Nuevo

Unión de escritores soviéticos

Unión de escritores soviéticos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

La Unión de Escritores Soviéticos fue formada por el Comité Central del Partido Comunista el 23 de abril de 1932. Todas las demás organizaciones literarias, como la Asociación Panrusa de Escritores Proletarios, fueron disueltas. A los escritores que no pertenecían al sindicato oficial les resultó casi imposible publicar su trabajo.

En 1934, la Unión de Escritores Soviéticos adoptó la teoría del realismo socialista. Aprobada por Joseph Stalin, Nickolai Bukharin, Maxim Gorky y Andrey Zhdanov, la teoría exigía que el arte representara algún aspecto de la lucha del hombre hacia el progreso socialista por una vida mejor. Destacó la necesidad de que el artista creativo sirva al proletariado siendo realista, optimista y heroico. La doctrina consideraba todas las formas de experimentalismo como degeneradas y pesimistas.

La doctrina del realismo socialista fue propagada por el periódico del sindicato, The Literary Gazette. Si los escritores se rebelaron contra esta política, su trabajo fue criticado en el periódico. Si los escritores no se conformaban eran expulsados ​​del sindicato. Cuando a Yevgeni Zamyatin se le negó la membresía, describió la decisión como una "sentencia de muerte para el escritor" y escribió a Joseph Stalin solicitando emigrar alegando que "ninguna actividad creativa es posible en una atmósfera de persecución sistemática que aumenta en intensidad de año en año".

Otros escritores como Isaac Babel se rebelaron dejando de escribir. Babel dijo en el Congreso de Escritores Soviéticos de 1934 que: "He inventado un nuevo género: el género del silencio". Para animar a los escritores a conformarse, se encontraban entre las personas mejor pagadas de la Unión Soviética.

Escritores experimentales e inconformistas como Yevgeni Zamyatin, Isaac Babel, Boris Pilnyak, Nickolai Tikhonov, Mikhail Slonimski, Vsevolod Ivanov, Victor Serge, Vladimir Mayakovsky, Sergei Yesenin, Konstantin Fedin, Victor Shklovsky, Mikhail Zoshchenitsko y Alexander Solzhenitsko sufrieron la política del realismo socialista. Zamyatin y Serge lograron salir del país, mientras que Mayakovsky y Yesenin se suicidaron. Los escritores que se negaron a cambiar, como Babel y Pilnyak, fueron ejecutados o murieron en campos de trabajo.


Literatura soviética: la más rica en ideas, la literatura más avanzada

Discurso: pronunciado en agosto de 1934
Fuente: Gorky, Radek, Bukharin, Zhdanov y otros & # 8220Soviet Writers & # 8217 Congress 1934 & # 8221, page 15-26, Lawrence & amp Wishart, 1977
Versión en línea: Marxists Internet Archive (marxists.org) 2004
Transcrito por: Jose Braz para Marxists Internet Archive.

COMISARIOS, en nombre del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética (bolcheviques) y del Consejo de Comisarios del Pueblo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, permítanme trasladar al primer Congreso de Escritores Soviéticos y a todos los escritores de nuestra Unión Soviética -con el gran autor proletario, Maxim Gorky, a la cabeza- llameantes saludos bolcheviques.

Camaradas, su congreso se convoca en un momento en el que las principales dificultades a las que nos enfrentamos en la obra de construcción socialista ya están superadas, cuando nuestro país ha terminado de sentar las bases de una economía socialista, logros que van de la mano con la victoria de la política de industrialización y construcción de granjas colectivas y soviéticas.

Su congreso se está convocando en un momento en que bajo la dirección del Partido Comunista, bajo el genio rector de nuestro gran líder y maestro, el camarada Stalin, el sistema socialista ha triunfado finalmente e irrevocablemente en nuestro país. Continuamente avanzando de una etapa a otra, de victoria en victoria, del infierno de la Guerra Civil al período de la restauración y del período de la restauración a la reconstrucción socialista de toda la economía nacional, nuestro Partido ha llevado al país a la victoria. sobre los elementos capitalistas, expulsándolos de todos los ámbitos de la vida económica.

La U.R.S.S. se ha convertido en un país industrial avanzado, un país cuya agricultura socialista está organizada a la mayor escala del mundo. La U.R.S.S. se ha convertido en un país en el que nuestra cultura soviética crece y se desarrolla con exuberante esplendor.

La victoria del sistema socialista en nuestro país ha tenido como resultado la abolición de las clases parásitas, la abolición del desempleo, la abolición del pauperismo en el campo, la abolición de los barrios marginales de la ciudad. Todo el aspecto de la tierra soviética ha cambiado. La mentalidad de su gente se ha modificado radicalmente. Las & # 8220 ilustres & # 8221 de nuestro país han venido a los constructores del socialismo, los trabajadores y colectivos campesinos.

Estrechamente vinculado a las victorias del socialismo en nuestro país está el fortalecimiento de la posición de la Unión Soviética en el interior y el exterior, el crecimiento de su peso y autoridad en los asuntos internacionales, su creciente importancia como brigada de choque del proletariado mundial, como un poderoso baluarte de la revolución proletaria mundial que se avecina.

En el XVII Congreso de nuestro Partido, el camarada Stalin hizo un análisis magistral e insuperable de nuestras victorias y de los factores que las condicionan, de nuestra posición en la actualidad y del programa de trabajo adicional para completar la construcción de una sociedad socialista sin clases. El camarada Stalin hizo un análisis exhaustivo de los sectores atrasados ​​en nuestro trabajo y de las dificultades que nuestro Partido y, bajo su dirección, las masas millonarias de la clase obrera y el campesinado colectivo, están librando un incansable día a día. lucha por superar.

Debemos superar a toda costa el atraso de ramas tan vitales de la economía nacional como el transporte ferroviario y fluvial, la circulación de mercancías y la metalurgia no ferrosa. Debemos hacer todos los esfuerzos posibles para desarrollar la ganadería, que constituye uno de los sectores más importantes de nuestra agricultura socialista.

El camarada Stalin puso al descubierto las raíces mismas de nuestras dificultades y deficiencias. Son el resultado de que nuestro trabajo organizativo práctico no llega al nivel que exige la línea política del Partido, a las exigencias a las que nos enfrenta la ejecución del Segundo Plan Quinquenal. Es por eso que el XVII Congreso del Partido nos asignó la urgente tarea de elevar nuestro trabajo organizativo al nivel de esas tremendas tareas políticas a las que nos enfrentamos. Bajo el liderazgo del camarada Stalin, el Partido está organizando a las masas para una lucha por la liquidación definitiva de los elementos capitalistas, por la superación de las supervivencias del capitalismo en la vida económica y en la conciencia de la gente, por completar la reconstrucción técnica de la economía nacional. Superar las supervivencias del capitalismo en la conciencia de la gente significa luchar contra todas las reliquias de la influencia burguesa sobre el proletariado, contra la laxitud, contra la holgazanería, contra la holgazanería, contra la disolución pequeñoburguesa y el individualismo, contra una actitud de soborno y deshonestidad hacia la propiedad pública.

Tenemos en nuestras manos un arma segura para superar todas las dificultades que se interponen en nuestro camino. Esta arma es la gran e invencible doctrina de Marx, Engels, Lenin y Stalin, encarnada en vida por nuestro Partido y los Soviets.

Ha triunfado la poderosa bandera de Marx, Engels, Lenin y Stalin. A la victoria de esta bandera debemos el hecho de que se haya reunido aquí el primer Congreso de Escritores Soviéticos. Si no fuera por esta victoria, su congreso no se llevaría a cabo. Nadie más que nosotros, los bolcheviques, puede convocar un congreso como este.

La clave del éxito de la literatura soviética debe buscarse en el éxito de la construcción socialista. Su crecimiento es una expresión de los éxitos y logros de nuestro sistema socialista. Nuestra literatura es la más joven de todas las literaturas de todos los pueblos y países. Y al mismo tiempo es la más rica en ideas, la literatura más avanzada y revolucionaria. Nunca antes ha existido una literatura que haya organizado a los trabajadores y oprimidos para la lucha por abolir de una vez por todas todo tipo de explotación y el yugo de la esclavitud asalariada. Nunca antes ha existido una literatura que haya basado el tema de sus obras en la vida de la clase obrera y el campesinado y su lucha por el socialismo. En ningún lugar, en ningún país del mundo, ha existido una literatura que haya defendido y defendido el principio de igualdad de derechos para los trabajadores de todas las naciones, el principio de igualdad de derechos para las mujeres. No hay, no puede haber en los países burgueses una literatura que aplasta constantemente todo tipo de oscurantismo, todo tipo de misticismo, sacerdocio y superstición, como lo está haciendo nuestra literatura.

Sólo la literatura soviética, que es de carne y hueso con una construcción socialista, podría convertirse, y de hecho se ha convertido, en tal literatura, tan rica en ideas, tan avanzada y revolucionaria.

Los autores soviéticos ya han creado no pocas obras destacadas, que representan correcta y verazmente la vida de nuestro país soviético. Ya hay varios nombres de los que podemos estar orgullosos. Bajo la dirección del Partido, con la guía reflexiva y diaria del Comité Central y el apoyo y la ayuda incansables del camarada Stalin, todo un ejército de escritores soviéticos se ha unido en torno al poder y al Partido soviéticos. Y a la luz de los éxitos de nuestra literatura soviética, vemos con un relieve aún más nítido el contraste total entre nuestro sistema, el sistema del socialismo victorioso, y el sistema del capitalismo moribundo y en descomposición.

De qué puede escribir el autor burgués, de qué puede soñar, qué fuente de inspiración puede encontrar, de dónde puede tomar prestada esta inspiración, si el trabajador de los países capitalistas no está seguro del mañana, si no sabe si tendrá trabajar al día siguiente, si el campesino no sabe si trabajará en su parcela mañana o si su vida se arruinará por la crisis capitalista, si el trabajador del cerebro no tiene trabajo hoy y no sabe si recibirá algún trabajo. ¿mañana?

¿Sobre qué puede escribir el autor burgués, qué fuente de inspiración puede haber para él, cuando el mundo se precipita una vez más, si no hoy, mañana, al abismo de una nueva guerra imperialista?

El estado actual de la literatura burguesa es tal que ya no es capaz de crear grandes obras de arte. La decadencia y desintegración de la literatura burguesa, resultante del colapso y decadencia del sistema capitalista, representan un rasgo característico, una peculiaridad característica del estado de la cultura y la literatura burguesas en la actualidad. No volverán nunca más los tiempos en que la literatura burguesa, reflejo de la victoria del sistema burgués sobre el feudalismo, fue capaz de crear grandes obras de la época en que florecía el capitalismo. Todo ahora se atrofia: temas, talentos, autores, héroes.

En el terror mortal de la revolución proletaria, el fascismo se venga de la civilización, haciendo retroceder a la gente a los períodos más horribles y salvajes de la historia humana, quemando la hoguera y destruyendo bárbaramente las obras de las mejores mentes de la humanidad.

Característica de la decadencia y decadencia de la cultura burguesa son las orgías del misticismo y la superstición, la pasión por la pornografía. Los & # 8220 ilustres & # 8221 de la literatura burguesa - de esa literatura burguesa que ha vendido su pluma al capital - son ahora ladrones, detectives policiales, prostitutas, gamberros.

Todo esto es característico de esa sección de la literatura que trata de ocultar la decadencia del sistema burgués, que en vano intenta demostrar que no ha pasado nada, que todo está bien en el & # 8220 estado de Dinamarca & # 8221, que hay nada podrido todavía en el sistema del capitalismo. Aquellos representantes de la literatura burguesa que sienten más agudamente el estado de las cosas están absortos en el pesimismo, la duda en el mañana, el elogio de las tinieblas, el ensalzamiento del pesimismo como teoría y práctica del arte. Y sólo un pequeño sector, los escritores más honestos y visionarios, están tratando de encontrar una salida por otros caminos, en otras direcciones, para vincular su destino con el proletariado y su lucha revolucionaria.

El proletariado de los países capitalistas ya está forjando el ejército de sus escritores, de sus artistas, los escritores revolucionarios a cuyos representantes nos alegra recibir hoy aquí en el primer Congreso de Escritores Soviéticos. El destacamento de escritores revolucionarios en los países capitalistas aún no es grande, pero está creciendo y seguirá creciendo cada día, a medida que la lucha de clases se intensifique, a medida que se fortalezcan las fuerzas de la revolución proletaria mundial.

Creemos firmemente que estas pocas decenas de compañeros extranjeros que están hoy aquí representan el núcleo, el núcleo de un poderoso ejército de escritores proletarios que será creado por la revolución proletaria mundial en los países capitalistas.

Así es como están las cosas en los países capitalistas. No es así con nosotros. Nuestro escritor soviético deriva el material para sus obras de arte, su tema, imágenes, lenguaje artístico y habla, de la vida y experiencia de los hombres y mujeres de Dnieprostroy, de Magnitostroy. Nuestro escritor extrae su material de la heroica epopeya de la expedición Chelyuskin, de la experiencia de nuestras granjas colectivas, de la acción creativa que hierve en todos los rincones de nuestro país.

En nuestro país los principales héroes de las obras literarias son los constructores activos de una nueva vida: trabajadores y trabajadoras, colectivos campesinos y campesinos, miembros del Partido, empresarios, ingenieros, miembros de la Liga de Jóvenes Comunistas, Pioneros. Tales son los tipos principales y los héroes principales de nuestra literatura soviética. Nuestra literatura está impregnada de entusiasmo y espíritu de hazañas heroicas. Es optimista, pero no optimista de acuerdo con cualquier instinto animal & # 8220 interior & # 8221. Es optimista en esencia, porque es la literatura de la clase naciente del proletariado, la única clase progresista y avanzada. Nuestra literatura soviética es fuerte en virtud del hecho de que está al servicio de una nueva causa: la causa de la construcción socialista.

El camarada Stalin ha llamado a nuestros escritores ingenieros del alma humana. ¿Qué significa esto? ¿Qué deberes le confiere el título?

En primer lugar, significa conocer la vida para poder plasmarla con veracidad en las obras de arte, no para representarla de una manera escolástica y muerta, no simplemente como & # 8220realidad objetiva & # 8221, sino para representar la realidad en su revolucionario desarrollo.

Además de esto, la veracidad y la concreción histórica de la representación artística deben combinarse con la remodelación ideológica y la educación de las personas trabajadoras en el espíritu del socialismo. Este método en belles lettres y crítica literaria es lo que llamamos el método del realismo socialista.

Nuestra literatura soviética no teme ser acusada de ser tendenciosa. & # 8221 Sí, la literatura soviética es tendenciosa, porque en una época de lucha de clases no hay ni puede haber una literatura que no sea literatura de clases, no tendenciosa, supuestamente apolítica.

Y creo que cada uno de nuestros escritores soviéticos puede decirle a cualquier burgués tonto, a cualquier filisteo, a cualquier escritor burgués que pueda hablar de que nuestra literatura es tendenciosa: & # 8220 Sí, nuestra literatura soviética es tendenciosa, y estamos orgullosos de este hecho, porque el objetivo de nuestra tendencia es liberar a los trabajadores, liberar a toda la humanidad del yugo de la esclavitud capitalista. & # 8221

Ser un ingeniero de almas humanas significa estar de pie con ambos pies firmemente asentados sobre la base de la vida real. Y esto a su vez denota una ruptura con el romanticismo del viejo tipo, que representaba una vida inexistente y héroes inexistentes, alejando al lector de los antagonismos y opresión de la vida real hacia un mundo de lo imposible, hacia un mundo. de sueños utópicos. Nuestra literatura, que se sostiene con ambos pies firmemente asentados sobre una base materialista, no puede ser hostil al romanticismo, pero debe ser un romanticismo de un nuevo tipo, el romanticismo revolucionario. Decimos que el realismo socialista es el método básico de las belles letras y la crítica literaria soviéticas, y esto presupone que el romanticismo revolucionario debe entrar en la creación literaria como parte integrante, para toda la vida de nuestro Partido, toda la vida de la clase obrera y sus miembros. La lucha consiste en una combinación del trabajo práctico más severo y sobrio con un espíritu supremo de hechos heroicos y magníficas perspectivas de futuro. Nuestro Partido siempre ha sido fuerte en virtud de que se ha unido y sigue uniendo un espíritu completamente empresarial y práctico con una visión amplia, con un impulso constante hacia adelante, con una lucha por la construcción de la sociedad comunista. La literatura soviética debería poder retratar a nuestros héroes, debería poder vislumbrar nuestro mañana. Este no será un sueño utópico, porque nuestro mañana ya se está preparando para hoy a fuerza de un trabajo planificado conscientemente.

No se puede ser un ingeniero de almas humanas sin conocer la técnica del trabajo literario, y debe tenerse en cuenta que la técnica del trabajo del escritor posee un gran número de peculiaridades específicas.

Tienes muchos tipos diferentes de armas. La literatura soviética tiene toda la oportunidad de emplear este tipo de armas (géneros, estilos, formas y métodos de creación literaria) en su diversidad y plenitud, seleccionando todo lo mejor que se ha creado en este ámbito por todas las épocas anteriores. Desde este punto de vista, el dominio de la técnica de la escritura, la asimilación crítica del patrimonio literario de todas las épocas representa una tarea que debes cumplir sin falta, si quieres convertirte en ingenieros de las almas humanas.

Camaradas, el proletariado, como en otras provincias de cultura material y espiritual, es el único heredero de todo lo mejor en el tesoro de la literatura mundial. La burguesía ha dilapidado su patrimonio literario es nuestro deber recogerlo con cuidado, estudiarlo y, habiéndolo asimilado críticamente, avanzar más.

Ser ingenieros de las almas humanas significa luchar activamente por la cultura. del lenguaje, por la calidad de la producción. Nuestra literatura aún no está a la altura de los requisitos de nuestra era. Las debilidades de nuestra literatura son un reflejo del hecho de que la conciencia de la gente está rezagada con respecto a la vida económica, un defecto del que ni siquiera nuestros escritores están libres, por supuesto. Por eso el trabajo incansable dirigido a la autoeducación y al perfeccionamiento de su equipo ideológico en el espíritu del socialismo representa una condición indispensable sin la cual los escritores soviéticos no pueden remodelar la mentalidad de sus lectores y convertirse así en ingenieros del alma humana.

Requerimos un alto dominio de la producción artística y en ese sentido es imposible sobrevalorar la ayuda que Maxim Gorky está prestando al Partido y al proletariado en la lucha por la calidad de la literatura, por la cultura del lenguaje.

Por tanto, nuestros escritores soviéticos tienen todas las condiciones necesarias para producir obras que, como decimos, estén en consonancia con nuestra época, obras de las que la gente de nuestro tiempo pueda aprender y que serán el orgullo de las generaciones futuras.

Se han creado todas las condiciones necesarias para que la literatura soviética produzca obras que respondan a las necesidades de las masas, que han crecido en cultura. Sólo nuestra literatura tiene la posibilidad de estar tan estrechamente relacionada con los lectores, con toda la vida de la población trabajadora, como es el caso de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. El presente congreso es en sí mismo especialmente significativo. Los preparativos del congreso fueron realizados no solo por los escritores sino por todo el país junto con ellos. En el transcurso de estos preparativos se pudo ver claramente el amor y la atención con que los escritores soviéticos están rodeados por el Partido, los trabajadores y el campesinado colectivo, la consideración y al mismo tiempo las exigentes demandas que caracterizan la actitud de nuestra clase obrera. y agricultores colectivos a los escritores soviéticos. Sólo en nuestro país se concede tanta importancia a la literatura y a los escritores.

Organice el trabajo de su congreso y el de la Unión de Escritores Soviéticos en el futuro de tal manera que el trabajo creativo de nuestros escritores se ajuste a las victorias que ha ganado el socialismo.

Crear obras de alto rendimiento, de alto contenido ideológico y artístico.

Ayudar activamente a remodelar la mentalidad de las personas en el espíritu del socialismo.

Esté en las primeras filas de aquellos que luchan por una sociedad socialista sin clases.


Los registros de gramófono hechos de películas de rayos X se publicaron por cuenta propia.

El término samizdat ("Autoeditado") fue acuñado en oposición a gosizdat ("Publicado por el estado"), una palabra estampada en cada publicación oficial. Samizdat abarcó una amplia gama de material de circulación informal y tomó varias formas: tratados políticos, textos religiosos, novelas, poesía, discursos y música. Un término relacionado es Tamizdat ("Publicado allí"): material introducido de contrabando en la URSS, como discos fonográficos de "rayos X" de música prohibida, incluido el rock'n'roll y composiciones de emigrados prohibidos. Estos pronto aparecieron en el mercado negro.

Samizdat se difundió ampliamente en toda la URSS, aunque los autores hicieron un gran esfuerzo para mantener su anonimato (Crédito: Nkrita / Wikimedia Commons)

La práctica de la grabación en cinta pirata (magnitizdat) era menos arriesgado, ya que a los ciudadanos soviéticos se les permitía poseer una grabadora de carrete a carrete, y la mayoría del contenido no era abiertamente político, en gran parte compuesto por canciones de cantantes rusos solistas conocidos como bardos. Mientras que el número de lectores de samizdat escrito rara vez excedía los miles, hasta un millón de ciudadanos escucharon las grabaciones de los carretes. Uno de los bardos más populares y subversivos, Aleksandr Galich, usó sus canciones para criticar a "las hadas madrinas de la censura" y elogiar el papel de los medios clandestinos:

La mentira vaga de un campo a otro,

compartir notas con falsedades vecinas,

Pero lo que se canta suavemente, retumba,

Lo que se lee en susurros, truenos.

Aunque el término samizdat se refiere específicamente al período soviético, sobre todo después de la muerte de Stalin en 1953, la publicación no autorizada tiene una larga tradición en Rusia. A finales del siglo XIX, los estudiantes distribuyeron panfletos radicales en los que se denunciaba al zar y, tras la fallida revolución de 1905 y la subsiguiente represión de las libertades civiles, los textos considerados subversivos se difundieron ampliamente. Desde la época de la Primera Guerra Mundial, interrumpida en Rusia por la revolución de 1917 y una guerra civil que duró hasta 1922, se impusieron considerables restricciones al material impreso.

Cachet cultural

Samizdat reflejó el cambiante panorama político, cultural y geográfico del estado soviético. Parte del material protestaba por la supresión de las denominaciones cristianas (ortodoxas, católicas, bautistas) o defendía a los grupos étnicos que buscaban la autodeterminación (judíos, tártaros de Crimea, alemanes del Volga). El samizdat eslavófilo se opuso a la heterogeneidad étnica de la Unión Soviética, a favor de la ortodoxia autocrática rusa y la supremacía eslava, invariablemente teñida de racismo y antisemitismo, y contra conceptos políticos occidentales como la democracia y el socialismo.


Los peligros de ser artista en la ex Unión Soviética

La Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas era bien conocida por su censura de la literatura y el arte. Si bien la expresión política en contra de los que estaban en el poder había estado vigente desde al menos el siglo XIX, durante el reinado de los zares, no fue hasta la Revolución Rusa en 1917 que comenzó una severa represión contra los libros, el arte y la música. Muchos autores y artistas se vieron obligados a pasar a la clandestinidad para publicar su trabajo. Cada publicación aprobada fue marcada con la palabra gosizdat, sentido publicado por el estado, para asegurar que los lectores reciban materiales aprobados por el estado.

Los escritores clandestinos llamaron a su material samizdat, que se traduce en "autoedición" y tamizdat, que significa "publicado allí", para trabajos radicales publicados en otro país y contrabandeados a la Unión Soviética. Algunos de estos incluyen música, escritos políticos, obras religiosas, novelas y poesía.

Los autores y sus seguidores hicieron todo lo posible para asegurarse de que estas obras estuvieran disponibles para quienes tenían ideas afines. La poesía y las novelas se escondían dentro de zapatos, ropa de cama y artículos para el hogar. Se transcribieron música y obras de ciudadanos expulsados ​​a

Samizdat ruso y negativos fotográficos de literatura no oficial en la URSS. Moscú. Autor: Nkrita
CC BY-SA 4.0

Película de rayos X y distribuida silenciosamente por un mercado negro en alza. Muchas obras se distribuyeron al estilo de “correo en cadena”, donde al primer destinatario se le asignó la tarea de hacer varias copias y pasarlas a la siguiente persona, quien a su vez hizo más copias para distribuir a más personas y así sucesivamente. El problema con esta forma era que las copias se hacían a mano o en papel carbón, lo que provocaba que el tipo de letra no se distinguiera y se hicieran cambios sin el conocimiento del autor.

Los autores publican trabajos sin firmar o materiales firmados con seudónimos para evitar ser identificados. El estado tenía una lista de todas las máquinas de escribir propiedad de los ciudadanos y vigilaba de cerca la venta de papel para escribir. Algunos escritores pudieron grabar sus obras en microfilm para sacarlas del país de contrabando para su publicación y luego volverlas a introducir de contrabando para que no se pudieran rastrear copias. La novela, Doctor Zhivago del autor ruso Boris Pasternak, se publicó por primera vez en Italia de esta manera. Durante los años del gobierno bolchevique, muchos escritores clandestinos se unieron y formaron un grupo llamado Acmeists, rechazando el uso común del simbolismo en favor de una mayor claridad y realismo.

Copia de la edición original en ruso del Doctor Zhivago, publicada de forma encubierta por la CIA. La portada y la encuadernación identifican el libro en ruso. La parte posterior del libro indica que fue impreso en Francia.

Uno de ellos fue Osip Mandelstam, un polaco de nacimiento que se mudó a San Petersburgo con su familia poco antes del cambio de siglo. Mandelstam asistió a prestigiosas escuelas en Rusia, Alemania y Francia. Su primer trabajo fue Kamen, publicado en 1913, recibió elogios de poetas rusos consagrados. A medida que los bolcheviques convirtieron a Rusia en un estado comunista, cada vez más escritores reconocidos comprometían sus creencias y se ajustaban a la propaganda soviética. En 1922, Mandelstam publicó una colección de obras titulada Tristia, que fue principalmente una celebración del individuo más que del estado. Debido a su negativa a conformarse, Mandelstam fue condenado al ostracismo por sus antiguos colegas y etiquetado como una amenaza para el estado. Para aquellos que se habían mantenido leales a su oficio, la deportación, el exilio o la ejecución eran comunes.

Si bien el gobierno soviético promovió la alfabetización externamente, los funcionarios argumentaron que publicar obras sin firmar no era justo para el autor, ya que no se le pagaría. El gobierno intentó aparecer como protectores de autores anónimos.

Osip Mandelstam, escritor ruso, 1914

Cuando Stalin asumió el mando, Mandelstam se encontró en una situación en la que tenía que mantenerse fiel a sus creencias pero aun así mantenerse a sí mismo y a su esposa, Nadezhda. Se dedicó a publicar libros y traducciones para niños, pero continuó su poesía en silencio. Escribió un poema condenando a Stalin que esperaba que se convirtiera en una herramienta para el antiestalinismo. En cambio, fue traicionado por uno de su grupo y arrestado en mayo de 1934. Fue encarcelado e interrogado y obligado a revelar los nombres de todos los que habían escuchado el poema. Su culpa por traicionar a sus amigos hizo que cayera en una profunda depresión por la que fue hospitalizado. Después de un intento de suicidio, fue enviado a otro hospital donde se recuperó parcialmente.

Después de cumplir su condena en el exilio, él y Nadezhda regresaron a Moscú. sólo para descubrir que su propiedad había sido confiscada. Él y su esposa no tenían medios de apoyo y dependían en gran medida de sus amigos para sobrevivir. Había sufrido dos infartos y vivía con el estrés de un probable encarcelamiento o muerte. Habían discutido un pacto suicida, pero Nadezhada aún no estaba lista para darse por vencida. En sus memorias, Esperanza contra esperanza, publicado en 1970, Nadezhda relata su pesar por no haber terminado con sus vidas juntos antes del acto final del tormento de su marido. Fue traicionado por otro escritor, arrestado y enviado a un campo de trabajo donde, según las autoridades soviéticas, murió de insuficiencia cardíaca en 1938.

Foto después del segundo arresto, 1938

Nadezhda publicó una segunda memoria, Esperanza abandonada en 1974, que, nuevamente, tuvo que publicarse fuera de la Unión Soviética. Incluso después de su muerte en los últimos días de 1980, Nadezhda fue hostigada por los soviéticos ya que su cadáver fue detenido por la KGB para negarle un entierro religioso. No fue hasta que los escritores rusos montaron una protesta que se le permitió un entierro adecuado.

Debido a la diligencia de su esposa, muchas de las obras de Mandelstam se salvaron y publicaron durante la década de 1970 y más allá fuera de la Unión Soviética. Ahora se le considera uno de los principales poetas de su época y sus obras son populares en Rusia y en el resto del mundo.


Se fundó un departamento gubernamental para estudiar el cerebro de Lenin

Aunque el resto del líder fundador de la Unión Soviética permanece embalsamado y expuesto en el mausoleo de la Plaza Roja, su cerebro no. El cerebro de Lenin vive en el Instituto del Cerebro de Moscú, un departamento gubernamental que permanece abierto hoy. El instituto se estableció porque los científicos pensaron que el estudio de la cabeza de Lenin revelaría su genio. Sin embargo, el estudio del cerebro de Lenin reveló que es solo un cerebro bastante estándar. La institución también ha estudiado y conservado el interior de varias otras personas destacadas, como Stalin, el poeta Vladimir Mayakovsky y el cineasta Sergei Eisenstein.


17 palabras que DEFINÍAN la Unión Soviética

Después de la Revolución de 1917, el nuevo gobierno estableció un rumbo para optimizar las condiciones de vida. Ya no había propiedad privada, el estado presidía todos los inmuebles. Los grandes apartamentos, especialmente en Moscú y San Petersburgo, se transformaron en viviendas comunales, o kommunalkas. Las familias solo recibirían una habitación (las grandes se dividieron en otras más pequeñas) para todos sus miembros y sus pertenencias. El resto del espacio era de uso común.

Sin embargo, los baños, retretes y pasillos comunes eran más que un compromiso forzado en un país gigantesco con arreglos de vida limitados. Se trataba de un nuevo alojamiento para los trabajadores antiguos y nuevos, para la persona soviética en su conjunto, que nunca coloca las necesidades personales por encima de las necesidades de la mayoría.

Los apartamentos comunes existen hasta el día de hoy y, lo que es más, todavía están de moda como el modo de vida más asequible.

2. GULAG

Prisioneros en la construcción del Canal Mar Blanco-Báltico

Los soviéticos aumentaron constantemente sus filas de prisioneros, utilizándolos como mano de obra en excavaciones, minas, páramos y para la construcción de ferrocarriles. Estos campos de trabajo aumentaron constantemente en número, en línea con la creciente severidad de las medidas represivas, por lo que finalmente se decidió unificarlos en un sistema. Y así nació el GULAG, abreviatura de & ldquoglavnoe upravlenie lageryami & rdquo (& ldquoSede de Camps & rdquo).

Throughout its history, the GULAG penitentiary system produced over 30,000 prisoner camps. They differed in their pursuits, with some working toward economic goals and others operating a more production-based regime. The living conditions were different everywhere as a result. However, the GULAG system was structured in such a way that prisoners could not forge any lasting contacts - no one would be held in one facility for too long and were rotated on a shift basis.

According to the GULAG Historical Museum, more than 20 million prisoners went through the system in the 1920s-1950s. Over one million of them died as a result.

3. Pioner

&ldquoPious&rdquo communists were raised to be that way since infancy. They would then become pionery - &ldquopioneers&rdquo. The V.I. Lenin All Soviet Pioneer Organization accepted children aged 9-14. They would recite their pledge of allegiance and become inseparable from their red tie, which they had to have on at all times as a marker of membership.

The first pioneers appeared back in 1922 and membership conditions were stricter for a while, as it was an elite institution. That aspect of life evaporated shortly and membership in the Pioneers became - if not mandatory, then at the very least, very desirable for every Soviet child. Collecting scrap metal and paper, and performing all manner of other community service, as well as participation in various military-sports events and an excellent academic record - that is what was expected of a pioneer. The group had their own salute: the right hand would be raised slightly higher than the head, to indicate that the pioneer valued the common good above personal gain. The call of &ldquoBe ready!&rdquo would be responded to with &ldquoAlways ready!&rdquo The specifics of what that readiness was for was only known to the Communist Party - the pioneer was expected simply to blindly follow.

4. &lsquoKopeika&rsquo

The VAZ 2101 was the most popular mass-produced Soivet car, known affectionately as the kopeika - or the kopek, the minor currency of Russia and the former USSR. It was also the most affordable car. For many, the kopeika was the first (and only) they&rsquod ever owned. It still elicits nostalgia in a great number of Russians.

The first six kopeikas rolled off the conveyor belt in 1970. Soviet constructors used the Italian-made FIAT-124 as a prototype, adapting it to Russian roads and requirements. The kopeika had a number of versions. There was the race mod, then a mod for the police, a station wagon - and even an electric car!

5. Dissident

Academician Andrey Sakharov

The word comes from the Latin word dissidence (&ldquoto disagree&rdquo, &ldquoto stand apart&rdquo). The name was first given to Soviet opposition in the 1960s, which used nonviolent means to demand that the Soviet rule observed the laws enshrined in the Constitution. The dissidents fought for freedom of speech, the freedom to gather and free movement, fair elections, the release of political prisoners and basic human rights in general. Their aim wasn&rsquot to seize power - there wasn&rsquot even a proposed plan of reforming it if they had. In the 1960s-1980s, the number of people that aroused the KGB&rsquos interest and were &lsquoinvited for a chat&rsquo stood at half a million people. But that&rsquos only the official statistic. The actual number is unknown, since most of these people weren&rsquot politically active and merely had banned literature in their possession, for instance. There were also those who self-published.

The naysayers were persecuted, given prison sentences, sometimes sent to GULAG (see pt. 2) labor camps - or even placed in psychiatric wards, as well as stripped of citizenship and exiled to other countries. The movement fizzled out by the late 1980s, as the country was taking its first steps toward democratic reform.

6. Samizdat

This word was used to imply the above-mentioned self-published literature, brochures and audio tapes. Samizdat (from the words &ldquoself-published&rdquo) was the only way to circumvent censorship. Sometimes, it was a book that was stuck in pre-publishing limbo, with the author wanting to publish it before the censors were finished with it. People also self-published Bibles - not that the Bible was illegal, but demand greatly exceeded supply. Samizdat used to be written using typewriters, most often in state typographies, behind closed doors - which was very dangerous, given that there was a paper count. Just one copy of a self-published book could make the rounds hundreds of times. This is how Valery Grossman&rsquos book &lsquoIt&rsquos All Flowing&rsquo was read by 200 people (the exact number is known, since these were all people Grossman knew personally).

7. Brutalism

Victor Velikzhanin, Vitaly Sozinov/TASS

Brutalism is, perhaps, the least unambiguous of all modernist architectural styles: Europe seems to gradually be targeting it for demolition, due to associations with communism and just the overall &lsquobrutal&rsquo look. But even modern Russia still finds use for these metal and concrete monsters.

Brutalism had many adepts in the USSR. A real explosion of the style occurred all over the country in the 1950s-1970s. The structures were especially convenient as administrative buildings, as they allowed for increased segmentation. The block forms and simple textures were ideal for the period&rsquos needs, with gigantism also a notable highlight of the Soviet construction style. Graphical representations of various scientific and technical achievements would often adorn the facades. One only has to look at the The State Scientific Center for Robotics in St. Petersburg, with the name later amended to also include &ldquoTechnical Cybernetics&rdquo.

8. BAM

A team of workers at the construction of the BAM.

The Baikal-Amur Mainline - or BAM - can rightfully be considered the embodiment of the grandeur of Soviet mega-construction aspirations. Projects targeting complex infrastructural needs would often last years and were ideologically bolstered and considered the pride and achievement of the socialist-communist regime. Sadly, completing those projects would often come at a tragic cost. And BAM was an absolute record holder in that regard!

In 1932, the Party decided to lay a total of 4,287 km of track through 11 rivers and various unreachable territories, all the way to Russia&rsquos Far East. Incredibly, the government&rsquos timeline for the project was a mere 3.5 years. The unrealistic plan fell through and, as a result, work was only completed decades later, in 1989, just two years before the fall of the USSR.

The initial construction was being done by prison inmates, who had to work in subhuman conditions, sleeping under open skies for a year and a half, with daily food rations totaling just 400 grams of bread. Whenever deaths occurred, new inmates would arrive. Later on, the entire country was put to work completing BAM, which became &ldquothe communist dream&rdquo - for dream&rsquos sake. As it turned out, when it was launched in the early 2000s, the railroad was underused, only incurring losses as a result.

9. Leniniana

The cult of Vladimir Lenin was phenomenal in scope. Every Soviet city had a prospekt (a long street), a square or a collective farming union named after the father of the Revolution. And, of course, there were the monuments. By 1991, the USSR had 14,290 of them.

In art, this type of worship was dubbed &lsquoLeniniana&rsquo. Between 1910-1980, this form of expression contained a multitude of different images of the leader - the Lenin Museum alone contains 470 paintings of him. There were strict rules that every sculpture and artwork had to abide by. And it was only in the era of social art and postmodernism that people began straying outside of those boundaries.

10. Deficit

Siberians lining up outside a store

Peter Turnley/Corbis/VCG/Getty Images/Getty Images

The Soviet economy, as many other spheres of life, was regulated by the government. It presided over the type, quantity and price of produce to be distributed across the country. The decisions were made in Moscow, with the government plan often resulting in a lack of even the most basic necessities (such as there being no toilet paper left in a whole city). Elena Osokina, a historian of the Soviet period, writes: &ldquoThe reproduction and worsening of the deficit was baked into the recipe of centralized distribution, which created interruptions and crises, and made the card system a chronic staple.&rdquo

Deficits (including a deficit of information) was indeed a chronic disease of the Soviet period. Everything was administered in doses. A situation materialized, whereby people as a whole had money, but had nothing to spend it on. In the 1970s-1980s, practically everything was in a deficit: there were long lines for everything from pantyhose to condensed milk to shoes, children&rsquos clothes and instant coffee.

These realities shaped the lifestyle and mindset of the Soviet citizen, who would always try to stock up on items and spent entire weekends and after-work hours standing in lines. This mode of living affected even public transportation. For instance, there were &ldquobaloney trains&rdquo, set up by authorities for populations living on the outskirts, so they could travel to bigger cities and line up for produce before a celebration or a state holiday (mostly for New Year).

11. Farttsovka

This phenomenon dates back to the 1970s-1980s, having emerged during the period of the deficit and a slightly opened Iron Curtain. It implies black market buying and reselling of deficit goods brought from abroad. The majority of the buyers of such goods in the early stages were fashionistas, who were in love with the American lifestyle and sought to get their hands on all manner of foreign goods at a time when the population couldn&rsquot have dreamed of international travel. With time, demand grew to encompass other segments of the population, including school children, seeking to make an impression on their classmates. The prices were astronomical: foreign brand jeans could cost up to 150 rubles, which amounted to an average monthly salary in the 1980s.

The business of reselling could land you an eight-year prison sentence. A piece of bubble gum, a vinyl record, jeans and cigarettes - it didn&rsquot matter what the goods in question were. Still, there were people willing to take the risks. Most of the time, it was thanks to having contact with foreigners: diplomats, taxi drivers, tour guides and so on. It was only at the dawn of the 1990s that the practice began to wane, when Soviet isolationism came to an end and people could travel the world.

12. Pyatiletka

Working in a Volgograd Tractor Factory

Dean Conger/Corbis/Getty Images/Getty Images

So-called &lsquofive-year plans&rsquo to bolster the economy were a priority for the country. They implied the following projects: construction of an X number of roads, factories and hydroelectric plants, increasing oil and coal production by 50 percent and so on. The plans were simultaneously a form of economic planning and socialist competition - the first pyatiletki were actually four years. One of the mottos used was &ldquoAchieve a five-year plan in four years!&rdquo calling for the country to work hard and complete the objectives ahead of time. And, for a time, it worked: By the end of the third pyatiletka, the predominantly agrarian country had become an industrial power.

However, since the late 1950s, the five-year pyatiletkas became semiletkas - or &lsquoseven-year plans&rsquo. The post-war development just couldn&rsquot catch up to what was on paper. But even the seven-year plans began to fail with time. Instead of the planned 70 percent economic growth, it would amount to just 15. Next came the eight-year plans. In the end, the only plans considered to have been a success were the first three pyatiletkas.

13. Chekist

Felix Edmundovich Dzerzhinsky at his desk.

The word chekist comes from the abbreviation of the name of the first Soviet security agency - the VChK (&ldquothe all-Russian emergency commission&rdquo). It consisted of loyal bolsheviks, &ldquorevolution&rsquos gendermes&rdquo, who guarded the interests of the Party and fought the counter-revolution. The body appeared in 1917 and, within three years, the chekists already had power to shoot on sight any &ldquohostile agents, black market speculators, goons and hoodlums, counter-revolutionary propagandists and agitators and German spies&rdquo.

Soon, these &ldquodefenders of ideology&rdquo concentrated in their hands all of the government&rsquos powers of repression, having been given the ability to dispense justice as they saw fit, without a trial. Various sources put the number of those executed at between 50,000 and 140,000 - and that&rsquos just the official ones. Throughout the history of the Soviet regime, the organization changed its name multiple times (VChK, GPU, OGPU, NKVD, NKGB, MVD, MGB and KGB), but the word chekist remained unchanged, and continues to man any member of the Russian security service. Today, they belong to the FSB.

14. Peredovik

Alexander Ovchinnikov, Oleg Sizov/TASS

The Soviets tried to create a special type of human being - the &ldquoSoviet man&rdquo, which implied a number of moral and physical traits. Peredovik was one of the versions of such an ideal. The name was given to anyone who regularly outperformed at work, exceeding their quota. This voluntary sacrifice in the name of industrialization was valued far more than working conditions or the health of one individual. They were practically made a hero. Peredoviks took part in so-called socialist contests as they raced to complete and exceed their quotas to advance their position - something they&rsquod be rewarded for with a trip to a medical spa or move up in line for receiving an apartment from the state. This attitude was referred to as &ldquoloyalty to the Soviet state&rdquo.

What was valued even greater - but never rewarded, as it was considered to be a quality that every Soviet citizen must possess - was voluntary, unpaid work.

15. Subbotnik

Residents of the city at the Lenin communist subbotnik.

One of the forms of labor that was unpaid was (and still is sometimes) the Subbotnik - from the Russian word for &lsquoSaturday&rsquo, which is when they usually happened: every Soviet citizen would engage in cleanup work in spring or fall, taking care of the area around their building, school or university.

According to communist ideology, a decent man would not avoid this form of collective unpaid labor - just as they wouldn&rsquot avoid the May 1 parade. Anyone who didn&rsquot show up was swiftly branded as lazy and publicly derided for it. If the Party called on acts of labor heroism, one answered the call.

16. Kollektivizatsiya (kolkhozes)

Collectivization was another facet of Soviet utopianism - an idea that millions of people can work together in a state of bliss and agreement and with a common goal for the growth of a young country. Starting in 1927, collectivization abolished private property and individual peasant holdings it set up collective farms - or kolkhozes, which were unions of state farms. Kolkhoz workers didn&rsquot have a salary to speak of and lived only off of what their collective farm produced - strictly enough for their families, not more. Wealthy peasants, known as kulaks, were stripped of their properties and evicted.

By 1932, the entire country counted more than 200,000 such kolkhozes. The passport system was introduced the same year, but kolkhozniks weren&rsquot included in the reform, which deprived them of the opportunity to relocate to a city. For all intents and purposes, kollektivizatsiya was a mutated form of serfdom, chaining millions of people to a plot of land.

17. Sharashki

In the period of mass repressions, starting in the early 1930s, thousands of scientists, engineers and constructors found themselves behind bars. They didn&rsquot do their time in general pop, however - there were specialized sections of the GULAG system for them. They were referred to as sharashki, places that doubled as prison institutions for highly skilled labor (for instance, the atomic bomb was produced in such a place). The conditions there were more merciful than in labor camps somewhere in the taiga, largely due to the fact that there was no hard labor. Amazingly, you could earn your freedom by successfully completing a government project. This opened the door for a full pardon and rehabilitation.

Meanwhile, getting into one of those institutions required almost no effort. Fighter pilot Mikhail Gromov recalled: &ldquoArrests would take place because aircraft industry designers would write reports on each other - each one praised their own work and tried to sink his rival&rsquos.&rdquo Oftentimes, these specialist brigades would accomplish greater things locked up than their free comrades - and Soviet rule understood this: there was simply greater motivation when your release was on the line.

Notable sharashka inmates included Sergey Korolev - the father of Soviet cosmonautics, responsible for Yury Gagarin&rsquos 1961 space flight Vladimir Petlyakov, the constructor of the Pe-2, the most mass-produced Soviet bomber in history writer Aleksandr Solzhenitsyn - who was educated as a mathematician and many others, who are known today as the pride of Soviet science.

Si utiliza cualquier contenido de Russia Beyond, en parte o en su totalidad, proporcione siempre un hipervínculo activo al material original.


6. Multistage Rocket

Diagram of multi-staged rocket by Johann Schmidlap.

Multistage rockets are used today as the vehicle to launch any object into space. Needless to say, the invention of multistage rockets has made possible all of the biggest human achievements in space, as well as things people have grown to take for granted in daily life, such as GPS navigation.

While examples of rocket theory date back hundreds, and even thousands of years, the theory of multistage rockets was developed in Soviet Russia in the 1940s and 50s by rocket engineers and scientists, notably Mikail Tikhonravov and Dmitry Okhotsimsky. A rocket was used to launch Sputnik 1 into space in 1957.


Bibliografía

Hosking, Geoffrey, and Service, Robert, eds. (1998). Russian Nationalism, Past and Present. New York: St. Martin's Press.

Kostyrchenko, Gennadi. (1995). Out of the Red Shadows: Anti-Semitism in Stalin's Russia, tr. from Russian. Amherst, NY: Prometheus Books.

Martin, Terry. (2001). The Affirmative Action Empire: Nations and Nationalism in the Soviet Union, 1923 – 1939. Ithaca, Nueva York: Cornell University Press.

Pipes, Richard. (1980). The Formation of the Soviet Union Communism and Nationalism 1917 – 1923, 3rd ed. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Rancour-Laferriere, Daniel. (2000). Russian Nationalism From an Interdisciplinary Perspective: Imagining Russia. Slavic Studies. Vol. 5. Lewiston, NY: Edwin Mellen Press.

Rubenstein, Joshua, and Naumov, Vladimir P., eds. (2001). Stalin's Secret Pogrom: The Postwar Inquisition of the Jewish Anti-Fascist Committee, tr. Laura Ester Wolfson. New Haven, CT: Yale University Press.

Service, Robert. (1998). A History of Twentieth-Century Russia. Cambridge, MA: Harvard University Press.

Simon, Gerhard. (1991). Nationalism and Policy toward the Nationalities in the Soviet Union: From Totalitarian Dictatorship to Post-Stalinist Society, tr. Keren Forster and Oswald Forster. Boulder, CO: Westview Press.

Subtelny, Orest. (2000). Ukraine: A History, 3rd ed. Toronto: University of Toronto Press.

Suny, Ronald G. (1998). The Soviet Experiment: Russia, the USSR, and the Successor States. Nueva York: Oxford University Press.


Unión Soviética

los Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (USSR) was a constitutionally socialist state that existed in Eurasia from 1922 to 1991. The name is a translation of the Russian: Союз Советских Социалистических Республик​, tr. Soyuz Sovetskikh Sotsialisticheskikh Respublik, abbreviated СССР, SSSR. The common short name is Unión Soviética, from Советский Союз, Sovetskiy Soyuz. A soviet is a council, the theoretical basis for the socialist society of the USSR.

From 1945 until dissolution in 1991—a period known as the Cold War—the Soviet Union and the United States of America were the two world superpowers that dominated the global agenda of economic policy, foreign affairs, military operations, cultural exchange, scientific advancements including the pioneering of space exploration, and sports (including the Olympic Games and various world championships).

Initially established as a union of four Soviet Socialist Republics, the USSR grew to contain 15 constituent or "union republics" by 1956: Armenian SSR, Azerbaijan SSR, Byelorussian SSR, Estonian SSR, Georgian SSR, Kazakh SSR, Kirghiz SSR, Latvian SSR, Lithuanian SSR, Moldavian SSR, Russian SFSR, Tajik SSR, Turkmen SSR, Ukrainian SSR and Uzbek SSR. (From annexation of the Estonian SSR on August 6, 1940 up to the reorganization of the Karelo-Finnish SSR into the Karelian ASSR on July 16, 1956, the count of "union republics" was sixteen.)

The Russian Federation is the successor state to the USSR. Russia is the leading member of the Commonwealth of Independent States.

Alternate versions of the USSR have been discovered in the multiverse:

  • Union of Socialist Soviet Republics (The Endless War)
  • Union of Socialist Soviet Republics (Long live the Qing)
  • Union of Socialist Soviet Republics (Princip Arrest)
  • Union of Sovereign Socialist Republics (1983: Doomsday)
  • Union of Soviet Sovereign Republics (New Union)
  • Union of Soviet Republics (Soviet Freedom)
  • Union of Soviet Socialist Republics (14 points)
  • Union of Soviet Socialist Republics (American Commonwealth)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Atlantic Iron Curtain)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Broken Ice)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Central Victory)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Cherry, Plum, and Chrysanthemum)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Differently)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Finland Superpower)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Great Global War)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Multilateral Cold War)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Operation European Freedom)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Oswaldia)
  • Union of Soviet Socialist Republics (President Welles)
  • Union of Soviet Socialist Republics (PS-1)
  • Union of Soviet Socialist Republics (A Reich Disunited)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Russian Rise)
  • Union of Soviet Socialist Republics (The Soviet Dream)
  • Union of Soviet Socialist Republics (União de Sul África)
  • Union of Soviet Stalinist Republics (Red Scare World)
  • Union of Socialist Soviet Republics (Long live the Qing)
  • Union of Socialist Soviet Republics (Princip Arrest)
  • Union of Soviet Socialist Republics  (Great Global War)
  • Union of Soviet Socialist Republics  (Oswaldia)
  • Union of Soviet Socialist Republics (Russian Rise)
  • Soviet Union (6-2-5 Upheaval)
  • Soviet Union (A World Divided)
  • Soviet Union (Russia Ruins Stuff)
  • The Soviet Union (Communist Victory)

1 Drug-Free Neighborhoods

Throughout its history, the Soviet Union had strict drug control, which became more repressive over time. This was the opposite of the trends in the West. Soviet policies focused on criminalization of drug use and did not do much with drug rehabilitation or addiction recovery. But it did result in essentially drug-free neighborhoods.

Soviet politicians and writers considered drug use to be a decadence caused by capitalism. As a result, the Soviets went to great lengths to stop any drugs, including the full list of drugs cataloged by the UN Convention Against Illicit Traffic in Narcotic Drugs and Psychotropic Substances. This included strict bans on opiates.

Of course, there were still drug users in the Soviet Union. But their number was incredibly small, mainly confined to elitists and people in prison. Both groups got their drugs from gypsies who smuggled them into the country.

In the 1980s, the Soviet government had much more difficulty controlling the influx of drugs, which caused a surge in the drug culture. Most of these new users were young people who saw drugs as a way to imitate Western culture.

Increased drug use also came from Soviet soldiers returning from Afghanistan, where they first took illegal narcotics. When the Soviet Union fell, the drug control laws did as well, leaving Russia with the narcotics problem that it has today.


Ver el vídeo: Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Febrero 2023).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos