for several naval and land conflicts such as the assaults on Ft. Meigs and the Battle of Put-in-Bay. Once referred to as the Eden of the West, the Great Lakes region included hundreds of miles of untamed wilderness, rolling rivers, and dense forest encompassing modern day New York, Pennsylvania, Ohio, Indiana, and Michigan. The region was home to the Chippewa, Ottawa, and Iroquois tribes, who valued the waterways as a means of life. With the increasing demand for elbow room, European-Americans began to extend their reach westward into relatively unfamiliar territory with the hope of thriving off of abundant, fertile land. With them came exotic and—in some cases—invasive species never before seen in the region such as apples, peaches, swine, and other fare that would come to define the region. How did the introductions of new plant and animal species affect the cultural foodways of the people who lived there and continue to live in the region today?

200 years later, this region is the cultural center of the Midwest with over 32 million people living along the lakes. Although early settlements have come and gone, many heirloom seeds native to this region have stood the test of time and there is an ever-present effort to preserve them, not only for consumption but for their cultural significant as well.

Panelists: Jodi Branton, National Museum of American Indian Rick Finch, interim director of the Glenn Miller Birth Place Museum and former site manager of Fort Meigs: Ohio’s War of 1812 Battleground and Tim Rose, geologist at the National Museum of Natural History and cider maker with Distillery Lane.

See pictures from: Exotics and Invasives: The Great Lakes. Learn more about the research behind 2014's topic on the blog.

September 11, 2014: Cultural Connections - The Chesapeake

The Chesapeake Bay, described as “an immense protein factory” by Baltimore writer H.L. Mencken, long supported an abundance of oysters, crabs, clams, and many species of finfish. These productive waters along with the bay’s extensive network of navigable tributaries shaped the region’s foodways. Through trade, transportation, and communication the region’s natural bounties were brought together with new people, foods, and flavors from around the globe, particularly Africa, the Caribbean, England, and Europe. How did these cultural connections come together in the Chesapeake region and how did they find expression in gardens, landscapes, communities, kitchens, and around the region’s tables? This session explored the 1812 period as well as the long-term impact of these dynamic connections on the bay’s marine environment and resources.

Panelists: Mollie Ridout, Director of Horticulture for Historic Annapolis Foundation Psyche Williams-Forson, Associate Professor of American Studies at University of Maryland, and Denise Breitburg, marine ecologist at the Smithsonian Environmental Research Center.

See pictures from: Cultural Connections: The Chesapeake. Learn more about the research behind 2014's topic on the blog.

September 4, 2014: Human Impact - The Long Island Sound

In 1812, Long Island Sound, one of the nation’s most historic estuaries, was a crossroads of trade and agriculture. Seeds from around the globe were brought to its shores and ships brought goods produced in the region out to the world. The area was, and continues to be, renowned for the abundance of goods it produces. From its many farms and wineries to its thriving seafood industry, Long Island Sound has become synonymous with the production of fresh, tasty food and drink. But what has been the human impact on the region in the past 200 years?

This program explored the relationship between Long Island Sound and the people that inhabit it, specifically focusing on how the fishing and agricultural industries have transformed the environment. We also explored how the area has changed since the War of 1812, and learned what new and exciting things are taking place to protect Long Island Sound while still producing amazing, regional food and drink.

Panelists: Cindy Lobel, Professor of History at Lehman College and author of Urban Appetites: Food and Culture in Nineteenth-Century New York Stephanie Villani, co-owner of Blue Moon Fish, and Diana Whitsit of Terry Farms.

See pictures from: Human Impact: The Long Island Sound. Learn more about the research behind 2014's topic on the blog.


13 foods born in America

There's nothing better than America's overabundance of cheesy, greasy, sugary treats. Here are some of your favorites that you might be surprised to find out were born in the USA.

Cheeseburgers
There are multiple claims to the origin of the cheeseburger—but one thing's for sure: The greasy, sizzling, cheesy-beef patty originated in none other than the U.S.

Buffalo wings
Hot, messy, delicious Buffalo chicken wings were first introduced in Buffalo, New York—hence the name.

Reubens
The famous hot sandwich made with corned beef, Swiss cheese, sauerkraut and Russian dressing on rye bread. Two possible origins: it was created by Reuben Kulakofsky, a Jewish Lithuanian grocer in Omaha, or Arnold Reuben, a German-Jewish owner of Reuben's Delicatessen in NYC.

Pecan pie
Pecans, and pecan pie, are native to North America. There are claims that the pie started in New Orleans and Alabama—but the fact remains, the tasty dessert is all ours.

Chocolate chip cookies
Your grandma's favorite food to feed you was invented by chef Ruth Graves Wakefield in 1938 when she owned the Toll House Inn.

S'mores
The first published recipe for S'mores was in a 1927 Girls Scouts book. Credit for the invention of the campfire treat is given to Loretta Scott Crew, who is said to have made them for the Girl Scouts.

Lobster roll
Do you prefer yours Maine style with mayo, or Connecticut style with butter? Either way, the fresh meal was invented in New England.

Corn dogs
The origin of this battered hot dog on a stick is debatable. Some say it was invented in Springfield, Ill., some say the Texas State Fair and some say the Minnesota State Fair.


Is There Such a Thing as 𠆊merican’ Food?

5/14/20 By Ruth Tobias

Last year at the inaugural Slow Food Nations conference in Denver, I attended a panel discussion dealing with an issue too complicated to broach over dinner, let alone in front of a roomful of attentive listeners. Its title: There's No Such Thing as "American" Food. Its argument: more self-evident than it is controversial.

Just as our country was founded by immigrants on someone else's land, so, too, our cuisine, which was built by immigrants on someone else's foodways. And there's no arguing that the state of American food continues to endure this way𠅋uilt cultural exchange by cultural exchange—some welcomed, others reluctant and, still, others forced.

The struggle to define American cuisine isn't a new one, but as our cravings for authentic flavors from all over the world continue to evolve, it seems like a more prevalent task than ever.

There are, however, no easy answers. In a world where information and ideas spread in an instant, what's alien today is as American as apple pie tomorrow. Never mind that the word American manages to ignore two entire continents. To take a long historical view, perhaps a better starting place is the fact that the all-American apple pie isn't actually native to the United States. It came, along with the apples themselves, from England.

No wonder the only definition I can come up with is a paradox: American food is foreign food until it isn't.

America: Land of the Native Roots

"The first settlers had come upon a land of plenty. They nearly starved in it."

So wrote Waverly Root and Richard de Rochemont in Eating in America: A History, tartly summing up colonial attitudes toward the New World's early food systems. Initially ill-prepared to provide for themselves, the Pilgrims did live on the corn and beans, squashes and pumpkins, wild turkey, deer, and bison that have come to symbolize our heritage, but only by relying on the indigenous peoples who knew how to cultivate, hunt and prepare them.

Eventually, the Pilgrims "set to work to end this disagreeable necessity" and were soon transforming the landscape in Europe's image, planting Old World grain and fruit crops for food as well as booze, raising cattle and pigs, building dairies, and launching fishing fleets.

So, as early as the birth of our country, we find that American taste is not quite American at all. By the time America could be charted on a map, its cuisine had essentially been imported, grafted onto native rootstock. From the cornmeal-and-rye loaves that became Boston brown bread to the seafood chowders combining local ingredients with European technique, the food of New England developed the same way all distinctive regional cuisines that came after did&mdashthrough what food historian Adrian Miller describes as "people coming into contact with other people, seeing what they do and borrowing their ideas. Synthesis is the American story."

The Melting Pot Versus the Mixtape

Perhaps American cuisine is better considered by its diversity and sheer quantity of "ethnic" restaurants that reflect the various populations that have come to America. This synthesis happens traditionally in either one of two ways.

The first is through the classic melting-pot analogy, by which immigrants adapt their traditions and techniques to their adopted homeland and vice versa to create a new version of an old cuisine: Think Italian American with its pepperoni pizza and spaghetti and meatballs, Chinese American with its chop suey and orange chicken, Tex-Mex with its queso and fajitas. Also think of Seattle-style teriyaki, Cuban sandwiches or Irish American corned beef and cabbage&mdasheach a homegrown specialty derived through immigrant ingenuity from a foreign staple.

The other way represents an integration more than an assimilation. I like Miller's "mixtape" metaphor, which asserts the exchange produces an entirely new cuisine. Consider the Southwest, with its interweaving of Hispanic, native and Anglo foodways, or the Creole cooking of Louisiana that combines French, Spanish, African and native elements. Or consider soul food, says Miller, author of a James Beard Award-winning book on the topic, "It's an original American cuisine because it's mixing the traditions of three different continents that weren't previously in close contact with one another&mdashthe Americas, Western Europe and West Africa."

Speaking of West Africans, their contributions to our culinary heritage, particularly in the South, simply can't be overstated. For one thing, they too transplanted crops we now associate with Americana, including yams, okra, black-eyed peas and watermelon. For another, the history and legacy of slavery tell us they were a major presence in the nation's kitchens, which Miller explains gave them wide latitude to "put their stamp on somebody else's food" and eventually make it their own&mdashbe it mac and cheese, the Coca-Cola brisket black cooks in Jewish households invented or the noodle dishes brought south by Chinese workers and reinterpreted by African Americans.

Granted, these truths are historically understated. Which brings us to the flip side of the mixtape: appropriation.

Appropriation and Reclamation

The difference between adaptation and appropriation is one of privilege&mdashthe privilege to control and inevitably whitewash the narrative surrounding a given dish. At a time when we're "questioning what it means to be American," as James Beard Foundation chief strategy officer Mitchell Davis put it in his introduction to the aforementioned panel discussion, recent examples are especially painful.

To take just one instance: Nashville-style hot chicken is a relatively new trend. But as Miller notes, the term itself "obscures the African American origin of the dish." He goes on, "I'm calling it Prince's-style hot chicken from now on," a nod to its juicy origin story of revenge gone wrong. Referencing the farm-to-table practice of menu transparency, he asks, "If you're telling me the names of the animals I'm eating and where the vegetables were raised, why can't you culturally source your dishes? I querer a lot of different people to eat and cook soul food. I just want you to give a shout-out to where it's from."

Sonya Kharas agrees. As one of the Slow Food panelists, the program manager at The League of Kitchens, a cooking school in New York City (and, soon, Los Angeles) taught by immigrant instructors in their homes, observed that home cooks&mdashto whom, I'd add, the vast majority work in the restaurant industry&mdash"are often excluded from the conversation." In League workshops, by contrast, "the instructors are not in a service position&mdashthey're the hosts, the experts, the cultural ambassadors."

Which doesn't mean they need be constrained by their heritage. As Israeli-born fellow panelist Alon Shaya noted, he went from being "embarrassed by hummus" to cooking Israeli food in New Orleans."To me," Shaya added, "that's American." But so is "the opportunity to be flexible. Food that we see as traditional we want to capture in a certain place and time when we talk about appropriation, we mean taking something out of context. But things are always evolving."

Besides, Mexican-born chef-panelist Dana Rodriguez pointed out, "I can give the same recipe to five people, and none of them will make it the same way. Another Mexican chef and I can make cochinita pibil, and it will taste completely different."

These answers point the way toward an American cuisine that's not merely diverse but radically pluralistic, its roots exposed rather than buried even as they sprout in new directions. There's room for Shaya to define and redefine Israeli cuisine in the U.S. by "looking in his own backyard" to incorporate Southern staples like black-eyed peas and fried green tomatoes in New Orleans, or "beautiful Colorado lamb and cherries" for the upcoming Safta in Denver. There's room for Miller to trace "all-American" barbecue styles back to their pre-Colombian roots while researching his next book. There's room for the League's Uzbek instructor, Damira Inatullaeva, to realize that, as Kharas quoted her, American food is "Italian, it's Chinese&mdashand my hope is that one day Uzbek food will also be American food." (Kharas urges you to watch Inatullaeva tell her own story here.)

And there's still room for us all, Kharas added, to "celebrate the incredible skill and expertise that immigrants bring to our country," just as they have from the beginning, and to "have meaningful interactions" with others through food, "even in the face of what's happening on the larger political scene."

After all, without those cultural exchanges, we, too, starve in our land of plenty.

Ruth Tobias has been living, and writing about, the (mile) high life in Denver for 10 years and counting. Follow her on Instagram at @Denveater.


Ver el vídeo: Se puede ingresar comida a los Estados Unidos? (Febrero 2023).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos