Interesante

Células B: células inmunitarias productoras de anticuerpos

Células B: células inmunitarias productoras de anticuerpos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Las células B son glóbulos blancos que protegen el cuerpo contra los patógenos como las bacterias y los virus. Los patógenos y la materia extraña tienen señales moleculares asociadas que los identifican como antígenos. Las células B reconocen estas señales moleculares y producen anticuerpos que son específicos para el antígeno específico. Hay miles de millones de células B en el cuerpo. Las células B no activadas circulan en la sangre hasta que entran en contacto con un antígeno y se activan.

Una vez activadas, las células B producen los anticuerpos necesarios para luchar contra la infección. Las células B son necesarias para la inmunidad adaptativa o específica, que se centra en la destrucción de los invasores extraños que han superado las defensas iniciales del cuerpo. Las respuestas inmunes adaptativas son altamente específicas y proporcionan protección duradera contra los patógenos que provocan la respuesta.

Células B y anticuerpos

Las células B son un tipo específico de glóbulo blanco llamado linfocito. Otros tipos de linfocitos incluyen células T y células asesinas naturales. Las células B se desarrollan a partir de células madre en la médula ósea. Permanecen en la médula ósea hasta que maduran. Una vez que están completamente desarrollados, las células B se liberan en la sangre donde viajan a los órganos linfáticos.

Las células B maduras son capaces de activarse y producir anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas especializadas que viajan a través del torrente sanguíneo y se encuentran en los fluidos corporales. Los anticuerpos reconocen antígenos específicos al identificar ciertas áreas en la superficie del antígeno conocidas como determinantes antigénicos. Una vez que se reconoce el determinante antigénico específico, el anticuerpo se unirá al determinante. Esta unión del anticuerpo al antígeno identifica al antígeno como un objetivo a ser destruido por otras células inmunes, como las células T citotóxicas.

Activación de células B

En la superficie de una célula B hay una proteína del receptor de células B (BCR). El BCR permite que las células B capturen y se unan a un antígeno. Una vez unido, el antígeno es internalizado y digerido por la célula B y ciertas moléculas del antígeno se unen a otra proteína llamada proteína MHC de clase II. Este complejo de proteína MHC de antígeno clase II se presenta en la superficie de la célula B. La mayoría de las células B se activan con la ayuda de otras células inmunes.

Cuando las células como los macrófagos y las células dendríticas engullen y digieren los patógenos, capturan y presentan información antigénica a las células T. Las células T se multiplican y algunas se diferencian en células T auxiliares. Cuando una célula T auxiliar entra en contacto con el complejo de proteína MHC de antígeno clase II en la superficie de la célula B, la célula T auxiliar envía señales que activan la célula B. Las células B activadas proliferan y pueden convertirse en células llamadas células plasmáticas o en otras células llamadas células de memoria.

Células B de plasma

Estas células crean anticuerpos que son específicos para un antígeno específico. Los anticuerpos circulan en fluidos corporales y suero sanguíneo hasta que se unen a un antígeno. Los anticuerpos debilitan los antígenos hasta que otras células inmunes pueden destruirlos. Pueden pasar hasta dos semanas antes de que las células plasmáticas puedan generar suficientes anticuerpos para contrarrestar un antígeno específico. Una vez que la infección está bajo control, la producción de anticuerpos disminuye. Algunas células B activadas forman células de memoria.

Células de memoria B

Esta forma específica de células B permite que el sistema inmunitario reconozca los antígenos que el cuerpo ha encontrado previamente. Si el mismo tipo de antígeno ingresa nuevamente al cuerpo, las células B de memoria dirigen una respuesta inmune secundaria en la cual los anticuerpos se producen más rápidamente y por un período de tiempo más largo. Las células de memoria se almacenan en los ganglios linfáticos y el bazo y pueden permanecer en el cuerpo durante la vida de un individuo. Si se producen suficientes células de memoria al encontrarse con una infección, estas células pueden proporcionar inmunidad de por vida contra ciertas enfermedades.

Fuentes

  • Células inmunes y sus productos. NIAID Institutos Nacionales de Salud. Actualizado 2008 02 de octubre.
  • Alberts B, Johnson A, Lewis J, et al. Biología molecular de la célula. 4ta edición. Nueva York: Garland Science; 2002. Helper T Cells and Lymphocyte Activation.


Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos